24|11|2022

Abrazado a Wado, Cresto suma gestos de acercamiento al kirchnerismo

24 de noviembre de 2022

24 de noviembre de 2022

El intendente de Concordia se pegó al ministro del Interior en su visita a Entre Ríos. Despegue del albertismo con CFK en el GPS.

CONCORDIA (Corresponsalía Entre Ríos) La visita del ministro Eduardo de Pedro a esta ciudad tuvo dos dimensiones muy evidentes: la institucional y la política. Esta última, aunque no hubo actividad partidaria en sí misma, dejó una novedad muy clara: el comienzo de un nuevo vínculo entre Wado y el intendente Enrique Cresto, aspirante a la gobernación tras el fin del mandato de Gustavo Bordet, el año que viene.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Es, también, otra muestra del paulatino acercamiento de Cresto al kirchnerismo. La primera señal del intendente de Concordia fue la semana pasada cuando asistió al acto de Cristina Fernández en La Plata y declaró que la vicepresidenta es “la líder del espacio”. “Cristina tiene la conducción, y la militancia se lo reconoce”, dijo. Fue en la previa de aquel mitín cuando se ocupó de cerrar la visita de De Pedro, luego de conversar con el ministro del Interior por cuestiones vinculadas a la obra pública en la ciudad.

 

Previo a este approach, la relación entre el extitular del Enohsa y el ministro del Interior no era tan clara. En febrero de 2020, apenas unos meses después de haber sido reelecto intendente, Cresto decidió dejar la ciudad y unirse a las filas del albertismo naciente, tras el ofrecimiento de la conducción del organismo clave en la distribución del presupuesto de la obra pública para agua y cloacas en todo el país.  

 

La llegada del concordiense al gabinete nacional fue una bocanada de aire para la provincia que vio cómo, a pesar de los obstáculos de la pandemia, empezaban a llegar las obras interrumpidas durante la gestión anterior. Tras más de dos años en la Nación, Cresto anunció en julio de este año – tal como lo contó Letra P – que volvería a su territorio, intención que se concretó el 3 de octubre.

 

Desde su regreso, las escasas apariciones públicas de Cresto fueron reorientadas a mostrar un alejamiento del gobierno de Alberto Fernández y una sintonía más contundente con el espacio kirchnerismo.

 

 

La movida de Cresto junto a De Pedro también deja interrogantes hacia adentro de la política enbtrerriana. Es que el nombre de Wado en Entre Ríos siempre estuvo asociado a la figura del intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, quien fue uno de los primeros en mostrarse cercano a La Cámpora y levantar históricamente la bandera del kirchnerismo en la provincia. De hecho, en su anterior visita a la provincia, De Pedro participó de un foro organizado por Piaggio.

 

Pero no sólo el acercamiento en gestos unió este jueves a De Pedro con Cresto. Sus declaraciones a la prensa fueron específicamente direccionadas a halagar la gestión de uno y de otro, mutuamente. “La gestión de Enrique en el gobierno nacional fue una gestión por la que todo el gobierno está agradecido, por el trabajo profesional, y por la capacidad de gestión, porque a lo largo y ancho del país Enrique llegó. Encontró un organismo vaciado y lo llevó a un nivel de capacidad que nunca antes había tenido”, dijo De Pedro.

 

“Si hay un ministro que tomó la bandera del saneamiento y la obra pública, ese es Wado de Pedro. Y por eso se involucró en el desafío de pensar en las próximas generaciones con perspectiva ambientalista y federal”, le devolvió Cresto.

 

Entre quienes sueñan con la gobernación, además de Cresto se anotan la vicegobernadora María Laura Stratta; el intendente de Paraná, Adán Bahl; Piaggio y algunos más, como el secretario de Agricultura de la Nación, Juan José Bahillo. De todos ellos, solo Cresto y Stratta estuvieron este jueves, se mostraron muy cercanos y hasta se dejaron fotografiar juntos. "La fórmula", bromearon.