06|1|2022

“Me gustaría ser candidato, poner mi experiencia al servicio de la provincia”

11 de marzo de 2021

11 de marzo de 2021

El exintendente de Carmen de Areco se anota en las listas legislativas del vecinalismo. Reclama boleta única de papel. Críticas a las dos grandes coaliciones.

Marcelo Skansi gobernó el distrito de Carmen de Areco durante 12 años con un sello local. Tras la derrota en 2019, volvió a la arena política de la mano de un armado vecinalista que moldea su proyección provincial con agenda municipalista antigrieta, diferenciándose de los partidos tradicionales. “Sería importante que en la legislatura hubiera gente que esté pensando en quienes los votaron, en las bases, y no en quién lo pueda colocar en la lista el año próximo (...) Me gustaría ser candidato, poner mi experiencia al servicio de la provincia”, dice el exintendente a Letra P y se anota como postulante seccional del espacio. Cuestiona la falta de cumplimiento de promesas de los partidos gobernantes y aspira a que el electorado escuche las propuestas del vecinalismo.

 

-¿Qué perspectiva tiene sobre la proyección electoral del vecinalismo para la próxima elección?

 

-Desde hace mucho me entusiasma la idea de que los vecinalistas se unieran. En 2015 nos reunimos en Carmen de Areco todos los intendentes vecinalistas del momento y luego, en Tres Arroyos. Después se cortó. Ahora, ante este nuevo impulso, lo veo con mucho entusiasmo y las perspectivas son muy buenas. Tenemos la vocación de que se pueda lograr una construcción, una herramienta, que tenga carácter electoral, que la gente pueda votar vecinalismo fuera de cada una de las ciudades que gobernamos, un vecinalismo a nivel seccional y provincial.

 

-¿Cuál es el mayor obstáculo ante tanta polarización?

 

-El más importante es el tiempo. Hay poco tiempo para conformar listas en los diferentes distritos. Para poder dar una expresión vecinalista tendríamos que tener candidatos y referentes, en el caso de la Segunda sección electoral, en los 15 distritos que la componen. Necesitamos una genuina representación vecinal con referentes que lideren en su comunidad y que hagan partícipes a quienes lleguen a ir a la boleta seccional, porque en época de pandemia y con tan poquito tiempo, recorrer todas las ciudades y poder hacer campaña en cada lugar es una tarea difícil para cualquier legislador.

 

-¿Le gustaría ser candidato por la Segunda sección?

 

-Sí, me gustaría ser candidato, poner toda mi experiencia al servicio de la provincia. Es difícil que los partidos tradicionales dejen entrar a gente independiente. Desde el vecinalismo también es difícil, porque hay que juntar mucha cantidad votos, en una construcción cero kilómetro, desde la nada. Sería importante que en la legislatura hubiera gente que esté pensando en quienes los votaron, en las bases, y no en quién lo pueda colocar en la lista el año próximo. Sería bueno tener gente independiente que piense en soluciones concretas para nuestros vecinos.

 

-¿Ese es el desafío?

 

-El desafío es poder expresarnos, que la gente pueda escuchar cuál es la idea del vecinalismo, en qué nos diferenciamos, por qué queremos la boleta única de papel, por qué luchamos por la autonomía de los municipios. Muchos de nosotros atravesamos la gestión con muchas dificultades, pero con éxitos electorales. Estuve 12 años, fui el primer intendente que transitó tanto tiempo en la historia de Carmen de Areco y desde un vecinalismo que no existía. Toda esa experiencia que adquirimos la queremos expresar a la comunidad para darle una oferta diferente. No estamos en ninguna de las dos puntas de la grieta, estamos tratando de hacer una política que sea constructiva, que se cumplan las propuestas.

 

-Ese es un planteo a los espacios que gobiernan…

 

-Estamos cansados de escuchar grandes propuestas en época preelectoral y que después no se cumplan. El famoso 20% para los jubilados al día siguiente de que asumiera (Alberto Fernández) no ocurrió. No vemos en este gobierno, ni en el anterior, ni el anterior al anterior, un proyecto educativo que esté proyectando nuestro país. Seguimos tapando el pocito de todos los días sin resolver los grandes problemas que tienen nuestra provincia y la Argentina. Seguimos peleándonos con el campo, con el comercio, con los jueces. Argentina parece un lugar de confrontación y el que más pelea parece que tiene más posibilidades de ser escuchado. Nosotros venimos con un lenguaje conciliador, queremos construir un país y una provincia diferentes.

 

-Si el vecinalismo no es oficialista y ni opositor, ¿cómo tejen el vínculo con la Provincia y la Nación?

 

-No soy oficialista ni opositor. Soy oficialista de mi partido en Carmen de Areco. El vecinalismo trabaja coordinadamente con los gobiernos nacional y provincial que toque. Sí sucede que tenés más afinidad con uno que con otro. Deseamos y proponemos que se respete a los intendentes independientes o vecinalistas, que no tengamos que estar mendigando la ayuda a los gobernadores o presidentes.

 

-¿Siente que hubo acompañamiento a los vecinalistas en el último año?

 

-En Necochea alguien preguntó si (el gobernador Axel) Kicillof había ayudado a los intendentes vecinalistas en la pandemia. Claro que los ayudó, pero no fue Kicillof, sino el gobernador de la provincia de Buenos Aires en una época equiparable a una guerra. Lo mínimo que puede hacer es ser equilibrado en la ayuda a los vecinos de la provincia. Es su obligación ética, moral y legal. Queremos que nuestros gobernadores y presidente nos presenten un proyecto de ciudad, de provincia, de país. Es muy difícil descifrar en este y en el anterior gobierno cuáles son los proyectos que tienen para que Argentina salga adelante y por eso no salimos adelante: porque no sabemos adónde vamos, porque sus dirigentes no miran al pueblo y sus necesidades, miran si el gobernador o el presidente está de acuerdo.

 

-¿Eso se resuelve con la boleta única de papel?

 

-A eso lo cambia el sistema electoral, lo cambia la boleta de papel porque cambia la lógica. Ya no te elige Cristina (Fernández de Kirchner), Mauricio (Macri) o quien sea. Para poder ganar tenés que ser un referente real de la sociedad en la cual queres ser electo.

 

-¿Ven factible que avance este año?

 

-Este es el año en el que sería posible hacer esa reforma, porque todos los recursos económicos, el dinero de nuestro pueblo, debería cuidarse muchísimo y destinarse a temas de salud. Con la boleta única de papel se ahorrarían miles de millones de pesos en todo lo que significa el armado del actual sistema electoral. Además, es mucho más sencillo y veloz. Tengo la esperanza de que este año sea el momento en que se cambie por lo menos eso. Tendríamos que luchar todos para que salga. Si queremos cambiar la lógica de la representación, la única forma es cambiando la forma de votación.