ver más
transición 2023

Asumió Juan Pablo Poletti: gestión "austera y eficiente", cita al Papa y brevísimo discurso

Acompañado de Pullaro, el intendente capitalino juró en el Concejo. Las tres escuelas que guiarán su rumbo, promesa de cercanía y sin quejas por la herencia.

En menos de 15 minutos, el cirujano Juan Pablo Poletti liquidó su discurso de asunción como intendente ante el Concejo de Santa Fe. La forma y los tiempos de su alocución estuvieron ligados al contenido: prometió, más de una vez, territorialidad, cercanía con la gente: “haremos una gestión austera, eficiente y honesta, de escucha y fundamentalmente, trataremos que las respuestas al vecino sean rápidas”.

El exdirector del hospital Cullen, el nosocomio público más grande del centro norte de la provincia, arrasó en las urnas el 11 de septiembre y se convirtió en el intendente más votado de la historia de la ciudad, con 128.960 marcas en la boleta única. Llegó con un acuerdo del radicalismo universitario, de la línea del exintendente Mario Barletta y el PRO. Compitió dentro del frente Unidos para Cambiar Santa Fe, con el apoyo de la senadora Carolina Losada, pero, tras la interna que ganó Maximiliano Pullaro, logró buena sintonía con el gobernador electo. Hoy en el recinto estaban todos y todas.

IMG_0007.jpg

La previa. Antes del traspaso de mando entre los intendentes, hubo fotos con la dupla para la gobernación.

Pullaro se sentó a su lado en el estrado, del otro costado estaba Adriana Molina, la presidenta del Concejo, mientras que desde la primera fila Losada siguió el discurso. También estuvo la vicegobernadora electa Gisela Scaglia, la presidenta de la Cámara de Diputados y Diputadas, Clara García, el diputado y exintendente José Corral, el senador departamental del socialismo Paco Garibaldi y más referentes de Unidos.

Después de la jura y antes del inicio del discurso, el intendente saliente Emilio Jatón le hizo entrega de un presente y luego se sentó en la primera fila para escuchar a su sucesor. Sin nombrarlo, Poletti le adelantó que no habrá reclamos: “No miraremos el día de ayer ni echaremos culpas. Tampoco pondremos excusas. Lo daremos todo para dar respuestas, estando al lado del vecino, escuchando, dando la cara, tomando nota de las demandas y haciendo lo posible para solucionar problemas”, aseguró.

A pesar de ser una outsider, Poletti no reniega de la política. Citó al Papa Francisco y dijo que “para hacer posible la amistad social hace falta la mejor política puesta al servicio del verdadero bien común”. Dijo que “las buenas prácticas”, son la consigna para su gabinete, y esa frase marcó el primer aplauso. En el mismo tono, marcó las tres “escuelas” que lo guían: su familia; el deporte: “donde aprendí que el individualismo no sirve y lleva al fracaso”; y la medicina “donde realmente aprendí a ser un servidor público”. Y cerró el párrafo con una frase de René Favaloro: “La integridad ética y moral es algo que también se aprende y se mama trabajando en equipo y respetando valores.”

Y reforzó, varias veces, el concepto de trabajo en equipo. Convocó a todos y todas, no solo a su gabinete, sino también al Concejo, donde tendrá mayoría, y a los gremios. Entre las bancas, lo escuchaba Juan Medina, el secretario general del sindicato Asoem que nuclea a los trabajadores municipales capitalinos. Ahí mismo, el intendente advirtió que la suya será una gestión austera: “Asumimos en una situación económica difícil, en un contexto de incertidumbre, con un escenario hídrico amenazante y complicado. Con una sociedad que espera respuestas efectivas, urgentes y creíbles”. Ya para el último tramo del discurso jugó con la campana y se guardó un golpe de efecto para el final: "los problemas de la ciudad son hoy la enfermedad que hay que atender", dijo el cirujano y remató: “Por eso un día llegó el doctor”. Y estallaron los aplausos.

También te puede interesar
Temas

Las Más Leídas

Más Sobre Santa Fe