30|11|2021

¿Hay primavera para Margarita?

27 de septiembre de 2021

27 de septiembre de 2021

Con chances concretas de volver al Congreso y la Legislatura BA, el GEN habla de “reverdecer” bajo el ala de Manes, pero sin cortar lazos con palomas PRO.

El agrio resultado de las últimas dos alquimias electorales encaminaron al GEN al desierto legislativo, sin representantes en la esfera nacional ni en la provincia más voluminosa del país. Con la avenida del medio descartada, el esquema partidario liderado por Margarita Stolbizer ingresó a Juntos por la puerta que le abrió la postulación de Facundo Manes. Bajo ese entente con la parentela radical con la que supo convivir en tiempos de FAP, la liga margarita se ilusiona con un “reverdecer” en esta rueda electoral.

 

La esperanza tiene números: de repetirse la performance electoral del frente opositor en las PASO, el GEN volvería al Congreso con su jefa política ocupando una banca en la Cámara de Diputados, a la vez que regresaría a ambas cámaras de la Legislatura bonaerense ya que, tanto la azuleña Lorena Mandagarán (en la Séptima sección) como la bahiense Natalia Dziakowski (en la Sexta) ocupan casilleros con chances concretas de acceso al Senado y la Cámara baja provincial, respectivamente.

 

Voces de la mesa bonaerense del GEN consideran que, de ratificarse ese cuadro en noviembre, el partido comienza “un proceso de recuperación”, en el que estiman que la visibilidad de Stolbizer en el Congreso será decisiva para recuperar anclaje territorial en varios puntos de la provincia donde la representatividad de este armado se encontró drásticamente erosionada tras las experiencias lapidarias de 2017 (1País) y 2019 (Consenso). Creen que, en los dos años venideros, la agenda de discusión política se centrará en el Congreso y allí confían en que la imagen de la líder del partido se consolidará entre el abanico opositor.

 

Hay quienes identifican al electorado del GEN “dentro del gran paraguas panradical, socialdemócrata”, por lo que volver a participar de comicios en sociedad con la UCR “es también un proceso de reconciliación con nuestro electorado”. Analizan como una apuesta acertada la decisión de ir por un armado “con una nitidez ideológica más definida”, tras la experiencia del FAP y el reacomodamiento del electorado en uno de los dos márgenes de la grieta. Ante eso, definieron jugar en una de las dos alianzas mayoritarias y Manes fue el disparador ideal.

 

Por tanto, cerca de Stolbizer aseguran que la intención es seguir dándole contenido al esquema que se armó con Dar el Paso, por lo que responderán a la estrategia que se vaya definiendo en ese ámbito. Así, el pulso pasará por acentuar la tónica impresa en ese sector con dos objetivos: como posibilidad de balancear la correlación de fuerzas dentro del frente opositor y de poder construir una alternativa concreta de gobierno hacia 2023.

 

Desde lo cuantitativo, aseguran, se trata de recuperar la capacidad de representación que era foco de crisis en el GEN. Desde lo cualitativo, a partir del armado que se hizo con Manes, el aporte a “una coalición más amplia y diversa, con mayor equilibrio y una agenda que incorpore la agenda socialdemócrata”.

 

En los próximos días habrá una reunión de la cúpula partidaria para delinear la participación del GEN dentro del engranaje de campaña de Juntos. En ese contexto, donde trabajarán en aras de una lista encabezada por Diego Santilli, recuerdan que “Margarita tiene buena onda” con el exvicejefe de Gobierno porteño, por lo que “no habrá inconvenientes con la integración”.

 

Admiten que existe “un vínculo forjado con Manes”, pero que eso no anula “una postura muy abierta y de diálogo” de Stolbizer con el larretismo. Ante eso, hay voces del GEN que no descartan que palomas PRO vuelvan a intentar un acercamiento más pronunciado con la tropa margarita. Mucho dependerá de cómo se reordenen las cosas internamente post elección y ya en camino a la presidencial de 2023.

 

Mientras tanto, es palpable la sintonía de la dirigencia del GEN con intendencias PRO. Eso se registra en Mar del Plata, donde el titular local del partido, Franco Luchina, mantiene un fluido diálogo con Guillermo Montenegro (incluso hay quienes hablan de una futura incorporación al gabinete municipal). En Bahía, en tanto, más allá de que la titular del partido jugó en la interna seccional en la lista de Dar el Paso (Natalia Dziakowski), hay buena relación con la comuna bahiense que comanda Héctor Gay; de hecho, el dirigente local del GEN Sebastian Marchese forma parte del organigrama municipal, como director de la Terminal. 

 

Más notorio es el caso del concejal platense Gastón Crespo, quien se anotó en la lista para la Legislatura bonaerense bendecida por el intendente local, Julio Garro (PRO). El edil margarito, que finaliza su mandato este año, no tiene chances de acceso a la Cámara baja provincial, por lo que hay quienes deslizan la posibilidad de un lugar en el municipio para que el GEN local no pierda visibilidad.

 

No es el único distrito donde el GEN se queda sin representan en el Concejo Deliberante. Lo mismo sucederá en comunas del conurbano como Quilmes y Morón. En este último caso, la concejala Sandra Yametti decidió no buscar una renovación de su banca, al no estar de acuerdo con la incorporación del GEN a Juntos.

 

Para contrarrestar ese cuadro, en el interior se avizoran posibles ingresos a recintos deliberativos. Un caso es el de Ramiro Egüen, que jugó la interna de Juntos en 25 de Mayo con boleta corta y obtuvo el 45% de los votos de la interna, por lo que integrará la lista a noviembre en un casillero expectante de ingreso. También esperan que el GEN sostenga su incidencia en Azul, distrito donde reporta la candidata a senadora Mandagarán bajo el armado del exintendente azuleño y titular del Congreso del GEN bonaerense, Omar Duclós.