26|9|2021

Sáenz: "Es un orgullo decirle al país que en Salta no hay grietas"

15 de agosto de 2021

15 de agosto de 2021

"Nunca pedí la bendición de ningún dirigente nacional. Me conformo con la bendición de los salteños y de Dios", destacó el gobernador.  

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, festejó el contundente triunfo del oficialismo provincial en las elecciones de este domingo, que le permiten consolidar su hegemonía en la Legislatura, y se diferenció de los partidos nacionales: "Es un orgullo poder decirle al país que en salta no hay grieta”.

 

"En toda mi carrera nunca pedí la bendición de ningún dirigente nacional. Nunca lo pedí, ni lo quise. Me conformo con la bendición de los salteños y de Dios. Esto no significa acompañar a distintos gobiernos como lo demostré en la intendencia y en el gobierno provincial. La gente elige y hay que respetar a los que fueron elegidos. Hay que ponerse firmes cuando tocan los intereses de Salta", afirmó eufórico el mandatario en el búnker ubicado en el hotel Alejandro I.

 

Las elecciones cerraron con una afluencia de votantes de un poco más del 64%, indicó el sitio InformateSalta. La lista de Unidos por Salta, que encabezó Emiliano Durand como candidato a senador, ganó las elecciones legislativas con el 32,17% de los votos. En segundo lugar quedó Martín Grande (17,48%), de Juntos por El Cambio, y en tercero, Matías Posadas (11,86%), del frente Gana Salta. El Frente de Todos, que llevaba como candidata a Pamela Ares, obtuvo el 9,17% de los sufragios.

 

“Después de momentos tan difíciles que venimos viviendo en este año y medio de gestión, revalidar y pedirle a los salteños que nos acompañen en este proyecto político que empezó a gestarse en el 2015 con partidos políticos de distintas ideologías que quieran acompañar y decidieron hacerlo sin despojarse de sus ideologías, hay radicales, peronistas, renovadores, independientes", expresó.

 

Y agregó: "Es un orgullo decirle al país que en Salta no hay grietas. Es un orgullo decirle al país que no hay grietas. Salta no se pintó de amarillo, de azul ni de celeste. Se pintó con el poncho salteño. Hay que trabajar juntos. Los que están al frente no son enemigos, son adversarios políticos. Nos une el amor, no la lógica del amigo enemigo".