Política

Heineken, Quilmes y Villa del Sur detrás del freno al canon del agua

Por Facundo Cottet.- Mientras la Provincia busca activar la reglamentación de tres artículos del Código del Agua -sancionado por Ley en la década del ’90- en donde se establece un canon al uso del agua en las industrias, las empresas a través de la Unión Industrial Argentina (UIA) pusieron el grito en el cielo. Sin embargo los Industriales bonaerenses se mostraron a favor para regular la explotación de un recurso que pertenece por mandato constitucional a los bonaerenses. La situación del acuífero Puelche y la relación costo-beneficio de las industrias que utilizan el agua como principal recurso.

“Del cien por ciento del recurso hídrico en la Provincia un 71 por ciento es usado por el agro y la agro industria, un 20 por ciento es usado por la industria y un 9 por ciento únicamente por el ser humano” relató a Letra P, el titular del Sindicato Obras Sanitarias (Sosba) y geólogo Julio Castro.

 

Lo que está en discusión es la actualización del canon por el uso del agua reglamentado a partir de los artículos 43, 56 y 57. En el primero de ellos se establece que “los concesionarios o permisionarios de derechos de uso de agua pública pagarán un canon de acuerdo a las disposiciones de este Código”.

 

“Reglamentariamente se establecerá el valor del canon a cobrar según los diferentes usos atendiendo a criterios de prioridad, planificación, disponibilidad y calidad del recurso, y toda otra circunstancia propia o derivada de cada utilización” agrega.

 

El Poder Ejecutivo publicó en el Boletín Oficial en septiembre del año pasado la reglamentación y nuevamente quiso avanzar en el monto que se paga. A lo que la UIA se opuso y logró que el propio Daniel Scioli, también en lógica electoralista para el 2015, vaya a su encuentro para “tranquilizar” a los industriales.

 

Sin embargo, el recurso hídrico forma parte del patrimonio provincial. Lo que incluye a los acuíferos, fuente principal de, por ejemplo, una de las más grandes productoras de agua mineral en el país como es la reconocida marca Villa del Sur, que produce Aguas Danone Argentina.

 

La empresa ubicada sobre la ruta provincial número 2 a la altura de Chascomus extrae su principal materia prima del acuífero Puelche. Aunque la constitución provincial, modificada en el año 1994 indica que en su artículo 28 “la Provincia ejerce el dominio eminente sobre el ambiente y los recursos naturales de su territorio incluyendo el subsuelo” y que “asegurará políticas de conservación y recuperación de la calidad del agua, aire y suelo compatible con la exigencia de mantener su integridad física y su capacidad productiva, y el resguardo de áreas de importancia ecológica, de la flora y la fauna”.

 

Castro también indicó que “aquel que usa el agua para hacer un provecho y un negocio como puede ser embotellar agua para vender, tiene que aportar un pequeño canon para que eso sea al servicio de la comunidad, para que pueda tener agua potable”.

 

Según los artículos reglamentados sobre el canon del agua, lo que deberían pagar las industrias se basa en un cálculo. Según Castro, “algunos tendrán que aportar 3 mil pesos por mes y 10 mil pesos para las grandes empresas”. Se calcula que las empresas abonarán el cargo fijo mensual de trescientos pesos. Sumado al caudal de extracción mensual de metro cúbico por mes, multiplicado por el factor de afectación de la reserva y ello multiplicado a su vez por la tarifa de 0,10 centavos sobre metro cúbico.

 

Desde Sosba se trabajó junto a la Universidad Nacional de La Plata en un “Plan Estratégico de Agua y Saneamiento” en el cual se garantiza la potabilidad y accesibilidad del agua en casi la totalidad de la Provincia; para el período 2011-2041.

 

Ese plan de obras cuenta tiene previsto la creación de un fideicomiso. Para ello existe un proyecto de Ley en la Cámara de Diputados de la Provincia elaborado por el diputado del Frente para la Victoria, Gustavo Di Marzio que fue presentado este año. Allí se fundamenta que “el agua potable suministrado por la red pública, tiene un costo de $ 0,00175.- por litro, mientras que el agua envasada supera en 5000 veces esa cifra, aún cuando sea obtenida de la red pública”.

 

Algo que también le remarcó Castro a Letra P cuando se preguntó: “¿Por qué medio litro de agua supuestamente mineral llegue a costar como un litro de nafta; cuándo para tener un litro de nafta vos tenés que hacer exploración, sacar los pozos de petróleo, traerlos a la refinería con enorme cantidad de gastos?”.

 

Aunque no sólo se trata del agua mineral. Otras bebidas como cerveza o gaseosas utilizan el agua como principal materia prima. Por caso, Coca Cola tiene su embotelladora en la localidad de Ranelagh donde, a partir de la empresa Regiland SA, embotella y produce el 9,7 por ciento del volumen total de productos Coca-Cola en el país.

 

CCU Argentina es una empresa de bebidas que cuenta con 8 plantas de industriales en el país, una de ellas está en Luján. CCU produce las cervezas, Heineken, Imperial, Palermo, Schneider, Bieckert entre otras. Además del energizante Red Bull. Según su propia estadística produce anualmente más de 19 mil millones de hectolitros de bebestibles, atendiendo a más de 160.000 clientes en Chile y Argentina. Todos productos a donde el agua es el principal insumo.

 

Entre el 17 y 19 de junio de este año, la planta de Luján fue auditada por personal de Bureau Veritas Certification. Según informaron desde la propia empresa, se alcanzó la recertificación del Sistema de Gestión Ambiental según la Norma ISO 14001. La Cervezería y Maltería Quilmes, por su parte cuenta con una de sus principales plantas industriales en Zárate. Produce, según el sitio enzarate.com 432.959.690 botellas por año.

 

En la discusión sobre el canon también existe lo que se llama la huella hídrica. Se trata de la cantidad de agua que se necesita para producir los bienes y servicios de un país. Por ejemplo, para producir un kilo de de cebada se necesitan 500 litros de agua. En nuestro país, en tanto, se consumen más de 2 mil millones de litros de cerveza al año. También, según cálculos de Sosba, para producir una taza de café se necesitan 140 litros de agua. Una situación que también se da en la exportación de productos.

 

Así fue que distintos actores cuestionaron el posicionamiento empresarial en la relación costo beneficio y cuidado del recurso. Fue el secretario general de Gobierno bonaerense, Martín Ferré, quién indicó que “los fondos generados solo pueden ser utilizados en la administración de los recursos hídricos y ni siquiera el Estado puede dispensar la obligatoriedad del cobro”. Luego de la reunión que mantuvieron desde la UIA con el gobernador y funcionarios provinciales se definió seguir en el tema, a través de una comisión de trabajo que permita la adecuada implementación del canon del agua.

 

El ministro Enrico ve peligrar el resultado de meses de gestiones y acuerdos con funcionarios nacionales.
Rodrigo De Loredo apoya a Marcos Ferrer para la conducción de la UCR de Córdoba. 

También te puede interesar