09|11|2021

Cercanía y gestión, receta de la tropa intendentista FdT del interior bonaerense

29 de septiembre de 2021

29 de septiembre de 2021

El combo demanda la presencia de Kicillof y su gabinete en el territorio. Campaña cuerpo a cuerpo en busca de votos perdidos y escucha de reclamos.

El intendentismo oficialista también tiene un Plan Remontar. Alertada por el golpe de las PASO, la tropa del interior bonaerense trabaja para revertir los resultados en la pulseada de noviembre. La apuesta es volver a la calle y mostrar gestión, un combo que requiere el respaldo estructural del gobierno provincial y convoca al territorio a Axel Kicillof y a las principales figuras de su nuevo gabinete.  

 

Con las últimas mudanzas, 71 municipios quedaron bajo el control del Frente de Todos. De este total, 38 integran algunas de las secciones definidas como el interior bonaerense. Aunque de menor peso electoral que el conurbano, los resultados tierra adentro fueron un granito de arena a la crisis de gobierno post 12 de septiembre.

 

Los números indican que sólo en nueve de estos distritos el Frente de Todos como coalición superó la propuesta de Juntos, que dividió sus votos en una interna. En el llano, la lectura electoral es similar a la expresada por la cúpula del FdT: hay un descontento por la incoherencia de las medidas pandémicas y por el impacto de la crisis económica en los bolsillos.

 

Con el desafío de revertir el escenario, ya comenzaron a diagramarse estrategias para las generales. En las horas más calientes de la crisis del Gobierno, Kicillof citó y escuchó a los intendentes y a las intendentas. Además de un balance de situación, demandaron la presencia del gobernador y su equipo en el territorio. El planteo apuntó a que la provincia acelerara los procedimientos de inicio de obras para poder mostrarlas. Además, con un plan de reactivación económico en marcha y una campaña de vacunación positiva, sugirieron dar señales claras de un regreso a la normalidad con una campaña más cercana a las comunidades.

 

En ronda de consultas, intendentes coincidieron en la necesidad de volver a la calle, dialogar con la gente y ya no sólo mostrar la gestión en materia de salud, sino hacer foco en otras áreas de gobierno.

 

Walter Torchio, de Carlos Casares y candidato a senador por la Cuarta sección electoral, reconoció ante Letra P que su administración no ha podido comunicar el trabajo desarrollado a los largo de los últimos años. “No pudimos transmitir lo que hemos ejecutado desde que somos gobierno”, dijo y enumeró obras de cloacas, agua y asfalto. Además, señaló que fallaron en la escucha. “No atendimos el reclamo o algún enojo. No estuvimos lo suficientemente atentos como para poder dar esa respuesta que el vecino quería de nosotros”, señaló.

 

En Gonzales Chaves, Marcelo Santillán evaluó que, aun habiendo perdido la elección, la adhesión a la lista local “fue buena” y permitiría renovar las bancas que el oficialismo pone en juego en el Concejo Deliberante. Indicó que, de cara a noviembre, hará un ajuste en el gobierno: “Hicimos mucha inversión en salud, pero quizá debería haber sido más progresiva, no tan fuerte y no haber desatendido algunas áreas de servicio”, evaluó. Además, destacó la necesidad de volver a encontrarse con la comunidad. “Hay que enfocarse en el diálogo con la gente. Después de todo lo que ha pasado, ya no necesita que le contestemos por WhatsApp; necesita vernos, que estemos cerca”, admitió.

 

También Cecilio Salazar, de San Pedro, además candidato a legislador provincial por la Segunda sección, apuntó a “salir con todo el equipo a la calle, casa por casa” para atender el reclamo de las urnas. “La gente nos está esperando”, señaló.

 

El planteo busca correr de foco las restricciones pandémicas y dar cuenta de que el paquete de medidas sanitario y económico está revertiendo el escenario de crisis. Aunque entre la mayoría hay optimismo y ata los resultados a la situación mundial, sobrevuela el recuerdo de que los resultados de las últimas elecciones legislativas no han sido favorables al peronismo.