Política

Mónica López: “siempre me cachetearon, así que me doy el lujo de renunciar”

Cuando estalló la novela del denarvaísmo allá por fines del año pasado en la Cámara de Diputados de la Nación -con la renuncia de Alberto Roberti a su banca para empezar a trabajar de lleno con Sergio Massa- todos imaginaban que eso tendría su correlato directamente y sin escalas en la Cámara baja provincial. Letra P contó en su momento la historia de un casamiento, un asado y mucha bronca entre dirigentes que respondían al Colorado, que iba camino a una ruptura que, pese a las desmentidas de Mónica López, era inminente. Hoy, la diputada dijo adiós para pasar a formar parte del flamante bloque massista, que está integrado por viejos compañeros que en su momento expresaron más de una vez malestar con ella. “Me doy el lujo de renunciar”, le dijo a este portal. La acompaña María Elena Torresi.

Lo cierto es que la diputada ya había protagonizado una serie de cortocircuitos con quienes ahora serán sus compañeros de bloque; por eso la historia tiene aún muchos capítulos más. Según pudo saber este portal, a Francisco De Narváez se le están yendo realmente de las manos los diputados. Pero esto no es algo de ahora, sino que viene desde el año pasado, y que en la Legislatura bonaerense tiene como protagonista directa a Mónica López. Es que en su momento, en plena negociación interna, Rubén Eslaiman habría puesto como condición para entrar al bloque del Colorado que el presidente fuese otro, y no López; una exigencia similar a lo que terminó alejando también a Jorge Solmi y Ramiro Gutiérrez, disconformes con la imposición de De Narváez de que la diputada oriunda de Avellaneda sea la cabeza.

 

Hoy, el nuevo bloque massista en Diputados tiene en sus filas paradójicamente a Eslaiman, Solmi y Gutiérrez, quienes junto a Carlos Acuña y Verónica Couly son los encargados de darle la bienvenida a López.

 

“Preguntale a ellos”, le dijo Mónica López a Letra P, desligándose de esas versiones y explicando que “ellos tomaron la decisión de irse de al lado de De Narváez luego de la elección con el radicalismo. En eso no tuve nada que ver yo. Lo que pasa es que siempre hay que cachetear a alguien y ahora me cachetean a mí. Durante todo el año, siempre me cachetearon, así que me doy el lujo de renunciar. Que hagan lo que quieran”.

 

Por otra parte aclaró que De Narváez no la echó, sino que renunció. “Con quien más hemos mantenido reuniones en estos días es con Sergio Massa y vamos a sostener en la semana una reunión de bloque, para empezar a trabajar en pos del Frente Renovador Peronista. Tanto con Jorge Solmi, con Rubén Eslaiman y María Elena Torresi ya estuvimos conversando y siempre tuvimos diálogo con el resto. Todos venimos del mismo lugar”, expresó.

 

El último cierre la puerta

 

“Seguramente no voy a ser la única, desde el sector que era mío otros compañeros dejarán la bancada de Francisco”, escribió la mismísima Mónica López en su cuenta de twitter. Y según pudo confirmar este medio, el conflicto en estos momentos es por quién ocupará en UCyB el puesto de la ex candidata a vicegobernadora por Udeso, ya que la disputa encierra al único hombre que responde de lleno a De Narváez: Gonzalo Atanasof.

 

El Colorado lo impulsa como futuro presidente de Unión Celeste y Blanco, y claro, él también quiere. Pero esto no sería compartido por sus compañeros de bancada y es más, hay quienes pronostican “un bloque de cuatro, con Fernando Rozas como presidente”, y más arriesgadamente se animan a vaticinar una ruptura mayor: “un bloque de uno y otro de tres”. Por su parte, María Elena Torresi ya dijo adiós, según indicaron a este medio.

 

El portazo de Mónica López sorprende a medias, porque si bien es algo que en el microclima político ya se olfateaba, ella se encargó de desmentirlo más de una vez, incluso hasta insinuó ser víctima de un lobby en su contra, levantando la voz, diciendo que “no voy a permitir que me volteen mediáticamente” y que “no me voy a bancar la mediocridad de quienes me quieren voltear por derecha”, en una nota a LPO.

 

“Lo que sucede es que no se bancan que los conduzca una mujer. Quizás se banquen eso en sus casas pero no se lo bancan en la Legislatura”, disparó, días antes de decir adiós, siguiendo los pasos de su marido, actitud similar a la de Torresi, que acompañó a Mércuri en la decisión (su esposo).

 

Hoy, el éxodo continúa y promete aún sumar más capítulos, porque las reuniones y negociaciones por cómo sigue esta historia se desarrollan minuto a minuto, con la intención de resolver todo antes de que arranque el trabajo en la Cámara.

 

Mónica López dejó atrás toda la novela, ya le dijo chau a De Narváez, y ahora, contenta, arranca una nueva etapa, cercana al hombre del momento, Sergio Massa. Todo un lujo.

 

Matías Moscoso
tw @matomosco

 

El feminismo va en busca de la transversalidad perdida para dar pelea contra Javier Milei. FOTO: Julianite Calcagno
Gonzalo Parodi encabeza la alianza Primero Río Cuarto.

También te puede interesar