bergoglioespecial.jpg
UNA DÉCADA EN EL VATICANO

Marchas y contramarchas de un papa de transición que quiere quedarse

El periodista especializado José María Poirier, director de la revista Criterio, desarma la figura de Jorge Bergoglio y analiza su futuro.

El historiador y biógrafo inglés Austen Ivereigh, profundo conocedor de nuestro país y de la figura del papa Francisco, tituló su libro sobre Jorge Bergoglio El gran reformador. Los reformistas, a diferencia de los revolucionarios, rescatan todo lo que pueden de la tradición y tratan de ser cautos en sus cambios. Por lo general son realistas y prudentes. Bergoglio es un hombre de probado realismo y de singular olfato político, pero que sea prudente no está claro.

El papa Francisco, sobre cuya austeridad no caben dudas, tiende a tomar medidas en soledad, sin mayores consultas y más atento a sus intuiciones que al análisis de las cuestiones. Esta puede ser la razón de sus marchas y contramarchas. Hombre extraordinariamente memorioso, como buen cristiano estará llamado a perdonar, pero el perdón no requiere el olvido. Su conocimiento de las personas, los nombres y los detalles es proverbial.

Vayamos por partes: todo balance exige enumerar los logros alcanzados y marcar las falencias. Todo balance, por otra parte, es un juego arriesgado donde pueden cometerse más errores que aciertos. Además, convengamos que la naturaleza de una sociedad como la Iglesia y de una figura como el papa no es de fácil comprensión, sobre todos para los ajenos a la materia, porque se entremezclan apreciaciones específicamente religiosas y otras de carácter institucional o político.

El papa Francisco, sobre cuya austeridad no caben dudas, tiende a tomar medidas en soledad, sin mayores consultas, y más atento a sus intuiciones que al análisis de las cuestiones. Esta puede ser la razón de sus marchas y contramarchas.

Francisco sabe dialogar con las personas comunes, con el pueblo. Demuestra empatía y, como pontífice, regala las sonrisas que le eran tan escasas en Buenos Aires.

Su mayor interés no son los principios ni los dogmas, sino la visión pastoral, el acercamiento a la sociedad real, a los problemas y las aspiraciones de la gente. Descree de la Curia romana, de muchos prelados y de las burocracias clericales. En la medida de sus posibilidades, ha integrado a laicos y mujeres en cargos de responsabilidad en el gobierno central. Probablemente querría otra visión de la familia, de la vida sexual, de las costumbres. Por eso, cree que la vida está más en las periferias que en el centro, en las calles que en las parroquias, en las personas que en las instituciones, en escuchar y conversar antes que dictar clases y pronunciar sermones, aunque hay que admitir que desde que ocupa el trono vaticano habla mucho más que antes y de todos los temas, a veces, con dudosa competencia y lenguaje coloquial; otras, con falta de un asesoramiento profundo para hacer un aporte certero en asuntos que no ha seguido de cerca.

Francisco1.jpg
El papa rodeado de cardenales en el Vaticano

El papa rodeado de cardenales en el Vaticano

Francisco es un papa que está concluyendo una etapa particular de la vida de la Iglesia. La sociedad ha cambiado mucho en los últimos años, los problemas son intensos y la presencia de la institución que preside ha mermado con respecto a tiempos pretéritos.

Juega en su contra el desinterés por la cultura y la academia (las artes y las letras, la filosofía y las ciencias sociales, los cambios tecnológicos); la falta de tacto para tratar con intelectuales ajenos a la Iglesia y una visión política muchas veces limitada a nuestra región.

Su manejo del asunto de la invasión rusa a Ucrania, al menos lo que ha trascendido, nos deja perplejos. Tampoco parece lucirse en éxitos políticos o en la conquista de nuevos públicos, si es que esto es posible desde una institución que, para el ciudadano común, es jerárquica y centralista.

En cierto sentido, Bergoglio es un hábil conservador, todavía deudor de su juventud afín al nacionalismo y sus reivindicaciones. Lo que tiene a su favor con respecto a muchos de sus compañeros de misión es que conoce la calle, no se escandaliza con las debilidades humanas, pregunta poco y presta un oído respetuoso.

Quizá al principio imaginábamos un pontificado diferente en ciertos aspectos, más claro y menos complicado para interpretar, más profundo y menos efectista, menos político y más sacerdotal, más atento al futuro que al presente, más preciso y menos incierto en algunas de sus manifestaciones. Quizá al principio imaginábamos un pontificado diferente en ciertos aspectos, más claro y menos complicado para interpretar, más profundo y menos efectista, menos político y más sacerdotal, más atento al futuro que al presente, más preciso y menos incierto en algunas de sus manifestaciones.

El citado Ivereigh me confirmaba su impresión de que, para entender a Bergoglio, hay que conocer América latina y a los jesuitas. Y si de los jesuitas hablamos, he tenido oportunidad de escuchar a muchos que lo apoyan y a otros que no. Decididamente, los jesuitas son difíciles de entender.

En una reciente entrevista, el reconocido vaticanista Marco Politi -escribía en La Repubblica y hoy es editorialista de Fatto Quotidiano-, agnóstico, viajado y culto, señalaba que el próximo Sínodo –la gran asamblea de los obispos del mundo convocada por el papa Francisco para el mes de octubre– será un importante punto de inflexión de su pontificado: “Mostrará el equilibrio de poder entre los representantes eclesiásticos conservadores y los reformistas y también veremos cómo se comporta el centro temeroso”.

Como en otras oportunidades, este periodista italiano da en la tecla: los frentes que más desafían al papa Francisco dentro de la Iglesia son los dos extremos, tanto los ultraconservadores (el panorama religioso de los Estados Unidos es un claro ejemplo) y los más notorios progresistas (la Iglesia alemana, decidida a promover cambios audaces como la abolición del celibato, la ordenación de mujeres y la bendición de parejas del mismo sexo, entre otros). De alguna manera, parecería que Bergoglio debe saldar cuentas por sus ambigüedades y contramarchas, tanto en la vida eclesial como en las relaciones internacionales. También en temas tan susceptibles para la jerarquía como el lugar de la mujer en la Iglesia o cómo acabar con el horror de los abusos de menores por parte del clero, además de dar mayor transparencia a las finanzas vaticanas.

En Roma algunos querrían acelerar un nuevo cónclave para elegir al sucesor de Francisco, quien ya lleva diez años en su “pontificado de transición”, más largo de lo que se suponía al comienzo; pero él está convencido de que debe seguir conduciendo la barca de Pedro hasta ver más despejado el futuro. En Roma algunos querrían acelerar un nuevo cónclave para elegir al sucesor de Francisco, quien ya lleva diez años en su “pontificado de transición”, más largo de lo que se suponía al comienzo; pero él está convencido de que debe seguir conduciendo la barca de Pedro hasta ver más despejado el futuro.

Politi estima que, en los próximos años, Francisco intentará que el conflicto interno de la Iglesia no se extienda, probablemente se moverá con cautela y verá si tiene mayoría en la Iglesia para otras reformas. Y remata: “El papa ya no es un autócrata que puede decidirlo todo. Ese momento hace tiempo que pasó”.

Temas
Jorge Bergoglio con Ahmad Al-Tayyeb, gran imam de Al Azhar. 
Javier Milei y Jorge García Cuerva

Notas Relacionadas