Elecciones 2023

Javier Milei llevó su show presidencial a Paraná: caminata, selfies, candidaturas y exaltación de Urquiza

Desembarcó en Entre Ríos por primera vez. Conferencia de prensa con biblia ultraliberal pero sin preguntas. Paseo por la peatonal junto a seguidores fervorosos, seguridad propia y el ojo vigilante de Kikuchi desde las sombras.

Javier Milei bajó desde una camioneta en una de las intersecciones de la peatonal de Paraná alrededor de 11.40. Lo esperaban desde hacía cuarenta minutos militantes de distintos puntos de Entre Ríos que habían llegado a su encuentro con banderas negras y amarillas con la estampa de un león, gorros, calcomanías para repartir, un dólar con la cara del líder libertario. Alguno también encendió bengalas y se sumó una batucada improvisada con tambores y timbales. En una aproximación a ojo, se podría concluir que sobresalían jóvenes y personas mayores, con predominancia muy marcada de varones. Además, algunos padres con sus hijos sobre los hombros y carteles hechos por ellos en apoyo de Milei.

Cartel nena.JPG
Selfies y abrazos a su paso por la peatonal de Paraná.  Foto: gentileza Florencia Gómez.

Selfies y abrazos a su paso por la peatonal de Paraná. Foto: gentileza Florencia Gómez.

Hasta que Milei arribó hubo discusiones respecto de la conveniencia o no de cortar la calle para esperarlo. "No hay que entorpecer el tránsito porque los liberales no somos peronistas”, decían unos. Una mujer oriunda de Estancia Grande marcó: "No cortamos la calle, estamos en una convocatoria política donde el liberalismo quiere la libertad. Estamos cansados de que nos usen, somos empresarios chicos de campo que queremos la libertad”.

La camioneta que lo transportaba llegó a la peatonal antecedida por autos y motos de seguridad. Bajó en medio de la concentración y fue recibido por el precandidato a la gobernación Sebastián Etchevehere y su compañera de fórmula Mayda Spiazi. “Son los únicos que tienen que estar cerca”, ordenó a un hombre de seguridad el armador en las sombras Carlos Kikuchi, que estaba desde temprano apostado en la zona para ordenar el desembarco. “Yo no hablo con la prensa”, aclaró de entrada cuando Letra P se acercó a consultarlo.

Carlos Kikuchi.jpeg
Carlos Kikuchi este sábado en la peatonal de Paraná.

Carlos Kikuchi este sábado en la peatonal de Paraná.

La única referencia que Milei hizo a la provincia de Entre Ríos fue en su presentación del viernes. “Para mí estar aquí en Entre Ríos es muy especial, para los liberales es muy importante porque la realidad es que Urquiza después de vencer al tirano de (Juan Manuel de) Rosas podría haberse convertido en otro tirano. Si bien durante un tiempo la historia se contó de una manera, sabemos cómo fue la verdadera historia. Nunca perdió Urquiza pero por su grandeza se dedicó a impulsar la constitución de Alberdi. En 1860 se sumó a la provincia de Buenos Aires, luego de eso empezó el proceso liberal que hizo que Argentina en 35 años pasara de ser un país a ser el país más rico del mundo. A toda esa casta maldita que dice que no se puede, acá hay un testimonio de que sí se puede, y lo vamos a volver a lograr”, dijo ante un público que lo vitoreaba.

En la caminata por la peatonal los protagonistas fueron los empujones, los codazos, la imposibilidad de acercarse al líder minarquista sin sufrir pisotones y agarradas por parte de la seguridad. En este escenario se acercaban jóvenes para que les firmen libros de su autoría, tomarse una selfie o simplemente darle un apretón de manos o lograr un abrazo.

