13|10|2021

“Que el mundo sepa que vamos a darle una derrota aplastante a Maduro”

01 de septiembre de 2021

01 de septiembre de 2021

El diputado opositor Eduardo Martínez celebró el fin del boicot electoral y vaticinó una caída del chavismo. Trump, Biden y el futuro caribeño. 

Luego de una inmovilidad política que amenazaba con perpetuar la crisis venezolana, el escenario da señales de cambio a raíz de dos eventos importantes: las elecciones subnacionales del 21 de noviembre y el diálogo inaugurado entre el gobierno y las oposiciones en México hace unas semanas. En un clima de cauteloso optimismo, el diputado nacional y presidente de la bancada del tradicional partido Acción Democrática (AD), Eduardo Martínez, dialogó con Letra P y celebró el anuncio opositor para participar de los comicios. “Que el mundo sepa que vamos a darle una derrota aplastante al gobierno de (Nicolás) Maduro”, advirtió.

 

El candidato a gobernador de Aragua, un ingeniero agrónomo de 56 años que estudió en Estados Unidos, Argentina y China y gobernó el estado de Monagas en dos oportunidades, resaltó las negociaciones inauguradas en México, que tendrán una nueva ronda el 3 de septiembre, y aseguró que son posibles porque “ya no está Donald Trump” como presidente de Estados Unidos. Anticipó que espera avances relacionados con la preparación de los comicios, el levantamiento de las sanciones internacionales y la liberación de presos políticos y aclaró que le gustaría que el diálogo se desarrollara en Caracas y que fuera “mucho más inclusivo”.

 

-¿Cómo analiza el anuncio de la vuelta a la participación electoral de la oposición?

 

-Con muchísima alegría, porque permite que una facción de la oposición se reencuentre con el quehacer político y la vía democrática para alcanzar soluciones en paz. Es una vía que nunca debió haber abandonado. Nosotros venimos pregonando esto desde hace mucho tiempo y el tiempo finalmente nos dio la razón

 

-¿Cuáles son las expectativas de las elecciones?

 

-Estarán sujetas a la capacidad que tengamos de alcanzar candidatos únicos, un padrón único, un voluntariado que defienda el voto y un programa que motive a la población y que le muestre soluciones a sus problemas. Si fuese así, que el mundo sepa que vamos a darle una derrota aplastante al gobierno de Maduro. porque estas elecciones pueden y deben convertirse en una suerte de referéndum a la gestión del gobierno, que es absolutamente desastrosa.

 

-¿Cómo califica el presente político de Juan Guaidó?

 

-Las encuestas más prestigiosas señalan que entre el 90% y el 96% de los venezolanos ya no lo reconoce. En mi último viaje a Europa, los países de la Unión Europea me señalaban que lo reconocían como líder de la oposición, pero no como presidente. Una encuesta mostró que Maduro tuvo menos rechazo que algunos líderes opositores, entre ellos, Guaidó. Es decir, le están ganando a Maduro, pero en rechazo popular. La Unión Interparlamentaria Mundial acaba de estar aquí y comprobó que en Venezuela hay un gobierno muy malo, pero que también hay un Poder Legislativo y Público que funciona y que el interinato es una mera ficción.

 

-Las encuestas muestran un fuerte rechazo a las figuras políticas. ¿Le preocupa el nivel de hartazgo que muestran?

 

-Sí, muchísimo, porque muestra que ni el oficialismo ni las oposiciones han sabido interpretar a los venezolanos. Una última encuesta mostró algo asombroso: cerca del 93% cree que el liderazgo tiene que ser renovado. Hay un profundo desagrado con los líderes y eso debería llamar a todos a una profunda reflexión. Si no fuéramos capaces de corregir nuestro desempeño, deberíamos tener la capacidad de apartarnos.

 

-¿Están dadas las condiciones para que las elecciones sean reconocidas por todas las partes?

 

-La sola inscripción de los sectores políticos es un reconocimiento al Consejo Nacional Electoral. En distintas reuniones se nos explicó cómo el sistema electoral ha sido auditado hasta la fecha 15 veces y cómo garantiza que no haya ninguna posibilidad de fraude electrónico. Yo mismo he participado de diálogos con la Unión Europea y nos ha garantizado que participará como observadora internacional. Esto, más la liberación de los presos políticos, nos acerca más. No son una elección perfecta, ninguna lo es. Si no, le podemos preguntar a Trump qué piensa de las últimas elecciones de Estados Unidos, que es tomado como un faro de democracia internacional.

 

-¿Cómo analiza los primeros acuerdos alcanzados en México?

 

-Muy positivos, pero lo más importante es el hecho de haber logrado sentarnos en una mesa de negociación y definir puntos prioritarios.

 

-¿Cuáles son los principales puntos que debería resolver?

 

-Elecciones libres, transparentes y confiables; levantamiento de las sanciones extranjeras y la liberación de presos políticos. Eso son los puntos que más les importan a los venezolanos. El levantamiento de las sanciones sería fundamental, porque podría significar una recuperación de la economía venezolana, que se ha derrumbado de manera brutal.

 

-¿Por qué después de tantos meses de desencuentros se logró alcanzar un diálogo?

 

-Porque ya no está Trump.

 

-¿La política de Joe Biden lo ha permitido?

 

Sí, yo he estado en Washington, New York y Miami en reuniones con funcionarios del Departamento de Estado, congresistas y senadoras. Posteriormente, hice un viaje a Ginebra y Bruselas para tratar con europarlamentarios y todos coincidían en que la política de “todas las opciones están sobre la mesa” de Trump impedía que existieran soluciones. El diálogo en México es público, pero ya se realizaba de manera fluida y casi natural en Caracas.

 

-¿Le gustaría que la región sudamericana estuviera más involucrada en el diálogo en México?

 

-Me gustaría que estuvieran más involucrados los venezolanos, que el diálogo estuviese desarrollándose aquí, en Caracas. El diálogo debería ser mucho más inclusivo y no limitado a factores políticos. Empresarios, estudiantes y las iglesias tienen un rol que jugar en el futuro y deberían ser parte de las conversaciones.