Política

Bruera coquetea con varios, Bossio se muestra con su enemigo Alak y los sciolistas arman

Letra P.- El titular de la Anses Diego Bossio estuvo en La Plata este último viernes en el marco de una charla del Instituto Gestar. Pero alrededor de su visita crecieron las versiones sobre su futura candidatura a gobernador para suceder a Daniel Scioli, además de otras cuestiones. El rol de los hermanos Bruera, el ex intendente Julio Alak, el sciolismo y el ex denarvaista Gonzalo Atanasof.

Todos esos interrogantes aparecieron juntos durante la tarde del viernes en el Teatro Argentino de la capital provincial. Es que junto a Bossio llegó el ministro de Justicia de la Nación y ex jefe comunal platense Alak, enfrentado a la familia Bruera. Precisamente Gabriel -el concejal- estuvo merodeando el Teatro previo a la charla de Gestar, casi escondido al costado de la comitiva que encabezaron los funcionarios nacionales.

 

El diputado provincial José Ottavis pidió sobre el escenario una insólita unión entre Bruera y Alak por el bien del peronismo. Todo mientras aplaudía desde primera fila el senador ex bruerista devenido en mariottista Emilio López Muntaner.

 

En las últimas semanas, el intendente local Pablo Bruera se mostró -fiel a su estilo- coqueteando con diferentes sectores, desconcertando a varios. Es que esa estrategia de poner huevos en todas las canastas lo llevó a mostrarse días atrás hermanado al diputado nacional Martín Insaurralde, quien hoy por hoy parece ser mala palabra dentro del kirchnerismo.

 

Antes, había hecho lo propio con el gobernador entrerriano con intenciones de ser el sucesor de Cristina, Sergio Urribarri. Y previo a todo esto, había formado parte del lanzamiento de la Ola Naranja ultrasciolista en la ciudad de las diagonales, junto a un viejo enemigo suyo, el ex denarvaista Gonzalo Atanasof.

 

Lo de Atanasof es un caso muy llamativo. Es que el ex diputado de De Narváez fue candidato a intendente con la misión de destronar a Bruera, siempre -hasta hace poco- fiel a su discurso antibruerista. Hoy giró 180 grados y gracias a su designación al frente de Aubasa por intermedio de Scioli, intenta convertirse en un hombre fuerte en La Plata de la mano de su gestión en una cuestión muy importante y que toca de cerca a la vida cotidiana de los platenses, como lo es la Autopista.

 

Así, vinculado fuertemente a Pepe Scioli, estaría pisando fuerte en la capital provincial con un local central que impulsa la candidatura presidencial del ex motonauta, paradójicamente con Bruera también a su lado.

 

Bossio no esquivó del todo el comentario generalizado que lo vincula a una eventual candidatura a gobernador, diciendo previo al evento que “yo soy un hombre de Tandil, formo parte del peronismo de la Provincia y naturalmente amo a la Provincia. Después veremos cómo podemos aportar para que la Provincia siga creciendo”. También le pegó a Insaurralde cuando expresó que “el peronismo no puede permitir la especulación” y que “si la política va a ser la política del amague, eso no ayuda a nadie”. Esto, en el marco de la novela que liga al ex intendente de Lomas de Zamora con el armado de Sergio Massa.

 

Todo un panorama que encierra a muchos dirigentes de peso a nivel local que el tiempo los llevó a replantear sus estrategias para acomodarse de cara a un 2015 que de a poco se está armando. En La Plata, lentamente, ya se está tejiendo esta trama.

 

Bartolomé Abdala y Ezequiel Atauche, senadores de La Libertad Avanza, durante el debate de la ley ómnibus. 
Germán Martínez y Cecilia Moreau, autoridades de Unión por la Patria. 

También te puede interesar