30|11|2022

Neumáticos, la figurita difícil del álbum de soluciones de Massa

26 de septiembre de 2022

26 de septiembre de 2022

Fuera de la agenda controlada, el conflicto gremial generó crisis en la producción y el ministro sondea alternativas. Más importaciones o cubiertas incautadas.

La escalada de las últimas horas del conflicto gremial entre el Sindicato Único de Trabajadores del Neumáticos (SUTNA) y las empresas del sector, se convirtió en el primer evento que tomó por sorpresa al ministro de Economía, Sergio Massa, al punto de carecer de alguna resolución a mano, como exhibió frente a la escasez de las figuritas del Mundial, la novela por la liquidación agraria o el inminente operativo clamor sectorial por el dólar Qatar. Mientras puso a funcionarios de su área a explorar alternativas que permitan mostrar enseguida signos de continuidad de la actividad productiva y de la cadena de abastecimiento del sector automotriz, la radicalización del reclamo dejó sin respuestas certeras al jefe del Palacio de Hacienda.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Fuentes cercanas al titular de Hacienda confiaron a Letra P que exploran salidas heterodoxas, como la la posibilidad de destinar a la paralizada cadena de producción los neumáticos que la Aduana confiscó durante los últimos tres meses, cuando querían ingresar de manera ilegal al país. El objetivo es evitar que se profundice la crisis de abastecimiento en el sector automotriz, que comenzó a mostrar conflictos en la entrega de vehículos cero kilómetro, que se sumaron a los faltantes de materia prima que venían afrontando por las restricciones a las importaciones de insumos para la producción ante la falta de divisas internacionales.

 

En el equipo de Massa ronda la idea de sumar incautaciones por operaciones ilegales, sumadas a las que intentan ingresar de manera formal, pero a través de la lluvia de cautelares que dictaminan en favor de los pedidos de importación a través del sistema SIMI que el jefe del Palacio de Hacienda denunció de manera pública. "Hoy hay neumáticos retenidos por la Aduana por subfacturación. Lo que se está evaluando es si les sirven a las terminales para no parar la producción", admitió una fuente consultada por este medio.

 

Según el último informe de la Aduana, desde julio se han secuestrado 4.557 neumáticos, por un valor de aproximadamente 320 millones de pesos, que intentaron entrar al país de forma ilegal. Lo cierto es que el nivel de abastecimiento surgido de los controles aduaneros tendría bajo impacto en la cadena productiva, según confiaron fuentes empresarias consultadas por Letra P.  De esta manera, este plan de emergencia tendría pocos efectos y revelaría el primer conflicto que deja sin reflejos al team Massa, que hasta el momento supo anticiparse a los conflictos en puerta para asistir a los sectores con resoluciones acordadas de antemano.

 

Desde la Unión Industrial Argentina (UIA) se activaron todas las alarmas. El problema es el impacto en toda la cadena de producción, ya no sólo en las terminales automotrices. "No podemos permitir, como país y ante la situación económica y social que nos encontramos atravesando, que se pierdan puestos de trabajo, se corte la cadena de suministro o se desabastezca un mercado. El acoso y la violencia en el trabajo es un comportamiento que no debe vulnerar ninguna de las partes, incluyendo a los trabajadores y a sus representantes gremiales", alertó la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), después de reunirse con el ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa.

 

La espiralización del conflicto del SUTNA con las empresas Pirelli, Bridgestone y FATE complicó al máximo las operaciones en la Argentina, aunque no tomó por sorpresa a las empresas afectadas. No todas las terminales radicadas en el país sienten el impacto, porque algunas trabajan con proveedores del exterior. No sería una solución barata para las firmas que dependen de la producción nacional. "Es un conflicto que viene escalando hace tres meses, por lo que hay alternativas, pero son costosas y afectan a los precios finales", confió una fuente automotriz.

 

Alguna de las empresas tienen un stock para las próximas dos semanas hasta que la producción en las terminales se paralice por falta de neumáticos. De hecho, algunas compañías realizaron importaciones en el marco del conflicto, una modalidad que podría expandirse si no se destraba las negociaciones. "Es una alternativa muy costosa, pero se podría activar en los próximos días, como ya sucedió en otro momento, con importaciones desde Brasil", confió a Letra P una fuente de una de las automotrices más importantes del país.

 

Las terminales afectadas por este conflicto son Ford, Nissan, Renault, Toyota y Stellantis (que comercializa Fiat, Peugeot, Citroën, entre otras marcas), lo que pone en duda no sólo los precios del mercado interno, sino también las exportaciones, que en términos de producción de pick-ups, por citar un ejemplo, había beneficiado a la balanza comercial. Ahora las empresas esperan por el aval de Massa a las alternativas que manejan para el modelo de negocios.