Política

Con actos separados y 14 condenados se cumple otro aniversario de Cromañón

El humo, la desesperación, las corridas, los gritos, los cuerpos apilados vuelven, como una película, cada 30 de diciembre. Nueve años después de aquella noche trágica, la herida que dejó República Cromañón sigue abierta. Familiares y amigos de los 194 muertos los recuerdan hoy con una misa y distintas actividades artísticas, aunque estarán divididos entre quienes apoyan a Callejeros, y los que piensan que la banda es responsable. Mientras tanto, a un año de haber sido enviados a la cárcel, los 14 condenados están a la espera de que la Corte Suprema defina si se aboca, o no, al estudio de la causa. A principios de este mes, el procurador fiscal Eduardo Casal le pidió al máximo tribunal que revise el fallo dictado por la Cámara de Casación – que mandó a todos los acusados a la cárcel – y considere el cambio de calificación legal a estrago doloso.

Los catorce acusados por la tragedia que escucharon la sentencia del tribunal oral 24, en agosto de 2009, volvieron a verse las caras el 20 de diciembre del año pasado, cuando un camión del Servicio Penitenciario Federal pasó a buscarlos para hacer efectiva su prisión. A pocos días de cumplirse 8 años de la tragedia, la Cámara de Casación Penal había ordenado su inmediata detención.

 

En el mismo camión viajaron Omar Chabán y su amigo y mano derecha, Raúl Villarreal, que se habían presentado en la alcaldía de Tribunales, y los músicos de Callejeros, Elio Delgado, Christian Torrejón, Maximiano Djerfy, Juan Carbone, el manager Diego Argañaraz, el escenógrafo Daniel Cardell – quien obtuvo la excarcelación el 19 de agosto de este año-, y la ex subsecretaria de Gestión Comunal, Fabiana Fiszbin. Después detuvieron al ex director de Fiscalización y Control de la Ciudad, Gustavo Torres, y al subcomisario Oscar Díaz. La ex funcionaria Ana María Fernández había sido beneficiada con la prisión domiciliaria, para que pudiera amamantar a su bebé recién nacido. En Ezeiza, ya estaba el baterista, Eduardo Vázquez, condenado por la muerte de Wanda Taddei. El último en llegar a la cárcel fue el cantante Patricio Santos Fontanet, quien fue trasladado a mediados de junio al pabellón psiquiátrico de Ezeiza, desde una clínica de Córdoba, donde estaba internado.

 

Ni un día pasó Chabán en su celda de Marcos Paz, donde fue llevado junto a Villarreal. Ni bien ingresó, el ex gerenciador de República Cromañón, fue llevado a la enfermería del Complejo, donde su salud fue deteriorándose progresivamente. Padeció altísima fiebre y perdió 17 kilos. En junio, el mismo Servicio Penitenciario impulsó su internación externa. Después de peregrinar por varios nosocomios, terminó en el Hospital Santojanni, con un diagnóstico de tuberculosis. Tiempo después, los médicos descubrieron que padecía Linfoma de Hodgkin estadio IV. Según un informe elaborado por el Cuerpo Médico Forense, “el cáncer se encuentra diseminado comprometiendo a órganos extraganglionares, se diseminó hasta ganglios linfáticos, en el pulmón, hígado y médula ósea”. El Tribunal le concedió la  prisión domiciliaria porque consideró que atraviesa “los últimos momentos de su vida”. Aunque presentó una leve mejoría, su estado es irreversible.

 

En Ezeiza, los músicos de Callejeros volvieron a tocar. A excepción de Fontanet – aislado del resto – el resto de la banda recompuso las relaciones que se habían deteriorado durante el juicio, y dedica el tiempo de su detención a la música. Fontanet cumple un severo tratamiento psiquiátrico y recibe la visita de su mujer, Estefanía, y su pequeño hijo, Homero.

 

La suerte de todos depende ahora de la Corte Suprema, que tendrá la palabra final. De cambiar la carátula a “estrago doloso”, los responsables verían aumentadas sus penas considerablemente. Casal retomó en su dictamen el criterio que había seguido en Tribunal Oral 24. Luego, Casación había modificado el delito, y los había condenado por “estrago culposo”.

 

En 2014, cuando se cumplan 10 años de la tragedia, el máximo tribunal del país podrá empezar a cerrar la herida que padres, hermanos, familiares y amigos de muertos, sobrevivientes, y aún los responsables, tienen abierta desde aquella fatídica noche en que una fiesta del rock se convirtió en una pesadilla.

 

Por Gabriela Pepe

 

mujeres gobernando: en el llano, las exfuncionarias de alberto fernandez se reordenan para volver mejores
Martín Menem (LLA) y Cristian Ritondo (PRO)

También te puede interesar