Cristina, Milani y la foto con Hebe

Por Bruno Bimbi | @bbimbi

Imaginemos por un segundo esta escena. Puede parecerte imposible hoy, pero hacé de cuenta que no. Imaginala conmigo.

 

Cadena nacional. Habla la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. A su lado, la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, y el titular del CELS, Horacio Verbitsky. “El compromiso de este gobierno con los derechos humanos es en serio —dice Cristina—. Es uno de los legados que este proyecto que inició Néstor el 25 de mayo de 2003 quiere dejar en la historia del país. La derogación de las leyes de impunidad, la nulidad de los indultos, la reapertura de las causas contra los genocidas y el apoyo a las abuelas para encontrar a sus nietos, entre otras cosas que nos enorgullece que hayan ocurrido en estos años, son apenas una parte del cambio que hace falta. Trabajar para que el país tenga Fuerzas Armadas democráticas, comprometidas con las instituciones y respetuosas de los derechos humanos es otra parte fundamental”.

 

Luego de los aplausos de la platea, la Presidenta continúa: “El programa del periodista Jorge Lanata informó  que el general Milani está acusado, en el Nunca Más de La Rioja, por hechos aberrantes ocurridos durante la dictadura. La justicia deberá determinar si las denuncias son ciertas, pero mientras ello ocurre, mi gobierno entiende que el general Milani no puede seguir al frente del ejército. No puede haber dudas sobre quien ocupa esa responsabiliad. Por ello, he decidido retirar su pliego, relevarlo del cargo y suspender el pedido de ascenso hasta que contemos con información clara y concluyente sobre los hechos denunciados. El nuevo jefe del ejército es…”.

 

Las madres, con sus pañuelos, se ponen de pie. Cristina interrumpe los aplausos para decir: “Cometimos un error”. Pausa, silencio. “Pese a haber seguido los mismos procedimientos que son costumbre en este gobierno, no fue suficiente. Consultamos a los organismos y ellos no tenían objeciones en ese momento. Agradezco a los periodistas que revelaron esta información por ayudarnos a continuar, sin excepciones, lo que debe ser una política de Estado que nos trascienda”.

 

¿Qué habría pasado al día siguiente? ¿Caía el gobierno? ¿Se terminaba el kirchnerismo? ¿Era una victoria de la oposición? ¿De “la corpo”?

 

Al contrario. Mucha gente como yo, que lloró en la ESMA el día que Néstor entró caminando como uno más, rodeado por los pañuelos de las madres, después de bajar el cuadro de Videla en el Colegio Militar, se hubiese sentido representada. Muchos habrían visto allí el reconocimiento sincero de un error. Muchos habríamos reconocido al kirchnerismo que alguna vez nos enamoró.

 

Pero no. Son todas mentiras de la corpo, de la opo, de la antipatria. Los argentinos somos derechos y humanos y el CELS trabaja para Magnetto, como el autor de esta nota. Pasa el tiempo, surgen más elementos, nuevas denuncias, pero no importa. Retroceder nunca, rendirse jamás. Los senadores, con la misma obediencia con la que podrían haber rechazado el pliego del general, lo aprueban. Y no hay nada que discutir.

 

Milani, Milani, Milani corazón, acá tenés los pibes para la liberación.

 

Es una pena. El compromiso con los derechos humanos había sido una de las mejores cosas del kirchnerismo.

 

Fue bueno mientras duró; ahora nos queda esto.

 

Pero, por favor, ¿hacía falta, también, que Hebe se sacara una foto con el general? ¿Era necesaria esa patada en los huevos a la historia de lucha de tanta gente?

 

Javier Milei y Sergio Massa en el debate presidencial 2023.
La Unión Cívica Radical cumplió 133 años. Foto AGLP, archivo.

También te puede interesar