24|7|2022

Arde el poroteo del acuerdo por duras internas en las dos coaliciones

04 de marzo de 2022

04 de marzo de 2022

El PRO contrasta con la UCR y la CC y se muestra más inclinado por el rechazo. En el FdT se acelera la caza de votos ante la rebelión camporista.

“Somos una oposición responsable, pero no suicida”, advirtió este viernes el diputado macrista Cristian Ritondo. El titular del bloque del PRO en la Cámara de Diputados calificó como "un mal acuerdo" y "una bomba de tiempo" al pacto del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional como una forma de anticipar su voto en contra. Así llegó la letra chica del acuerdo a la Cámara baja, con una oposición tan tironeada internamente como el Frente de Todos, que se reunirá este domingo para tratar de ordenar sus posiciones en vísperas del tratamiento del texto en las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, hasta llegar con un dictamen al recinto antes de que concluya la semana. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Este jueves, cuando el Gobierno confirmó que había firmado el acuerdo con el FMI, la organización La Campora difundió un video que rememora un discurso del expresidente Néstor Kirchner en el que critica al FMI. "Ha actuado como promotor y vehículo de políticas que provocaron pobreza y dolor en el pueblo argentino", se puede escuchar en los dos minutos del fragmento discursivo, reproducido para plasmar la resistencia que despierta el acuerdo en ese sector del kirchnerismo. El pronunciamiento anticipa el primer contorno interno que tendrán los 118 votos que tiene el bloque del Frente de Todos, presidido por Germán Martínez

 

El santafesino hace un mes que reemplaza a Máximo Kirchner en la jefatura del bloque y busca reunir la mayor cantidad de votos a favor de la voluntad del Gobierno, aunque sabe que hay al menos 30 bancas que responden a La Cámpora de las que posiblemente salgan abstenciones o, incluso, rechazos a la iniciativa. En el oficialismo destacan que el hijo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner no busca sumar adherentes a la posición que lo llevó a renunciar a la jefatura del espacio el 1 de febrero. 

 

La esperanza de Martínez es que las voces más críticas presten cuórum. Todas las fuentes del oficialismo consultadas por este portal aseguran que el FdT habilitará el debate con sus 118 escaños. La incógnita está en la treintena de voluntades que se referencian en Kirchner, en el Frente Patria Grande y en la Corriente Clasista y Combativa. Los integrantes del espacio sindical dentro del FdT, donde conviven referentes de la CGT y de la CTA, buscarán tener una posición común. La CGT ya pronunció su respaldo a la negociación, pero resta saber la postura de la Corriente Federal de los Trabajadores, un sector confederal interno liderado por Sergio Palazzo, secretario general de la Asociación Bancaria. Lo mismo sucede con la CTA, que tampoco ha hecho un planteo claro, aunque uno de sus dirigentes, el diputado Hugo Yasky, ya anticipó sus dudas sobre el impacto del endeudamiento. 

 

Martínez está al frente de la busqueda de votos. "Es una tarea bajo mi responsabilidad. Estamos ante un acuerdo que le ofrece a la Argentina una ventana de cuatro años y medio para recuperarse y empezar a reducir desigualdades generadas en el gobierno de Mauricio Macri. Ese tiempo es clave para que podamos seguir adelante. Voy a trabajar para conseguir la mayor cantidad de votos posible y contar con la mayor cantidad de votos convergentes", dijo este viernes, cuando ya había ingresado la Carta de Intención con el FMI a la Mesa de Entradas de la Cámara de Diputados. 

 

Sobre las diferencias internas de su bloque, asumió las dificultades. "Tenemos representantes de los movimientos sociales y del movimiento obrero. Tenemos representaciones de todas las provincias. Conjugar todo eso en una sola posición se hace difícil", cintureó Martínez y puso a prueba el discurso que utilizará para seguir alambrando votos propios. "Cuanto más veo el rechazo que hace Macri del acuerdo que ponemos a disposición del Congreso, más convencido estoy de que hay que aprobar esta refinanciación propuesta por Fernández. Mientras más duro sea Macri, más creo que estamos en el sentido correcto", aseguró. 

