06|10|2021

El FMI pisa la pelota y dice que la negociación "llevará tiempo"

11 de marzo de 2021

11 de marzo de 2021

El vocero del Fondo reiteró que hay un diálogo constructivo con el país. Esperan a Guzmán el 23 de marzo. No opinó sobre la querella penal que anunció AF.

"It's gonna take time". Gerry Rice, vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI) pareció confirmar con esa frase que las negociaciones entre el Gobierno y el organismo multilateral se extenderán más de lo previsto originalmente por el ministro de Economía, Martín Guzmán. "Las discusiones están en camino, son activas y constructivas. Llevará tiempo para que esas discusiones lleven a un programa", dijo Rice en una conferencia de prensa, desde Washington.

 

Rice confirmó que Guzmán y su equipo viajarán a Washington para reunirse con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el staff que negocia el nuevo acuerdo, los días 23 y 24 de marzo. "El foco sigue siendo cómo el FMI puede ayudar al Gobierno en políticas que contribuyan a la estabilidad y el crecimiento, con énfasis en la protección de los más vulnerables", dijo Rice, sin entrar en detalles sobre el estado de la discusión.

 

El Fondo no quiso opinar sobre la investigación que anunció el presidente Alberto Fernández para definir si cursará una querella penal contra los funcionarios de Mauricio Macri por las supuestas irregularidades en la negociación del crédito Stand By por el cual el país obtuvo U$S45.000 millones que ahora debe comenzar a devolver. Tampoco confirmó que haya conversaciones para llegar a un acuerdo recién después de las elecciones. Argentina debe comenzar a repagar ese capital entre septiembre y diciembre, cuando vencen, en total, U$S5.193 millones. Antes, en mayo, el país debería saldar U$S2460 millones con el Club de París y los países acreedores reclamaban un programa acordado con el Fondo para refinanciar ese pago.

 

Fuentes oficiales confirmaron el viaje de Guzmán en esa fecha y también calificaron el diálogo como "constructivo". Las diferencias técnicas entre el staff y los negociadores argentinos se concentraban en las proyecciones de inflación y el sendero de reducción del déficit fiscal. A esas cuestiones, que trababan las negociaciones, se sumaron las cuestiones políticas: la carta de los senadores del Frente de Todos reclamándole al FMI una auditoría exhaustiva por considerar que hay evidencia de que el Fondo incumplió su propio estatuto, la presión del kirchnerismo para lograr un plazo de repago de 20 años cuando el máximo estatutario es de diez y la querella penal.

 

"El Fondo ha admitido trabajar en un Programa de Facilidades Extendidas, que se paga en diez años. Ha permitido que nosotros elaboremos el plan económico. Pero estamos negociando. No hay apuro, pero ojalá encontremos una solución rápida", dijo el presidente Fernández el lunes, en una entrevista con C5N.

 

"Se necesitan dos para el tango", había dicho hace un mes Georgieva. "Desde ambos lados necesitamos hacer nuestra parte y encontrar un camino hacia un acuerdo", agregó.

 

Rice también fue cauto sobre la ampliación de Derechos Especiales de Giro (DEG) que el FMI y el G-20 llevan adelante y por la cual a la Argentina le tocarían unos U$S3350 millones. El vocero dijo que esa política no estará en el corto plazo. En el Gobierno especulan con que ese dinero y el mayor ingreso de divisas por los precios internacionales de los commodities permitirán dilatar las negociaciones para llegar a un mejor acuerdo.