27|7|2022

Con la grieta sobrevolando, se reconfigura el PS bonaerense

24 de abril de 2021

24 de abril de 2021

El sector de Roy Cortina ganó en PBA y se desmarca de Santa Fe. No a la tercera vía “testimonial” y guiño a una “gran PASO” opositora. Puja por las alianzas.

A diferencia de lo sucedido en el orden nacional, donde la musculatura del armado santafesino fue determinante para catapultar a Mónica Fein a la presidencia del Partido Socialista (PS), en la provincia de Buenos Aires se impuso el sector referenciado en el legislador porteño Roy Cortina bajo la figura del exconcejal platense Emiliano Fernández, quien cosechó casi el 53% de los votos y fue secundado por el candidato de Fein, el marplatense Jorge Illa (con cerca del 46%).

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Hemos logrado cambiar el rumbo del partido desde lo político en relación a las conducciones clásicas de los últimos años, que tenían que ver más con la política santafesina que con la política autónoma de la provincia”, dijo Fernández a Letra P. El dirigente hace foco en la denominación de su espacio (“Pluralismo Federal”) como estandarte para desmarcarse de Santa Fe y abrir el paraguas ante posicionamientos futuros. “Que no se castigue a la política provincial del partido porque a algún dirigente ocasional no le guste”, reclama anticipadamente.

 

Fernández da cuenta de los casos de “Cambia Jujuy” y “Cambia Mendoza”, donde el PS es parte, pero también marca que en Neuquén el partido juega con el FdT y en Córdoba, con Juan Schiaretti. No ve mal ese “popurrí” en vista “del crecimiento del partido”. En ese rompecabezas, sostiene que el acuerdo de Cortina con Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta se circunscribe a la Ciudad, pero, en el caso del terreno bonaerense, marca una postura similar a su referente: “Dentro del partido, somos los que estamos más alejados del Frente de Todos”.

 

Emiliano Fernández, ganador de la interna del PS bonaerense. El exconcejal platense está alineado al legislador porteño Roy Cortina.

Así, en el espacio vencedor del socialismo bonaerense ven como ideal “una gran PASO opositora” para enfrentar al Gobierno y avisan, en un claro mensaje a la conducción nacional del PS, que las terceras alternativas “que no sean encabezadas con potencia terminan siendo testimoniales”. Por tanto, bregan por “algo mucho más grande” que JxC, focalizando en la interacción con los “compañeros de ruta históricos”, como la UCR y la Coalición Cívica. En ese contexto, el exconcejal de La Plata pondera “diálogos fluidos” a nivel local con el intendente PRO Julio Garro.

 

La grieta dentro del PS bonaerense se cristaliza al advertir que, del otro lado, en el sector que impulsó la candidatura de Jorge Illa, no solo confluyeron los dirigentes alineados al ala santafesina y quienes apuestan a una tercera vía filoprogresista que en nada se inclina por sociedades con “la centroderecha”, sino, también, algunos dirigentes que integran gestiones distritales del Frente de Todos. El intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro, es un ejemplo paradigmático. Participante activo de la elección interna, el zarateño dejó en claro que quiere un PS “grande, de izquierda y dentro del Frente de Todos”.

 

En la Segunda, el sector de Fein -que Cáffaro apoyó- se impuso con claridad. Oriundo de esa sección, también jugó en este espacio el presidente del Concejo Deliberante de Baradero, Rodolfo Lacabanne, uno de los hombres de confianza del intendente Sanzio (FdT). Además, ese espacio se impuso en otras secciones, por lo que la distribución de representantes al Consejo del Partido provincial –órgano que define la política de alianzas– exhibe una virtual paridad que parece mantener abierta la puja por el posicionamiento futuro del PS bonaerense.

 

 

La composición de los órganos de decisión no está definida. Pero no se trata solo de una cuestión matemática atada al recuento definitivo que se dará este fin de semana. En algunas secciones electorales y centros socialistas de varias ciudades (que abastecen de representantes al Congreso y al Consejo partidario) hubo listas de unidad y, en algunos casos, no se inclinaron por ninguna de las listas provinciales.

 

Abordadas por Letra P, voces del sector que impulsó la candidatura de Illa confiaron en que aquellos que no jugaron por ninguna lista pero que tendrán voz y voto a futuro se alinearán al criterio de no acercarse a un esquema donde se conviva con el PRO: “Hay gente ahí que cree que el camino es el del medio”, sostienen y van por más al subrayar que “desde lo cuantitativo” no hay lugar para recalar en JxC.

 

Fernández, en tanto, habla de un frente “competitivo” que tenga un “multicolor de ideas y un programa para acompañar”. Sostiene que el PS debe dejar de jugar “en la marginalidad de la política” y, aunque recalca que lo ideal “sería tener un candidato propio y potente, como pasó con Hermes Binner”, si la realidad indica que eso no es posible, “no puede ser que vayamos a no representar a alguien. Hacer alianzas es parte de la historia del PS y la identidad no se pierde por eso”.

 

Jugadas distritales

Así como su sector clama por un Pluralismo Federal, Fernández afirma que no atará los distritos al criterio que defina el partido a nivel provincial. Ese quizás sea uno de los aspectos centrales para evitar que la actual grieta que se registra en torno a la orientación frentista desemboque en una ruptura.

 

“Ya lo hemos resuelto orgánicamente en situaciones anteriores donde se decidió que cada distrito tome la decisión que le parezca conveniente para el crecimiento del partido. No es contradictorio, tiene que ver con respetar a los militantes de cada lugar. Eso no quiere decir que no haya una línea política provincial, esas son excepciones”, destacó el ganador de la interna bonaerense.

 

De ambos lados de la grieta socialista destacan que hay diálogo y respeto entre las partes, más allá de las diferencias políticas. Vienen de confluir en una misma conducción y coinciden en la necesidad de no repetir un juego solitario como el de 2017, que llevó al partido a obtener un magro 0,05%. “Siempre estuvimos en muy buenos términos y eso es favorable para lo que viene, porque más allá de la disputa hay que seguir conviviendo”, sostienen desde el sector de Illla para admitir que “no hay una definición clara” sobre el camino a seguir, “pero la intención es que el partido tenga la lucidez de no romperse en esa discusión política”.

 

“La convivencia es buena, hemos logrado tener un partido que se escucha cuando el otro habla y eso es muy importante porque no venía siendo así en las gestiones anteriores a esta última”, destacó el presidente electo del PS bonaerense.