 

El diputado santafesino apuntará al fundador del PRO y a su partido, pero valorará el rol que juegan la UCR y la Coalición Cívica. "Me quedo con la actitud de todos los diputados y todas las diputadas de la oposición que se quedaron en el recinto. Reivindico al radicalismo, a Evolución y a la Coalición Cívica", dijo Martínez. Así como Ritondo lanzó este viernes munición gruesa contra el acuerdo, el jueves por la noche ya había remarcado su negativa a respaldarlo.

 

"Se pasaron más dos años haciendo la plancha, dándole a la maquinita y al gasto. No atacaron ni una sola de las causas del déficit, tomaron nueva deuda y llegan a un acuerdo a último momento, que sólo patea el problema para adelante", disparó el exministro de Seguridad bonaerense. "Siguen los cepos, el déficit y el modelo económico kirchnerista con mayor presión sobre el sector privado y la clase media, con una inflación galopante que agobia a los argentinos. Háganse cargo, dejen de esconder los problemas con mentiras, enemigos imaginarios e ideas que atrasan 70 años. Les quedan 22 meses de gobierno por delante, resuelvan su interna y resuelvan los problemas de la gente", chicaneó el titular del bloque macrista. 

 

La posición mas dura es compartida por Luciano Laspina, una de las voces económicas más importantes del macrismo. Adhiere a la bomba de tiempo que lanzó Patricia Bullrich, que ya movió a sus aliados más cercanos en la Cámara, como Fernando Iglesias, Waldo Wolff y Gerardo Millman

 

Los tironeos del PRO contrastan con las coincidencias que hay en el radicalismo y en la Coalición Cívica para prestar respaldo. El interbloque de JxC ya anticipó que no votará nada que implique aumentos de impuestos, pero es posible que el PRO vote dividido o mayoritariamente en contra. Esa foto se contrapone con la posibilidad de que las 45 voluntades de un radicalismo dividido voten a favor, al igual que podrían hacerlo las 11 bancas de la Coalición Cívica. Los socios opositores buscarán definir una posición conjunta luego de la exposición que hará el ministro de Economía, Martín Guzmán, el próximo lunes en la Comisión de Presupuesto. 

 

Más allá de las dos grandes coaliciones que dividen al recinto, están las terceras fuerzas, que podrían jugar un rol determinante si las diferencias internas en el FdT y JxC cambiaran los cálculos. Según pudo reconstruir este portal, los cuatro escaños del Frente de Izquierda y de los Trabajadores se opondrán, mientras que los cuatro del bloque Provincias Unidas (integrados por dos representantes de Juntos Somos Río Negro y otros dos del Frente de la Concordia Misionero) podrían acompañar la posición del Gobierno.

 

La incógnita de mayor volumen en ese archipiélago está en el Interbloque Federal, donde conviven lavagnistas, socialistas de Santa Fe y cordobesistas. Está presidio por Topo Rodríguez y hasta ahora no ha tomado una posición común. El bloque Córdoba Federal anticipó que dará cuórum, pero se abstendrá, aunque es posible que el espacio que lidera el gobernador Juan Schiaretti busque contemporizar posiciones con los otros socios del interbloque.

 

Los posicionamientos comenzarán a definirse este lunes, cuando comience el trámite legislativo. Además de la Comisión de Presupuesto, que lidera el oficialista Carlos Heller, también se constituirá la de Finanzas, que cuenta con 15 integrantes de JxC, 15 del FdT y un sillón para el lavagnismo, que será ocupado por Rodríguez. En la escudería del oficialismo que habita esa comisión, no hay representantes de La Cámpora.

 

En la de Presupuesto, hay 23 de JxC, 24 del FdT, uno del Interbloque Federal y uno de Provincias Unidas. En esa comisión, la presencia camporista se reduce a dos diputados, además de uno del Frente Patria Grande.