18|6|2022

Magistratura: el prescindente Fernández, el waiver del Congreso y un rumor-bomba

18 de abril de 2022

18 de abril de 2022

Apenas un guiño presidencial en un reclamo genérico al Poder Judicial. Café de Massa con un constitucionalista. Sueño K de juicio político a Rosatti. 

"Desde el Ejecutivo... ¿qué más podemos hacer?". La  frase pronunciada en un importante despacho de la Casa Rosada sintetiza cómo Alberto Fernández, hasta ahora, evitó subirse al ring en el conflicto entre el cristinismo y la Corte Suprema por la novela del Consejo de la Magistratura. Solapadamente, una frase de ocasión, el Presidente aprovechó la bilateral con el ecuatoriano Guillermo Lasso para reiterar uno de sus ya clásicos reproches al Poder Judicial en general: habló de la necesidad de "una Justicia verdaderamente republicana, independiente de todos los poderes fácticos", y de "convivir bajo los supremos ideales de la vigencia de los derechos humanos”. 

 

En la vereda de enfrente, como parte de su agenda desde que estaba en el llano y denunciaba el lawfare, Cristina Fernández de Kirchner encabezó la avanzada, mientras su tropa en el Congreso se ilusiona con un pedido de juicio político al cortesano Horacio Rosatti, que este lunes asumió al frente del organismo que, entre otras cosas, designa y remueve jueces. Por ahora no lo dicen abiertamente, pero la bomba está siendo rumoreada entre el kirchnerismo. Bajo la mirada ejecutiva, desde el Parlamento se está organizando la resistencia: oficialmente, la postura es reclamarle al máximo tribunal 90 días para darle tiempo a la Cámara de Diputados a debatir la reforma que aprobó el Senado. 

 

"Así como la Corte Suprema tuvo 1.577 días para estudiar el expediente sobre la constitucionalidad de la conformación del Consejo de la Magistratura (prevista por la Ley 26.080), es de absoluto sentido común que podamos contar con un plazo razonable para poder legislar sobre una nueva conformación", redactaron en un comunicado firmado por el bloque del Frente de Todos de la Cámara baja, liderado por Germán Martínez. El santafesino fue de los primeros en abrir el paraguas por la falta de tiempo para salir del laberinto jurídico.  

 

Entre las salvedades están funcionarios relacionados con la vicepresidenta, comenzando por el ministro de Justicia, Martín Soria. "Rosatti pretende asumir el Consejo de la Magistratura: sí, el mismo que (Mauricio) Macri designó a dedo; que se autovotó para presidir la Corte y que dictó el fallo que lo puso a la cabeza del órgano que designa y remueve jueces", escribió en Twitter horas antes de la entronización del magistrado, en sintonía con el mensaje publicado el día anterior, en la misma red social, por CFK. 

 

Su segundo, el aún más cristinista Juan Martín Mena, fue un paso más allá: el secretario calificó la asunción de Rosatti como un "asalto a las instituciones". El verbo se puso de moda en el entorno de la vicepresidenta, ya que el senador Oscar Parrilli acusó al titular de la Corte de estar "asaltando el Consejo de la Magistratura al estilo Rambo". 

 

Mientras en el despacho de la presidencia del Senado se llaman a silencio, del otro lado de Pasos Perdidos comunican sus pasos. Sergio Massa invitó a un café al constitucionalista Andrés Gil Domínguez por un artículo de opinión que el jurista escribió en febrero en Infobae, anticipando con críticas el escenario que terminó ocurriendo de Rosatti al frente del Consejo. "No parece ser compatible con el mandato constitucional que procura la eficacia funcional en la prestación del servicio de justicia, permitir que quien preside y administra la Corte Suprema de Justicia, a la vez, también presida el Consejo de la Magistratura y administre el Poder Judicial", escribió el abogado meses atrás. 

 

En lo formal, el titular de Diputados planeaba constituir la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento "para tratar el tema", anticiparon en su oficina. También agendaban una pronta reunión con los jefes parlamentarios opositores. 

 

Desde Juntos por el Cambio, el diputado Cristian Ritondo (PRO) afirmó: "Frente al intento del kirchnerismo por detener la designación de miembros del Congreso en el Consejo de la Magistratura, presentamos un recurso extraordinario a la Justicia para que se cumpla con el fallo de la Corte y se respete la Constitución Nacional". 

 

Integrantes de JxC brindarán el martes al mediodía una conferencia de prensa para "exigir ante la opinión pública", anticiparon, que Cristina Kirchner y Massa firmen las resoluciones para designar en el Consejo a la diputada Roxana Reyes (UCR) y al senador Luis Juez (PRO). 

 

Eso terminó ocurriendo, con Rosatti al frente ya del Consejo de la Magistratura. El lunes por la tarde, la Corte anuló el fallo del juez federal de Paraná Daniel Alonso, que le había prohibido al Congreso designar a un senador y a un diputado como consejeros, lo que favorecía la estrategia de dilación de Cristina Kirchner.