16|11|2022

Cristina pidió ser querellante en la causa que investiga el atentado

13 de septiembre de 2022

13 de septiembre de 2022

La vicepresidenta presentó un escrito ante la jueza Capuchetti. Además, adelantó que se constituirá "como actora civil".

A través de un escrito judicial, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió este martes ser querellante de la causa judicial que investiga el intento de asesinato que sufrió en la puerta de su casa, que está a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Bajo la representación de sus abogados, José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, la titular del Senado exigió que la Justicia le dé “acceso urgente” al expediente judicial a su defensa y adelantó que ejercerá sus derechos correspondientes “como acusadora privada” sobre las personas que ya están detenidas, Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y una de sus amigas y sobre “toda otra persona cuya responsabilidad surja de la investigación” en el futuro.

 

Además, la vicepresidenta confirmó que, “cuando lo considere oportuno”, se constituirá “como actora civil” bajo el patrocinio del abogado Gregorio Dalbón.  

 

Este martes, antes de la presentación del escrito de la vicepresidenta, la jueza Capuchetti ordenó la detención de una amiga de Brenda Uliarte, que se convirtió en la tercera persona apresada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). La misma, cuyo nombre no trascendió de manera oficial porque hay secreto de sumario en la causa, fue descubierta luego de las pericias del celular de Uliarte, donde la magistrada determinó que conocía los planes de la pareja para acabar con la vida de la expresidenta y que intentó ayudar a la joven de 23 años para no ser detenida.

 

Con este escenario, la Justicia busca determinar otras posibles conexiones en el intento de magnicidio por fuera de la pareja que vivía en San Miguel. Para ello todavía analiza los teléfonos celulares de las personas involucradas, las comunicaciones con el grupo de amigos con los que vendían algodones de azúcar, conocido como “la banda de los copitos”, y realiza nuevas pericias.