En esa marea, recorrer una cuadra tomó alrededor de cincuenta minutos, con momentos en que los seguidores saltaban al grito de “Milei presidente” y otros en los que el precandidato respondía a lo que ya es su grito de guerra: “¡Viva la libertad, carajo!”. También lo usaba la gente que fue a verlo para darse ánimo en la espera o para que el ultraliberal los mirase y lograr así una mejor toma fotográfica para el recuerdo o para la historia de Instagram. Al final de ese camino subió nuevamente a su camioneta y fue trasladado al hotel.

milei 2.jpg

El resto de la alocución no fue distinta a lo que se escucha en otros lugares de la geografía del país, repitiendo el padrenuestro libertario que profesa un Estado mínimo, la guerra a “la casta”, el poder del individuo para mejorar la realidad existente y momentos de insultos a Raúl Alfonsín. “El problema es que las necesidades son infinitas y los recursos son finitos”, dijo en un tramo y agregó: “Suena muy lindo, pero donde hay un derecho hay que pagarlo porque si no conlleva a una inconsistencia”. En este punto explicó: “Si les dijera que es un problema que no tiene solución es mentira, porque se tendría que levantar de la tumba mi papá (en referencia a Adam Smith) y dejarme una zapatería en el traste, porque justamente como economista no puedo ignorar el rol del sistema de precios y la propiedad privada para terminar con ese problema”.

Aquí, como en otros tramos de su discurso, abundó en explicaciones propias de “un gran divulgador”, como se autodefinió: “Esa solución de la mano invisible a los políticos no les gusta, prefieren la garra del Estado. El puño opresor de la política sobre los argentinos de bien. La consecuencia de eso se manifiesta en déficit fiscal. Esa nefasta idea de la justicia social es absolutamente injusta porque parte de un robo e implica un trato desigual frente a la ley, es la base de la decadencia argentina. De los últimos 122 años Argentina tuvo déficit fiscal durante 112 años. La única política de estado que ha existido en Argentina desde el inicio del siglo XX es el déficit fiscal, y nos quieren seguir engañando con que esto se arregla con Estado presente. El estado no es la solución, sino que el estado es el origen de todos nuestros males”.

“Javier es el león. Nosotros somos una yunta de bueyes que vamos a hundir las pezuñas en el barro de la política”. Así presentó Sebastián Etchevehere a Milei.

La exposición, donde no se permitieron preguntas de la prensa, fue en la tarde del viernes en el hotel Mayorazgo de la costanera de Paraná. “Es una figura disruptiva en una sociedad ahogada por nuestro devenir decadente”, lo describió el hermano de Luis Miguel Etchevehere (exministro de Agricultura de Mauricio Macri).

Sobre el final de la presentación, desde el público se escuchó un grito que hacía referencia a los genitales del precandidato a presidente. Etchevehere se enganchó con la ocurrencia: “Cuando lo conocí a Javier le dije: ‘¡Qué huevos que tenés!’”.

Milei mano.jpeg
Mucha seguridad y empujones como parte del show político de Milei y sus seguidores.

Mucha seguridad y empujones como parte del show político de Milei y sus seguidores.

Quien completa "la yunta de bueyes" es Mayda Spiazi, precandidata a vicegobernadora. Se trata de una ousider, ingeniera agrónoma, cuya primera propuesta fue plantear que “lo urgente” es la eliminación de “todas las retenciones al campo”. Como contó Letra P, el liberalismo entrerriano se nutre del ruralismo desencantado con el macrismo para completar sus listas. También lo corrobora el caso del primer candidato a diputado nacional, Beltrán Benedit, director de la Sociedad Rural Argentina distrito Entre Ríos y del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE), en la provincia, que también estuvo en la presentación pero en el lugar del público, igual que otros precandidatos y dirigentes partidarios. Todos mezclados en un espacio repleto de seguidores que colmaron el salón Belvedere en el octavo piso del hotel.

mi paz o la guerra
Los gobernadores escucharon la convocatoria de Javier Milei. En primera fila, Axel Kicillof, Raúl Jalil y Martín Llayora. (NA). 

También te puede interesar