FÚTBOL & POLÍTICA

San Lorenzo entra otra vez en campaña para apagar el "que se vayan todos" azulgrana

Tras la suspensión de los comicios en 2022, se votará en diciembre. Internas en el oficialismo. Los opositores Francis y Moretti siguen en carrera. El descrédito, latente.

La hibernación electoral en San Lorenzo, generada por la Inspección General de Justicia (IGJ) con la suspensión de los comicios del 17 de diciembre pasado, lentamente se termina. Con viejos acuerdos ahora rotos o por revisarse, y un contexto deportivo diferente, la rueda política azulgrana vuelve a girar con el horizonte fijado en diciembre, un plazo que, ahora sí, es inmodificable. Cuatro años después de que Marcelo Tinelli arrasara en las urnas con el 80% de los votos, y a dos años de que decepcionara a sus votantes con su renuncia, el club volverá a elegir a su presidente. Como pasa en el país, en Boedo todo está por verse.

Aunque la campaña del equipo dirigido por el Gallego Rubén Insúa calmó los ánimos de un estadio que durante todo 2022 hizo tronar su furia, el enojo y hartazgo con la dirigencia sigue siendo un tema central en cada partido de San Lorenzo en el Gasómetro del Bajo Flores: el cantito que reza “dirigentes, a ver si se dan cuenta, que no los quiere nadie” suena incluso en los triunfos, y se entona con más fuerza en empates y derrotas.

Sin embargo, el escenario de hoy no es el mismo que el del año pasado. Tampoco nadie garantiza que sea el mismo dentro de dos o cuatro meses. Los dos principales candidatos de la oposición, César Francis y Marcelo Moretti, ya se muestran de regreso y empiezan a acelerar en una carrera que se había cortado en el preciso momento del curioso y postrero fallo de la IGJ.

cesarfrancis.jpg

"Está cada vez más claro que las elecciones se suspendieron para evitar nuestro triunfo", dice Francis a Letra P.

Con el oficialismo roto y de salida, llega un tiempo nuevo

La novedad respecto del año pasado es la ruptura solapada de un oficialismo bifronte, que intenta llegar al final del mandato bajo un estricto control de daños. El secretario general del Sindicato de Televisión (Satsaid), Horacio Arreceygor, busca cerrar su presidencia de un modo más prolijo que como la comenzó, luego de los cheques voladores, las licencias y la posterior dimisión de Tinelli.

En todo este tiempo turbulento, Arreceygor se recostó en Constantino –secretario de Inclusión Social y Atención Inmediata del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires–, quien tomó un protagonismo obturado durante años. Al mismo tiempo, emergieron otros dirigentes más cercanos a Matías Lammens como el vicepresidente Miguel Mastrosimone, el tesorero Claudio Lantaron y el prosecretario Gastón Laville. La convivencia –o el contraste– entre el empuje de Constantino y cierto reordenamiento que intenta gestionar Lantaron es lo que hace temblar a un oficialismo que siempre tiene como fondo –y eventualmente como frente– al ministro de Turismo y Deportes.

Aunque las diferencias en el oficialismo son internas, también tienen una explicación en la macro: el año pasado, Constantino soltaba, en cada reunión privada, que tenía el aval y apoyo de Horacio Rodríguez Larreta y de Daniel Angelici, algo que se oponía al rol que adoptó Lammens desde 2019 como opositor en la Ciudad. En varios espacios de la oposición no descartan a Lammens como posible candidato, pero en su círculo más íntimo lo desestiman por completo.

“Son Juntos por el Cambio y el Frente de Todos juntos. Se pelean todos con todos y la conducción está deshilachada. Está cada vez más claro que las elecciones se suspendieron para evitar nuestro triunfo”, le dice a Letra P Francis, que pone en valor a su espacio, Volver a San Lorenzo, en alianza con Cristian "El Turco" Mera, de Soñar Boedo: “Somos los únicos que estamos firmes y seguimos con total normalidad. Es consecuencia de 11 años de trabajo. No nos desdibujó la suspensión de elecciones”.

Quien dice lo mismo que Francis, pero con la diferencia de que las elecciones se suspendieron para evitar su triunfo, es Moretti. “En diciembre le sacábamos más de 15 puntos al oficialismo –asegura–. Hoy seguimos más o menos en esos números”.

A pesar de no gobernar, Moretti también tuvo turbulencias internas. La principal se dio con el expresidente Fernando Miele, luego de que dijera –en el programa El loco y cuerdo– que Julio Humberto Grondona había incidido en la obtención de la Libertadores en 2014 y que habían incentivado con 200 mil dólares a Independiente en la última fecha del Clausura 1995. Esas declaraciones de Miele originaron chispazos adentro y afuera de Boedo en Acción y algunas dudas sobre esa alianza por conveniencia.

Moretti.jpg
Moretti: “En diciembre le sacábamos más de 15 puntos al oficialismo –asegura–. Hoy seguimos más o menos en esos números”.

Moretti: “En diciembre le sacábamos más de 15 puntos al oficialismo –asegura–. Hoy seguimos más o menos en esos números”.

No obstante, Moretti mantiene dentro de su armado un lote de empresarios y funcionarios de distintas líneas, muy lejanos a cómo se autopercibe alguien que “no tiene ninguna afiliación política a nivel nacional”. A sus vices Darío Coronel, director de Disney Latam, y Néstor Navarro, principal exportador de menudencias de Argentina, les siguen Marcelo Corti, director ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentable FCE (UBA), cercano al diputado y operador radical Emiliano Yacobitti; Leandro Goroyesky, ex director ejecutivo del INET durante el gobierno de Macri y del espacio de Cristian Ritondo y Patricia Bullrich; y Pablo Vaccaro, militante de La Cámpora y del armado de Julián Álvarez en Lanús.

Con la lista del empresario arrocero Cipriano Pommies afuera y la del empresario turístico Enrique Ronzoni en duda, el que asoma como una posible nueva opción es Marcelo Cullota, uno de los principales militantes de la vuelta a Boedo. Es una novedad dentro del amplio menú sanlorencista, que también tuvo el nacimiento de la agrupación Actitud San Lorenzo, cuyo referente es Ariel Deán, que publicó un informe sobre lo que gastó el club en la contratación y sueldos de refuerzos en esta última década: 174 millones de dólares en 107 futbolistas, de los cuales nueve ni siquiera debutaron y 40 no acumularon ni 20 partidos en la institución. Es una radiografía de una década que se desvirtuó y tendrá un final –cualquiera fuera el resultado– en este diciembre tormentoso.

con la vista en 2023, se calienta la relacion entre lammens y santa maria
vota san lorenzo y el poder de los ceos le gana a la politica

También te puede interesar