Política

Juicio por Once: el motorman habría sufrido “sueño blanco”

Letra P.- Lo declaró hoy un médico legista que era Cordinador médico de TBA. Dio a entender que Marcos Córdoba podría haber manejado adormecido y eso provocó que no aplicara los frenos para detener el tren.

Un ex coordinador médico de TBA declaró en el juicio de Once que el motorman Marcos Córdoba habría sufrido un “sueño blanco”, un momento de adormecimiento que podría haber sido la causa del accidente.

 

El médico legista, Héctor Bello, fue el único testigo en declarar en la audiencia de hoy ante el TOF 2, ya que fue interrogado durante más de cinco horas. El testimonio de Bello estuvo basado en los procedimientos médicos que se le realizaron al motorman tras el accidente de Once.

 

Las preguntas de los querellantes y defensores se orientaron al examen de alcoholemia y un diagnóstico de hipotiroidismo de Córdoba que se encontró en el peritaje médico de la Corte Suprema.

 

Tal como había atestiguado en la etapa de instrucción de la causa ante el juez Claudio Bonadío, el ex coordinador médico de TBA aseguró que Córdoba sufría hipotiroidismo, y que esta enfermedad, sumada a un cierto grado de alcoholismo (el estudio realizado en la Clínica Fitz Roy varias horas después del accidente arrojó que Córdoba tenía 13.0 mg/dl de alcohol en sangre) que era temprano y que el motorman manejaba con el sol de frente, podría haber influido para que el conductor se adormeciera durante unos 39 segundos en los que el tren no fue frenado.

 

En la jornada de ayer, el Tribunal Oral N° 2 había ordenado el secuestro de la historia clínica de Córdoba, quien tras el accidente fatal del 22 de febrero de 2012 fue internado en la clínica Fitz Roy. La decisión se debió a que surgieron algunas dudas sobre los horarios en los que le realizaron al motorman algunos estudios, entre ellos el de alcoholemia.

 

La salud de Córdoba en los momentos previos y posteriores a la tragedia parece haberse convertido en el nuevo eje de debate del juicio oral. En la audiencia del lunes, la médica Mariana Marinesco, la que recibió al motorman cuando fue internado en la Clínica Fitz Roy, había asegurado que Córdoba mostraba “inicialmente un cuadro de desapego” respecto de la tragedia, algo que consideró normal por el estrés postraumático, y que además en esos primeros instantes no recordaba nada de lo que había sucedido en Once.

 

La médica explicó que con el paso de las horas y sobre todo al momento del alta, Córdoba ya estaba al tanto de lo ocurrido y tenía un cuadro de angustia “con tendencia al llanto” por la tragedia que había causado.

 

Ayer también Ana María Suárez, quien trabajaba en el Centro Médico SOI contratado por la ART de Córdoba, manifestó que en la mañana del 23 de febrero no estaba agregado el estudio de alcoholemia de Córdoba en su historia clínica, algo muy llamativo ya que en la historia clínica figura como agregado el mismo 22 de febrero.

 

intendentes de Vamos Santa Fe tuvieron un primer encuentro en Reconquista en enero.
Toto Caputo y la titular del FMI, Kristalina Georgieva

También te puede interesar