29|1|2023

El represor que pasó por La Sorbona e intentó burlar a la justicia argentina

04 de septiembre de 2022

04 de septiembre de 2022

Integró la patota de la ESMA y se recicló en París. Fue extraditado y ahora será juzgado por un caso. Está sospechado de más de 500 delitos de lesa humanidad.

Pasaron 46 años y Mónica Dittmar no puede borrar la escena de su memoria. “Yo temblaba helada del miedo. Salió de la pieza y me entregó una tarjeta. ‘Tomá, esta es mi credencial’, me dijo sobre el operativo y antes de llevárselo me entregó el reloj de Hernán ‘para que después no digan que nos llevamos cosas’”, recuerda. Hernán es Hernán Abriata, el esposo de Mónica, y el que le entregó su credencial de subinspector de la Policía Federal es Mario Alfredo “Churrasco” Sandoval, quien lo secuestró aquella noche del 30 de octubre de 1976.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El agente de inteligencia, que alardeaba dando su nombre en los operativos de los grupos de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura cívico militar, pasó desapercibido durante décadas. En París se recicló y fue profesor de Seguridad Militar en un instituto universitario dependiente de La Sorbona, hasta que fue descubierto. Intentó impedirlo, pero hace tres años fue extraditado y en dos semanas comenzará a ser juzgado por el Tribunal Oral Federal número 5 (TOC5) por un caso: el secuestro y desaparición de Abriata. Está sospechado de haber perpetrado más de 500 delitos de lesa humanidad.

 

El “carnicero” de la dictadura, como también se lo conoce, cumplió 69 años el miércoles y, pese a que pidió la domiciliaria por edad, por dolencias leves y por la pandemia de coronavirus, desde el 16 de diciembre de 2019 -cuando fue depositado en el aeropuerto internacional de Ezeiza- espera el juicio en prisión. Fue sin escalas, desde el exclusivo barrio Nogent-sur-Marne, en las afueras del centro de la capital francesa donde vivió más de 30 años, hasta la Unidad penal vip de Campo de Mayo.

 

El juicio contra Sandoval por delitos de lesa humanidad comenzará a las 9.30 del 14 de septiembre en los tribunales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, donde sobrevivientes del centro clandestino de detención, tortura y exterminio que la Armada montó en el Casino de Oficiales de la ESMA contarán las conversaciones que tuvieron con Abriata cuando estuvieron encerrados en Capuchita, uno de los sectores de cautiverio. Entre quienes declararán figuran Carlos Loza y Oscar Repossi. También figuran como testigos Mónica Dittmar, su hermana de nombre Claudia -otra que reconoció a Sandoval durante el operativo que dirigió el policía retirado- y su cuñada Juliana Abriata.

 

“Churrasco” fue efectivo policial desde muy joven. Según figura en su legajo -al que Letra P tuvo acceso-, tenía apenas 18 años cuando en julio de 1971 ingresó a la Escuela de Cadetes de la Federal. Pasó por diversas comisarías –la tercera, la onceava– hasta recalar en enero de 1975 en la Superintendencia de Seguridad Federal (SSF). Su destino fue el Departamento de Asuntos Políticos de lo que siempre se conoció como Coordinación Federal y que, desde su creación a mediados de los sesenta, funcionaba en el edificio de Moreno 1417. 

 

El legajo del "carnicero" Sandoval

Sandoval recibió la credencial número 345. Fue la que le mostró a Carlos Abriata, padre de Hernán, y a Mónica la noche que se llevó al joven estudiante de su departamento. De su legajo hay pocos elementos que revelen su actividad, que aparece registrada como “funciones específicas en diversas dependencias de la SSF” o “directivas reservadas al Departamento de Asuntos Políticas”; a excepción de un reconocimiento, que recibió el 17 de noviembre de 1976 “por procedimientos antisubversivos en Sección Depto Astos Pol” (léase Departamento de Asuntos Políticos).

 

En septiembre de 1979, Sandoval es trasladado a una delegación de la Policía Federal en Resistencia, Chaco. Entonces, recibe dos sanciones por incumplir órdenes “reservadas”; castigos que discute con recursos presentados a la propia fuerza y que no son tenidos en cuenta. Hasta 1980 se toma diversas licencias por depresión y dolencias de espalda. En 1983 recibe el pase a retiro obligado. Sin embargo, un año después, Antonio Tróccoli, ministro del Interior durante el gobierno de Raúl Alfonsín, lo asciende a inspector. En 1986, informa que se tomará “10 años en el extranjero” para perfeccionar sus estudios superiores en Ciencias Políticas. En 2001, el entonces jefe de la Federal Rubén Santos lo designa asesor ad honorem en políticas de seguridad a nivel nacional e internacional.

 

Paso previo por Estados Unidos, Sandoval hizo base en París, Francia, en 1987, donde comenzó a hacerse un lugar entre la comunidad vinculada a la Seguridad y la Inteligencia. Allí recaló hasta las más altas esferas académicas a fuerza de currículum vitae con referencias, títulos y reconocimientos que resultaron falsos. En 1997, consiguió la ciudadanía francesa. Fue conferencista “experto” en actividades de seguridad militar, profesor del Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL), que depende de la Universidad de La Sorbona; participó de reuniones con paramilitares colombianos e incluso llegó a ser asesor del expresidente francés Nicolás Sarkozy. En 2008, un artículo de la periodista Nora Veiras en Página|12 reveló el periplo del represor y comenzó una larga batalla legal hasta extraditarlo.