Política

El PRO no cede: quiere aprobar el Instituto de Evaluación Educativa aunque tenga que desempatar Vidal

Letra P.- En la reunión conjunta de las comisiones de Educación y de Presupuesto, el macrismo confirmó que quiere tratar el proyecto el jueves 21 de agosto. Puede haber un eventual desempate, por lo que tendría que votar Vidal para asegurar el triunfo del PRO.

A pesar de las quejas y los reproches de los bloques de la oposición y de los gremios docentes, el PRO avanzó este martes por la tarde con el proyecto que crea un Instituto de Evaluación y de Equidad Educativa, un anhelo de Mauricio Macri que sus legisladores quieren aprobar este año.

 

La semana pasada, durante la sesión ordinaria, el bloque del PRO pidió que la iniciativa sea tratada el jueves 21 de agosto y los legisladores de la oposición estallaron porque, según alegaban, no habían sido avisados de esa intención.

 

Además, la oposición exigía un debate más amplio sobre este tema. Finalmente, el macrismo realizó este martes una reunión conjunta de las comisiones de Educación y de Presupuesto para que cada bloque presentase su proyecto y se pueda avanzar con el expediente macrista.

 

Finalmente, tal cual se preveía, el PRO hizo valer sus números y firmó un despacho de mayoría, condenando al Frente para la Victoria y a UNEN a firmar despacho de minoría. Tanto los miembros del kirchnerismo como de la coalición de centroizquierda solicitaron que se examinen sus iniciativas, algo que, como adelantó Letra P, el macrismo no está dispuesto a hacer.

 

En total, son cinco los proyectos presentados que hasta este martes habían sido analizados por los asesores pero nunca había llegado el momento para que lo discutan los diputados hasta este martes.

 

Concretamente, el proyecto del oficialismo, impulsado por el propio Mauricio Macri, propone la formación de un Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa que tiene como objetivo evaluar a los alumnos y docentes de todos los establecimientos educativos de la Capital Federal, así sean públicos o privados.

 

Pero la iniciativa, a su vez, propone que el Instituto sea un ente autárquico, es decir, que tenga independencia del poder político. Además, el proyecto macrista permite el financiamiento de organizaciones u organismos externos.

 

Estas dos cuestiones hacen que la oposición toda niegue su apoyo tajantemente. Los gremios docentes se expresaron en la misma sintonía pero, también, advierten que al hacer una evaluación se terminará creando un “ranking de escuelas”.

 

Todos los bloques de la Legislatura porteña coinciden en que es necesario analizar y diagnosticar el estado de la enseñanza pública y privada de la Ciudad de Buenos Aires pero, a su vez, todos disienten en el cómo hacerlo. Por eso, tanto el PRO como UNEN, el Frente para la Victoria y el MST presentaron sus propios proyectos.

 

Cómo sigue

 

El PRO adelantó que “sigue abierto el diálogo” pero confirmó su decisión de tratar el proyecto en la sesión del 21 de agosto, tal cual se acordó la semana pasada.

 

A la salida del plenario de comisiones, la legisladora del PRO y presidenta de la Comisión de Educación, Victoria Morales Gorleri, sostuvo que “la autarquía no se negocia”.

 

Con ese panorama, es difícil que la oposición se sume al proyecto oficialista. Aunque, como adelantó Letra P la semana pasada, hay un bloque que puede colaborar con el macrismo y aliviar a los legisladores del PRO que quieren cumplir con el pedido de su líder.

 

Fuentes parlamentarias revelaron que miembros del bloque PRO confían en que el bloque de Graciela Ocaña, Confianza Pública, aportará los dos votos necesarios para motivar un desempate y que la votación sea favorable al oficialismo.

 

Vidal, la salvadora

 

Si se sigue el planteo del PRO, y Confianza Pública suma su par de votos a los 28 del macrismo, se llegaría a un eventual desempate porque el oficialismo, más el bloque de Ocaña, acumularía 30 votos y la oposición, si votan todos juntos por la negativa, llegaría también a esa cifra (la Legislatura porteña tiene 60 bancas en total).

 

De presentarse esa situación, la presidenta de la Legislatura y vicejefa de Gobierno de la Ciudad, María Eugenia Vidal, debería desempatar la votación y el resultado sería satisfactorio para el PRO.

 

Sin embargo, en la oposición creen que si el macrismo avala es mecanismo para sancionar el proyecto asumiría un “fuerte costo político” porque lo lograría “sin un gran consenso dentro del Parlamento”.

 

Viejo anhelo

 

El proyecto que propone la creación del Instituto para evaluar al sistema educativo no es nuevo, es un deseo de Mauricio Macri que confirmó en las últimas dos Asambleas Legislativas que presidió.

 

Tanto en la apertura de sesiones ordinarias del 2013 como en la de este año, Macri insistió con esta iniciativa y pidió a los legisladores que trabajen para la aprobación del mismo.
El año pasado, los legisladores del PRO quisieron alegrar a su jefe político pero la presión de los gremios docentes y de los bloques opositores obligaron al macrismo a esconder el proyecto hasta que las aguas se calmasen.

 

Más allá del desfile: Javier Milei duplicó el presupuesto de Seguridad y las FFAA con la protesta en la mira
hipocresia, odio y fusilamiento mediatico: el bloque libertario rebelde cruzo a villarruel

También te puede interesar