31|1|2023

Espionaje ilegal: imputan a Sain como jefe de una asociación ilícita

29 de noviembre de 2022

29 de noviembre de 2022

El exministro de Seguridad fue acusado en seis hechos en la causa que investiga un supuesto sistema para espiar a figuras políticas, judiciales y periodistas.

El exministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Sain fue acusado este martes de ser jefe de una asociación ilícita en el marco de la causa por supuesto espionaje ilegal. La audiencia es a puertas cerradas y está encabezada por los fiscales Ezequiel Hernández y Federico Grimberg, quienes solo se limitabn a leer las imputaciones. “Hay mucha información reservada que si se ventila podría entorpecer la investigación”, justificó una fuente a Letra P la reserva del acto judicial.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Para la Fiscalía de Delitos Complejos, debajo de Sain estuvieron la exdirectora de la Agencia de Control Policial (ACP), Nadia Schujman y la exfuncionaria del Organismo de Investigaciones, Débora Cotichini, en carácter de organizadoras. Además, el exsecretario de Seguridad Pública Germán Montenegro, la asesora de la cartera, Agustina Moulins, el exsubsecretario de Control Institucional Diego Rodríguez, la excontratada por la Subsecretaría de Control Institucional Milagros Bernard y el exsubsecretario de Investigación Criminal dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública Pablo Álvarez fueron sindicaados como "miembros".

 

Hernández y Grimberg aseguran que la organización delicitiva funcionó "al menos desde el 30 de diciembre de 2019 hasta el 26 de noviembre de 2021 y poseía estructura piramidal". Además, señalan que tanto el jefe como las organizadoras "diseñaron, pusieron en funcionamiento y sostuvieron en el tiempo, un sistema destinado a cometer y permitir la comisión de delitos, disimular su ilegalidad e intentar lograr la impunidad de los involucrados". El escrito subraya que las actividades delictivas incluyeron "la coordinación, articulación, circulación y alianza entre funcionarios pertenecientes al Poder Ejecutivo provincial (Ministerio de Seguridad) y al Poder Judicial (Organismo de Investigaciones)". 

 

Sain fue imputado en seis de los ocho hechos expuestos. Las otras acusaciones son: violación a la ley número 25.520 de Inteligencia Nacional; malversación de caudales públicos calificada (por el entorpecimiento del servicio al que estaban destinados); peculado; abuso de autoridad por dictado de órdenes contrarias a las leyes; instigador de destrucción de documentos y elementos de prueba; violación de secretos y encubrimiento calificado (por ser funcionario público).

 

La causa investiga a dicha asociación ilícita que se habría dedicado a espiar figuras judiciales, empresarias, de la política, del periodismo y personas de distintas actividades por fuera de las previsiones legales. La Unidad Fiscal de Delitos Complejos de Santa Fe allanó la sede del ministerio en Rosario en noviembre del año pasado. Según trascendió en su momento, había alrededor de “mil carpetas” con informes.

 

Como contó Letra P en su momento, se trataría de una mecánica que, se presume, era pedida por los superiores a un grupo de trabajo de funcionarios, funcionarias, empleadas y empleados de planta por algún motivo particular y bajo un lema que se repetía: “Siempre hay que tener información de todo el mundo porque nunca se sabe cuándo puede ser útil”.

 

Esta no es la única causa en la que está involucrado el exministro. Sain fue imputado también en una penal en la que se lo acusa de negociación incompatible con la función pública y tentativa de defraudación a la administración pública por un supuesto favoritismo hacia una empresa en la confección de una licitación pública para la compra de armas.