Judiciales

Víctimas del robo de bebés en España presentan denuncias ante Argentina

Afectados por el robo de bebés en España durante el franquismo, denunciaron sus casos ante el consulado de Argentina en Madrid, después que la jueza María Servini de Cubría decidiese abrir las sedes diplomáticas a las víctimas de la represión.

“El objetivo es entregar el testimonio y toda la documentación para que lleguen de manera más ágil al juzgado federal número uno cuya titular es la jueza Servini”, explicó Soledad Luque, presidenta de la asociación “Todos los niños robados son también mis niños”.

 

Luque acompañó a dos denunciantes, María Begoña García Bernal, de 47 años, que busca a sus dos hermanos desaparecidos al nacer en 1962 en Madrid, y a Antonio Iniesta Coria, de 55 años, cuyo hermano o hermana fue presuntamente robado de un hospital de Valencia en 1957.

 

Ocho asociaciones como la presidida por Luque participan en la querella presentada en 2010 a la justicia Argentina por víctimas de la represión franquista ante la dificultad para que dichos crímenes sean juzgados en España. “Representamos a cientos de familias que están buscando a su bebé”, dice Luque.

 

“Nuestros casos son complejos, Begoña por ejemplo lleva 24 documentos”, añade, agradecida porque “en el consulado se toman el tiempo de escuchar y examinar detenidamente” unas denuncias que “fueron presentadas ante la justicia española y fueron clasificadas”.

 

Según las asociaciones de víctimas, hasta 300.000 bebés podrían haber sido robados durante la dictadura franquista (1939-1975) y después, ya que hasta 1987 no hubo en España una ley que regulase las adopciones.

 

Durante el franquismo, estos recién nacidos eran sustraídos a madres republicanas en virtud de un decreto de 1940 que permitía al régimen hacerse cargo de ellos si se consideraba que su “educación moral” estaba en peligro.

 

En los primeros años de la democracia, el tráfico de niños continuó, incluyendo la venta de bebés.

 

Argentina decidió en septiembre abrir sus consulados en todo el mundo para recibir denuncias de víctimas del franquismo sin que éstas tengan que viajar a Buenos Aires.

 

Desde entonces, “casi todas las semanas se presentan denuncias en el consulado de Madrid” principalmente “por fusilamientos, fosas comunes y torturas”, explicó Manuela Bergegot, de la coordinadora española de apoyo a la querella argentina CEAQUA.

 

Cristina Fernández de Kirchner.

También te puede interesar