Política

El sabbatellismo avanza con las fiscalías en violencia institucional y le muestra los dientes a Berni, Granados y Casal

Letra P.- El senado bonaerense le dio media sanción al proyecto de Mónica Macha para crear fiscalías especializadas en violencia institucional. Buscan poner el ojo entre otros aspectos en casos de gatillo fácil. La esposa de Sabbatella sostuvo que “la Violencia Institucional está enquistada como práctica en nuestras fuerzas de seguridad”.

Acompañado por el Frente para la Victoria, el Senado aprobó crear en el ámbito del Ministerio Público de la Provincial y todos los departamentos judiciales, Unidades Fiscales de Investigación y Juicio especializadas en delitos vinculados a la Violencia Institucional.

 

El proyecto había sido presentado meses atrás con la presencia del jurista español, Baltazar Garzón en la Cámara Alta. Allí el Vicegobernador, Gabriel Mariotto, había alertado sobre compañeros que se “van corriendo por derecha”; criticando también la “el prejuicio estético por sobre la profundidad cultural” a la que se someten a los inmigrantes. Ahora deberá ser sancionado en Diputados para convertirse en Ley.

 

La temática es sensible para los funcionarios de gobierno. Ya que la mirada apunta directamente al funcionamiento de las instituciones del Estado. La Senadora, explicó que “las prácticas persistentes de la violencia institucional son un legado de la dictadura. No es sólo una deuda de nuestra democracia sino una grieta profunda en nuestro Estado de Derecho”.

 

También aseguró que “se conoce el hostigamiento, las detenciones ilegales, el maltrato, el gatillo fácil, y la tortura en sus múltiples formas, en contextos de encierro y fuera de ellos” y que “también sabemos perfectamente que estos hechos en la mayoría de los casos no se investigan y quedan impunes”.

 

Según explica el proyecto, las Fiscalías Especializadas en Violencia Institucional tendrán competencia exclusiva sobre las causas que investiguen una serie de delitos enunciados en la ley cometidos o presuntamente cometidos por agentes estatales, incluyendo además los delitos que estén vinculados como encubrimiento, omisión de denuncia, etc.

 

Ante las últimas declaraciones del Secretario de Seguridad, Sergio Berni, sobre la situación de inmigrantes en el país coincidiendo con el envío de un nuevo Código Procesal Penal al Congreso de la Nación para su tratamiento, el kirchnerismo ha quedado sumergido en una discusión interna en la que las posiciones van quedando divididas.

 

Por caso desde el Movimiento Evita, el diputado nacional Leonardo Grosso había cuestionado el accionar de Gendarmería en la represión contra los trabajadores de Lear. El legislador nacional expresó su bronca a través de twitter cuando publicó: “¿Incidentes? ¿desalojo?¿según denunciaron los manifestantes? lo vimos todos, eso fue REPRESIÓN”.

 

Desde adentro del kirchnerismo, Nuevo Encuentro, mantuvo siempre una postura crítica contra los funcionarios de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados y Ricardo Casal y – en el último tiempo con su accionar- también con Sergio Berni. Algo a lo que se sumó el diputado nacional del kirchnerismo dentro del Frente Transversal, Edgardo Depetri. El legislador dijo en declaraciones al programa Superlógico  conducido por Juan Alfaro que “son declaraciones de (Sergio) Berni, para nosotros el problema del delito no son los inmigrantes. Aparte está demostrado que en el sistema federal, en las causas que hay abiertas en la justicia la proporción de inmigrantes es muy baja”.

 

La respuesta del armado del funcionario nacional llegó de la mano del diputado provincial, Marcelo Torres, quien le respondió a los K más duros al decir que “lo que está planteando Berni es una situación clara. Grupos de delincuentes de América Latina van hacia distintos países para generar delitos, y lo que pide es el accionar de la justicia en consecuencia”.

 

Othar Macharashvili pica en punta en la interna del peronismo de Chubut.
José Emilio Neder, senador Santiago del Estero.

También te puede interesar