Sociedad

Se inauguró el primer Jardín Maternal para hijos de las internas de la Unidad 54

A partir del acuerdo entre los ministerios de Desarrollo Social y Justicia de la Provincia, se puso en marcha el Jardín Maternal “Juguemos”, que funciona dentro de la cárcel y al que podrán concurrir los hijos de las madres privadas de la libertad de la Unidad Penitenciaria 54 de Florencio Varela.

La iniciativa, de la que también participan la municipalidad de Florencio Varela y la Asociación Civil PROFACADI, se enmarca en las denominadas Unidades de Desarrollo Infantil (UDI) -que están bajo la órbita de la cartera social- y tiene como objetivo brindar contención y estimulación a niños de 2 a 4 años residentes en el penal, y ayudar a que sus madres puedan tener tiempo para encarar proyectos educacionales y laborales.

 

“Una de nuestras prioridades es cuidar a los más chicos, resguardar sus derechos y brindarles todas las herramientas posibles para que crezcan en igualdad de oportunidades, más allá de cualquier circunstancia que puedan estar viviendo”, sostuvo el ministro de Desarrollo Social, Martín Ferré.

 

Por su parte, Ricardo Casal, hizo hincapié en el trabajo articulado entre ambas carteras que posibilitó la apertura del flamante jardín maternal y sostuvo que “este tipo de acciones no sólo mejora la calidad de vida de las madres reclusas y de sus hijos, sino que es sinónimo de más inclusión y sobre todo más integración”.

 

“Juguemos” es el primer Jardín Maternal inaugurado en contexto de encierro y cuenta con una ludoteca, juegos de patio y asistencia médica brindada a través de la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria. De lunes a viernes en el turno tarde, en una sala integrada, los nenes estarán al cuidado de docentes y equipos técnicos.

 

“El acceso a la recreación y el aprendizaje de los niños es vital para su desarrollo integral y uno de los derechos esenciales sobre los que la Provincia trabaja activamente”, agregó el subsecretario de Políticas Sociales, Santiago Cafiero.

 

A través de un acta acuerdo interinstitucional, el Servicio Penitenciario cedió el espacio físico para el funcionamiento del jardín; una sala ubicada cerca del pabellón donde están alojadas las internas madres, con acceso directo a un patio, lavatorio, mesada con anafe y sanitarios, luz eléctrica y calefacción.

 

En tanto, la cartera social otorgó las becas y PROFACADI se encarga de proveer docentes y profesionales para brindar estimulación y apoyo en el proceso de aprendizaje de las niñas y niños residentes en la Unidad, así como acciones vinculadas al desarrollo de sus madres e integrantes del grupo familiar.

 

“Ante la opción de que un niño pueda residir en una Unidad, un jardín maternal se convierte en imprescindible para su crecimiento, desarrollo y socialización, tanto o más que en cualquier barrio de cualquier ciudad. Por eso es que no tenemos más que palabras de agradecimiento para el Ministerio de Desarrollo Social y a PROFACADI por haber sido sensibles ante esta necesidad tan específica, al ofrecernos el sostenimiento de ‘Juguemos’ para aportar a estos niños y niñas un entorno que eduque, que haga sonreír, que ayude a las mamás a salir adelante”, concluyó el subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia, César Albarracín.

 

Mar del Plata: imputaron a 14 personas por reciclado ilegal de envases de agroquímicos
Jujuy ya exporta flor de cannabis a Europa.

También te puede interesar