PROYECCIÓN ‘23

El tridente de Lousteau para atacar los principales distritos del país

Con Tetaz, De Loredo y Pullaro, Evolución compite en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Internas con sus socios en JxC y estrategias en cada provincia.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En su primer plenario nacional realizado en mayo en Santa Fe, Evolución focalizó en la arenga de gestar “un nuevo radicalismo” frente a un partido que “en muchos lados está cómodo siendo oposición”. Críticas aparte hacia la siempre (in)tensa interna boinablanca, el armado liderado por el senador Martín Lousteau apunta a cumplir con esa proclama en las tres jurisdicciones más populosas del país, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En efecto, además del objetivo porteño del exministro de Economía, gana impulso la construcción de las candidaturas a gobernador de Martín Tetaz, Rodrigo de Loredo y Maximiliano Pullaro.

 

Electo diputado nacional por la Ciudad, Tetaz empezó a cruzar la General Paz con la instrucción de su tocayo de testear el terreno bonaerense carente de figuras radicales taquilleras que confronten con su socio PRO, que ya puso en cancha un abanico de postulaciones en el que sobresalen las de Diego Santilli y Cristian Ritondo, representantes de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, respectivamente.

 

El mediático economista ingresó a la madre de todas las batallas con un plenario provincial de iniciación en el que el propio Lousteau bramó promesas de “candidatos de la puta madre” en Buenos Aires para 2023.

 

Constante, el peregrinaje de Tetaz completó todas las secciones electorales de la provincia antes del primer semestre de 2022. Acompañado en el interior por la diputada nacional Danya Tavela y en el conurbano por el diputado provincial Pablo Domenichini (referencias bonaerenses de Evolución), el economista nacido en La Plata va en línea con el resto de las ramas de la interna bonaerense de la UCR y aún no admite formalmente sus aspiraciones: “La gente de mi espacio se entusiasma con que compita, pero eso se verá más adelante”, dijo a Letra P. No es el único que suena en el árbol radical: en otras ramas internas aparecen Gustavo Posse y el jefe del partido en Buenos Aires, Maximiliano Abad.

 

Con chapa de referente, ya en julio, Tetaz encabezó un encuentro provincial del espacio en Pilar, sin desacelerar su hoja de ruta, que lo tendrá culminando esta semana en Pehuajó, uno de los bastiones kirchneristas del interior. Ese andar del economista es apuntalado por perspectivas concretas de acceder a intendencias por parte de Evolución en algunos distritos donde ya obtuvo triunfos en las últimas legislativas, como en 9 de Julio, Azul y Baradero. En septiembre, el espacio tendrá un nuevo plenario bonaerense para comenzar a delinear los próximos objetivos y jugadas, tanto de cara a la interna partidaria en esta jurisdicción como a 2023. Allí pueden darse definiciones en torno a la figura de Tetaz.

 

Al momento, el mapa radical bonaerense parece encaminarse hacia la unidad entre los sectores que confrontaron en marzo de 2021. A priori, la idea es no gastar energías antes de las PASO en las que enfrentará al PRO, aunque, en la disputa por la gobernación, aún es incierta la jugada de la UCR; está abierta la opción de rubricar una fórmula mixta entre los socios mayoritarios de Juntos.

 

En Santa Fe, el diputado provincial Pullaro juega un pleno por la Casa Gris mientras moldea un perfil propositivo en clave de campaña bajo el paraguas de la denominada “Agenda Abierta”, serie de encuentros donde mecha propuestas para 2023 con críticas al Ejecutivo que comanda Omar Perotti. Al igual que su jefe nacional, Pullaro puso en primera plana el triunfo aplastante del radical Gonzalo Braidot (con más del 72% de los votos) en Avellaneda, para fogonear una irradiación hacia el resto de la provincia de lo sucedido en los pagos de Vicentin.

 

Decidido a eludir “las confrontaciones innecesarias en el no peronismo” -como subrayó días atrás a Letra P-, Pullaro tiende puentes con diversas figuras amarillas de corte nacional, desde Mauricio Macri hasta Rogelio Frigerio. En la arena provincial, hizo lo propio con referencias PRO como Miguel Del Sel, Federico Angelini o Gisela Scaglia, vice del partido en esa provincia que, en julio pasado, fue taxativa durante una charla con este medio: “Me gusta Maxi Pullaro a gobernador”. La incorporación de esta figura amarilla del centro-norte santafesino surge como parte del acuerdo entre Pullaro y el diputado nacional Gabriel Chumpitaz (halcón PRO alineado a Patricia Bullrich), cristalizado en las últimas legislativas.

 

A la par, pregona un acuerdo amplio en el espectro no peronista que podría comenzar a moldearse en septiembre con el lanzamiento del frente de frentes, una arquitectura electoral con el grueso de los espacios opositores al perottismo y en donde confluirían las expresiones de JxC (con la UCR como abanderada y el PRO de Angelini más reticente) junto con socialistas y CREO, la fuerza comandada por el intendente de Rosario amigo de Facundo Manes, Pablo Javkin. Ese será un tema a tratar en la mesa provincial de JxC.

 

Mientras Pullaro acelera, es incierto el movimiento que hará la ganadora de la última legislativa y quien venció al dirigente de Evolución por escaso margen en las PASO, la experiodista Carolina Losada, radical de perfil outsider que suena para integrar fórmulas nacionales, aunque en su entorno no la tachan para la compulsa provincial. Como recientes fichajes, Pullaro sumó a la concejala Adriana Molina, del ala del exintendente santafesino José Corral y anotada para disputarle la capital provincial a Emilio Jatón. Así, se evidencian los lazos que estrechan el exministro de Seguridad de Miguel Lifschitz y el otrora titular de la UCR nacional.

 

En Córdoba, el jefe del bloque Evolución en la Cámara baja nacional, De Loredo, ya está sumergido en su objetivo de acceder al Panal. En diciembre pasado, los argumentos del armado de Lousteau para abrirse de la bancada de la UCR comandada por (el también cordobés) Mario Negri pivoteaban entre las arengas de “renovación” y de darle lugar a “nuevas vocerías” legislativas, mediante las cuales se posicionen figuras del espacio con pretensiones a cargos ejecutivos. El caso De Loredo es uno de ellos. Siempre con el asterisco de no minar la convivencia interna de JxC en la provincia mediterránea, el diputado nacional acelera en su construcción.

 

“Queremos que Rodrigo sea el candidato”, dijo a este medio Marcos Ferrer(Río Tercero), una de las espadas intendentistas del diputado de Evolución. En otro rincón del cambiemismo cordobés, juega Luis Juez, quien avisó que será candidato a como dé lugar: “Eso no está en debate. Si puede ser en JxC, bárbaro”, advirtió a Letra P. Como fuere, se dice receptivo a una interna con De Loredo, quien se muestra proactivo recorriendo diversas localidades del interior cordobés bajo el lema “Córdoba Productiva”. 

 

No obstante, la punta cordobesa del tridente de Evolución tiene doble filo: De Loredo puja en la carrera provincial, pero sabe que lidera las encuestas para competir en la ciudad de Córdoba. Si toma ese camino, como le pide buena parte de JxC, podría convertirse en intendente capitalino. El mismo objetivo que se propone el porteño Lousteau.

 

La ve desde lejos: Javier Milei no tendrá candidatos en Río Cuarto. 
Luciano di Nápoli, intendente de la capital de La Pampa, junto a Carmina Besga: compañeros en la política y en la vida. 

También te puede interesar