16|9|2021

El Cronista, la operación boutique de Vila, Manzano y Belocopitt

17 de julio de 2021

17 de julio de 2021

Tras varias maniobras de desinversión en el mercado de medios, el monstruo que no para de crecer apuesta por un producto de nicho. Números y razones.

El Grupo América compró una de las editoriales periodísticas más importantes de Buenos Aires. Como parte de la expansión y consolidación de su negocio mediático en la Ciudad de Buenos Aires, el grupo liderado por José Luis Manzano, Daniel Vila, Claudio Belocopitt y Gabriel Hochbaum pagó seis millones de dólares para quedarse con El Cronista Comercial S.A.

 

La operación incluye, además del centenario diario color salmón y su portal digital, a las revistas Apertura e InfoTechnology junto a las oficinas donde se producen estos medios, lo que podría representar una parte importante del valor de la operación. Vila y Manzano desembarcan en El Cronista luego de concretar su ingreso a Edenor tras conseguir la autorización oficial del Gobierno (a través del ENRE) para realizar la operación. Al lado de los más cien millones de dólares desembolsados para comprar la distribuidora eléctrica del centro y norte del AMBA junto a Mauricio Filiberti, el precio abonado por la empresa mediática parece pequeño.

 

Hace pocos días, en una de sus típicas y extensas entrevistas, Jorge Fontevecchia le preguntó a Manzano qué lo motivaba a comprar un medio tan tradicional como El Cronista, un medio que podía ser visto como algo del pasado. Manzano respondió: “El Washington Post, el Financial Times y The Economist fueron adquiridos por los inversores más sofisticados. El Washington Post por Jeff Bezos en persona. El Financial Times por el grupo japonés Nikkei y The Economist por las familias Rothschild y Agnelli. No son productos que apunten a un público masivo. Son productos de nicho que se basan en la calidad. Preservaremos la autonomía editorial de El Cronista, porque es un producto muy reconocido y especializado. Es para economía y finanzas, no para público masivo. América es para público masivo. El Cronista, especializado. En esto somos copiones. Copiamos lo del Financial Times, lo del Economist y lo del Washington Post”.

 

El desembarco del Grupo América en El Cronista es, según uno de sus principales accionistas, una inversión sofisticada que busca hacer pie en un segmento bien específico del mercado, quizás el último reducto de la prensa gráfica.

 

¿Qué compra América específicamente? En primer lugar, una marca con mucho reconocimiento y prestigio en el mercado. Si alguien tuviera que identificar a El Cronista a un lado u otro de la grieta, difícilmente lo haga sin aclaraciones ni matices. Además, se trata de una empresa muy bien referenciada en la City y entre empresarios, rubro fundamental para el pool de inversiones que manejan Manzano, Vila y compañía. Por otro lado, la versión en papel tiene una tirada de 19.000 ejemplares con un 85% de lectores con título de grado o posgrado. La revista Apertura tiene una tirada mensual de 22.000 ejemplares, mientras InfoTechnology, una de 12.000. La versión web de El Cronista cuenta con 11 millones de usuarios únicos por mes, la de Apertura un millón y la de InfoTechonology, dos.

 

La venta de El Cronista implica el retorno del medio al Grupo América. A mediados de los años 80, Eduardo Eurnekián decidió invertir en medios y le compró el medio al grupo alimenticio Sasetru, que también tenía la Revista Mercado. A partir de allí, la Corporación América se expandió a la velocidad de la luz en el mercado mediático: Aspen, Radio América, Del Plata y Metro en radio y Canal 2, transformado en América bajo su gestión, pasaron a conformar uno de los grandes multimedios de capitales nacionales durante el primer mandato menemista.

 

Eurnekián conserva un porcentaje accionario de América TV. Con el cambio de milenio, El Cronista se incorporó a la ola de extranjerización de la propiedad de los medios argentinos y fue vendido en 20 millones de dólares al Grupo Recoletos, editorial española. La excursión europea terminó en 2006 cuando Francisco De Narváez lo compró. El empresario, diputado nacional entre 2005 y 2015, fue socio de Vila y Manzano en América hasta que vendió su participación del 40% a Belocopitt, dueño de Swiss Medical.

 

La situación del Grupo América dentro del mercado de medios argentino fue inestable en los últimos años. A comienzos de 2019, se desprendió de todos sus medios en Santa Fe y Entre Ríos, donde tenía una fuerte presencia en gráfica y en radio. Los compradores fueron los dueños de Televisión Litoral de Rosario (Gustavo Scaglione) y El Litoral de Santa Fe (Nahuel Caputto). Sin embargo, la desinversión comenzó en 2018, cuando logró vender su empresa de televisión por cable, Supercanal, a los fondos de inversión CVI Austral y Carval Investors, del cual Facundo Prado actúa como referente).

 

Allí se hicieron de unos US$100 millones que, junto a los US$20 millones que obtuvieron del Estado argentino por un litigio generado tras la adjudicación de espectro para brindar 4G, abultaron la billetera de los inversores más movedizos durante el albertismo. La crisis de los medios del Grupo América fue tal, que el propio Vila tuvo que salir a desmentir los rumores de venta de todos sus medios en Mendoza al Grupo Olmos (Crónica). Hoy, ambas corporaciones aparecen interesadas en quedarse con la filial local de Telefónica.

 

El desembarco de América en El Cronista confirma varias cuestiones: Vila y Manzano no están de salida en el mercado de medios; De Narváez buscaba comprador para su empresa desde 2018 y su intención es concentrar sus esfuerzos en el mundo del retail tras comprar Walmart y las grandes marcas periodísticas aún tienen valor de mercado en Argentina. Por otro lado, a modo de proyecciones, será interesante analizar si América busca convertir a cronista.com en su portal informativo de cabecera tras el fallido intento de lograrlo con el sitio de A24. Es el único grupo de medios local que no tiene un portal propio entre los más visitados del país (hoy, cronista.com se encuentra décimo).