08|11|2021

El rey del optimismo va por más: “Quiero ser presidente en 2023”, anuncia Monzó

17 de agosto de 2021

17 de agosto de 2021

El precandidato de la lista de Manes sueña con la Casa Rosada, pese “a la vidriera” de Larreta. Garra, épica y redes contra el tanque PRO. Santilli y la lista.

Emilio Monzó destila optimismo. Dice que el peronismo está bien representado en la oposición y que la aparición del radical Facundo Manes le da la posibilidad de convocar a nuevos sectores. Cree que el neurocirujano puede ganarle a Diego Santilli en la interna y al kirhchnerismo, en las generales. Pese a ir tercero en la lista, el expresidente de la Cámara de Diputados durante el macrismo no da por concluido su sueño de gobernar la provincia e incluso redobla la apuesta: “Me gustaría gobernar la provincia o el país; quiero ser presidente en 2023, y estoy en condiciones por mi experiencia”, dice durante una visita a la redacción platense de Letra P, aunque aclara que hoy el mejor posicionado para la carrera presidencial dentro de la oposición es Horacio Rodríguez Larreta

 

“Larreta es el mejor posicionado para ser candidato a presidente”, reitera. De todos modos, para él esta elección tiene el trasfondo de una pelea para intentar contener el avance del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y su proyecto porteño sobre el territorio bonaerense.  

 

-¿Aún quiere ser candidato a gobernador?

 

-Me gustaría gobernar la provincia o el país. Quiero ser presidente en 2023. Por mi experiencia, estoy en condiciones de hacerlo. Si tengo que apoyar a otro candidato que tenga las mismas proyecciones, también lo haré.

 

-¿Por qué Larreta es el mejor posicionado para presidente?

 

-Porque tiene una muy buena gestión en la Ciudad de Buenos Aires, que le da una vidriera muy importante a nivel nacional. 

 

Pelea interna

El exintendente de Carlos Tejedor reconoce las dificultades que acarrea enfrentar a la estructura del PRO, que gobierna los principales distritos bonaerenses. Pero confía en su estrategia. Dice que compiten con “mucha garra y épica, apelando también a las redes sociales”, que en algún punto “permiten vulnerar las estructuras más grandes”.

 

No cree que la disputa entre porteños y bonaerenses se acabe con la interna de Juntos, una pelea que dio por terminada -al menos, de momento- el presidente del PRO, Jorge Macri (Vicente López), en el tramo final de la discusión por la conformación de las listas. 

 

Monzó afirma que el cierre de listas “fue muy bueno” porque quedaron representados todos los sectores. “Tuvimos una alta consideración, participación y generosidad por parte de Facundo Manes y del partido radical”, remarca a contramano de lo que dijo a Letra P el sanmiguelino Joaquín de la Torre, otro peronista amarillo que eligió dar el paso. El de Carlos Tejedor dice, además, que la conformación de la nómina de la que participa es buena porque se tuvo en cuenta la distribución partidaria pero también la conformación de “una lista que pudiera ganar”.

 

-¿El cierre de listas no le hace pensar que un eventual gobierno de Juntos en 2023 tendrá poco peronismo?

 

-Hacia el 2023, espero nuevas incorporaciones, como las de Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo o Graciela Camaño. Todavía falta para eso, pero estamos pariendo un nuevo espacio, más amplio, que rompe con la estructura unitaria y en el que hay una nueva generación de dirigentes. 

 

El segundo tiempo de Macri

Al ser consultado sobre el rol del expresidente en la campaña electoral, Monzó remarca que “tiene un rol de líder permanente”, y que la disyuntiva está puesta en cómo ejercerá ese poder. Dice que le gustaría que fuera un hombre que esté por encima de las vicisitudes y las internas, y “que se transforme en un estadista magnánimo”. “No me gustaría que volviera a ser candidato”, cierra el tema y se mete en otro que, a su entender, no se profundizó tras la derrota electoral. 

 

-¿Hay lugar para la autocrítica?

 

-Fui crítico dentro del gobierno y es algo que mantengo. 

 

-¿Con qué temas puntualmente?

 

-Tendríamos que haber hecho un shock fuerte en los primeros 100 días de gobierno, con reformas tributaria, previsional y de desarrollo. Lo otro es que fuimos muy amplios en el camino hacia 2015 y muy cerrados cuando asumimos.

 

-¿Cree que 3.000 por ciento de aumento de tarifas o récord de toma de deuda fue gradual?

 

-Eso vino posteriormente, producto de la coyuntura. Para ese momento no manejábamos la agenda de gobierno y estábamos metidos en el barro.

 

Estrategia de campaña

“En 2019 fuimos derrotados por no tener amplitud, pese a haberla forzado en los últimos metros de campaña con la búsqueda de Pichetto. Ahora, Manes es un emergente de la causa de esa derrota, es el centro y la amplitud, y sin él no hubiera aparecido este espacio, (Juntos por el Cambio, Juntos) seguiría administrado de manera unitaria y soberbia desde la Ciudad de Buenos Aires”, continúa Monzó. Y suma a su análisis que la incorporación de Margarita Stolbizer (GEN) se da gran a la aparición del nuerocirujano. 

 

En este sentido, y ante la consulta sobre si hay lugar para la épica peronista que pregona dentro de Juntos, el expresidente de la Cámara de Diputados asegura que “hay que hacerle lugar a la vieja política”, una variable que hará surgir “la épica” de los partidos tradicionales. “Es una frase que desde el punto de vista del marketing no es buena, pero nos permite pensar la unión de dirigentes de distintos espacios tradicionales”, amplía la idea. 

 

Reitera que la apertura de la oposición no fue suficiente, pero pretende dar la pelea en el largo plazo. “Dimos un buen paso. Si no hubiéramos tenido internas, esta amplitud no hubiera existido. Esto, junto con la aparición de Manes, serán las causas por la que este año vamos a triunfar”, agrega y concluye: “Vamos a ganar más por los errores del gobierno que por las virtudes de la oposición”.