Política

Once: el abogado de las víctimas, tajante, dijo que el motorman se autoincriminó

Tras el testimonio del motorman Marcos Córdoba, Dalbón le dijo a Letra P que “se le fue la lengua”. También consignó que sus palabras lo autoincriminaron. “Hoy se confirmó la verdad, él fue negligente y chocó”. Criticó a Bonadío y pedirá que las cuestiones económicas se juzguen en otro tribunal. Las declaraciones de Córdoba en el juicio.

Gregorio Dalbón abogado de un grupo de víctimas de la tragedia ferroviaria de Once sostuvo que al motorman Marcos Córdoba “se le escapó la lengua” durante su declaración, ya que en un momento dijo que “iba a frenar” pero se desesperó.

 

Así interpretó el testimonio del motorman -quien se contradijo con lo que había declarado previamente en la indagatoria- y le dijo a este portal que “hoy Marcos Córdoba se autoincrimina. En su declaración dice textual “iba a frenar”, se le escapa la lengua porque estuvo hablando 25 minutos. Los jueces se dan cuenta que nos estaba faltando el respeto a todos. Él tiene la culpa de las 51 muertes y los heridos. Fue todo producto de la negligencia e imprudencia de Marcos Córdoba”.

 

Durante su declaración indagatoria durante la instrucción de la causa, Córdoba manifestó tener problemas con los frenos en las estaciones previas a Once. Hoy declaró todo lo contrario (ver subtítulo “La declaración de Córdoba)

 

“Si Bonadío quiere investigar qué pasó, que vaya por el sindicato”

 

“Es un gran negligente e imprudente. No debía haber puesto el tren en neutro. Dijo “iba a frenar” y que le pedía disculpas a los familiares. Estamos hablando de un hecho mecánico. Según 11 pericias el tren frenaba, ¿Había alguien manejando? Si. Es una cuestión lógica. ¿Por qué pasó esto? porque Marcos Córdoba fue negligente”.

 

Respecto de los testimonios de otros imputados respecto de cuestiones patrimoniales o de subsidios en el debate oral,  Dalbón destacó que “los demás que están ahí sentados serán juzgados por otras cuestiones, económicas, vamos a escuchar esos testimonios y después pedir que eso lo atienda el juez Sebastián Ramos que tiene hace años esa causa”, agregó.

 

En ese sentido, volvió a rechazar las actuaciones del juez Claudio Bonadío. “Lo que dijo de una asociación siniestra de políticos, empresarios y sindicalistas que se habrían juntado para matar a 51 personas lo va a pagar en el Consejo de la Magistratura”.

 

Dalbón reiteró, tal como ya le había dicho a Letra P que “Bonadío armó la causa mezclando las cuestiones económicas de los subsidios, por ejemplo, para castigar al Gobierno”.

 

Las declaraciones del motorman son claras, si Bonadío quiere investigar alguna mafia, que investigue a los sindicatos, ahí está la mafia” destacó. (Ver subtítulo “La responsabilidad de los gremios” en esta nota de Letra P)

 

“Lo peor que hizo fue hablar”

 

El abogado reiteró que su teoría es que Córdoba se distrajo y por eso no frenó. “Lo que se me ocurre es que se distrajo. No estaba preparado para manejar un convoy. Lo que queremos decirles a las víctimas es la verdad. A algunos les gusta más la política –aludió nuevamente a Bonadío- pero Córdoba es el responsable mecánico vital de que se haya muerto la gente”.

 

A su vez, Dalbón sostuvo que el hecho de que el motorman haya declarado que “no estaba ni drogado ni borracho” solo agrava su situación. “Esto hace aún peor su situación. Es decir que estaba en sus sentidos cuando puso la máquina en neutro y debió haber traccionado. Dice “iba a frenar” y se desesperó. Es un chofer profesional no puede perder el control. Hay jurisprudencia alemana, inglesa y norteamericana -que aquí se toma en cuenta- al respecto“.

 

“La de hoy fue la peor actuación de la abogada (Valeria) Cobacho, le armó un guión a Córdoba, quien no lo pudo seguir, se contradijo con lo declarado en la indagatoria, evidentemente”, concluyó.

 

La declaración de Córdoba

 

El maquinista Marcos Córdoba afirmó que hizo “todo lo posible” por frenar el tren que chocó contra la estación de Once el 22 de febrero de 2012, pidió a los familiares de las víctimas que le crean y rechazó haber estado “borracho, drogado o haber ido a un corso” antes de tomar su servicio.

 

“Crean en mí porque yo frené, porque hice todo lo posible por frenar ese día, todo lo que estuvo a mi alcance lo hice, quiero por favor que me crean, nada más”, imploró el procesado maquinista de 27 años al dirigirse a los familiares de las víctimas al final de su declaración indagatoria, que duró menos de media hora, ante el Tribunal Oral Federal 2.

 

Córdoba hizo una exposición en la que se negó a responder preguntas y fue el primero en hablar en el juicio por la tragedia que causó 51 muertos, entre ellos una embarazada, y centenares de heridos.

 

Yo frené el tren, iba a frenar el tren manualmente, yo no estaba borracho, no estaba drogado, no había ido a ningún corso y la noche anterior había descansado bien”, afirmó Córdoba en una declaración en la que describió paso a paso todo lo que hizo esa mañana tras tomar el servicio y antes de llegar a Once.

 

“Hice el procedimiento manualmente y me desespero porque no encontraba el sonido de la válvula, vi que no podía hacer nada, me tiro y por instinto me agarro de la manija de freno y aceleración. Lo único que esperaba era el impacto, en los últimos 2 metros me levanto, ahí me golpeo la cara”, recordó.

 

dichiara recorrio la sexta y pidio que la planta de gnl se construya en bahia blanca
jaldo: honremos a nuestros proceres con la unidad de los argentinos

También te puede interesar