23|11|2021

La señal que el kirchnerismo quiere darle al círculo rojo agrario

17 de septiembre de 2021

17 de septiembre de 2021

A través de la senadora santafesina María de los Ángeles Sacnun impulsan un proyecto de ley motorizado por el lobby agroindustrial.

El Frente de Todos está decidido a desempolvar proyectos que permitan arrojar una luz de esperanza de cara a noviembre, luego de caer en las PASO por diez puntos de diferencia frente a Juntos por el Cambio. Uno de ellos es la ley de maquinaria agrícola, que podría redundar en beneficios para las fábricas nacionales, en desmedro de los intereses de las extranjeras. La voz cantante la llevará la senadora santafesina María de los Ángeles Sacnun, quien ya ingresó por Mesa de Entradas un texto consensuado con las cámaras empresarias.

 

Esta semana Letra P realizó una recorrida por las ciudades de Armstrong y Las Parejas, corazón del polo agroindustrial de donde salen buena parte de los fierros para el campo. En todas las fábricas identificaron la posible motorización de la ley como una “muy buena señal” hacia el sector, uno de los pocos brotes verdes de la economía. Según números del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), la producción en el rubro aumentó un 124,5% interanual durante el primer semestre.

 

El proyecto de ley, ingresado bajo el número 1855/21, define qué es un producto nacional, en función al porcentaje máximo de piezas importadas que puede tener un equipo. En función de ello, el texto define que "todo régimen fiscal, financiero y/o promocional del Gobierno Nacional a ser aplicado a la compra-venta de maquinaria agrícola con tasas y/o condiciones especiales (...) deberá ser solamente aplicado a los productos nacionales".

 

Según escribió la legisladora, la falta de una legislación concreta "le causa un enorme perjuicio" a las empresas nacionales, que por ejemplo compran y venden con dos alícuotas distintas, "generando saldos de IVA Técnico a favor, que no son reconocidos en su totalidad". Otro tanto sucede con el Régimen de Bonos de Bienes de Capital, donde más del 50% de la inversión estatal van a las importadoras, "y si se toman por personal ocupado en fabricación directa, las diferencias son mayores".

 

Sacnun es la segunda candidata al Senado en la lista del Frente de Todos en Santa Fe. Para lograr renovar su banca, la alianza oficialista deberá trabajar y mucho para superar a Juntos por el Cambio, que en las primarias triunfó -como frente- por una diferencia de diez puntos.

 

Desde el entorno de la senadora -ladera de Cristina Fernández- indicaron que hay voluntad de empujar el proyecto. "Esta semana se irán armando temas para Comisiones y Sesiones", explicaron. El texto ingresado por Mesa de Entradas cuenta con la firma de legisladores de peso en el sector kirchnerista, como Oscar Parrilli, Carlos Caserio y Anabel Fernández Sagasti. La semana pasada el propio presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa recibió a los representantes de la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA) para analizar el tema.

 

En concreto, el proyecto de ley diferencia tres rubros dentro del sector:

 

  • Para Implementos, Instalaciones de acopio de leche o de granos y Maquinaria de arrastre, el Contenido Máximo Importado (CMI) debe ser menor o igual a 40%
  • Para Máquinas agrícolas autopropulsadas, el CMI debe ser menor o igual al 45%
  • Para equipamiento de Agricultura de Precisión, el CMI debe ser menor o igual al 50%
Es ahora

"El impuesto de los argentinos tiene que usarse para la generación de empleo en el país", sostuvo un empresario consultado por este portal durante la recorrida. Según difundió la cámara, la producción local representa el 80% de la mano de obra del sector y el 20% de la facturación total de la maquinaria agrícola.

 

La coyuntura abierta por el pésimo resultado obtenido por el Gobierno en las PASO abre las puertas para el posible tratamiento de la ley. CAFMA había intado motorizarla durante el macrismo, pero el lobby -previsiblemente- no llegó a buen puerto: apenas se trató en las famosas mesas sectoriales que armó el exministro de Producción Francisco Cabrera.

 

No se trata de la única ley vinculada al campo que viene madurando en el diálogo campo y gobierno.La otra es la promovida por el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), prometiendo aumentar en U$S40.000 millones las exportaciones a cambio de una reducción impositiva a diez años.