PASARON COSAS

Funcionan solo cinco de los 19 hospitales de verano que prometió Katopodis

Fueron anunciados en octubre para reforzar la atención sanitaria durante la temporada turística. Obras atrasadas y compras fallidas de equipamiento médico.

Junto con la reiterada mención a la herencia que dejó la gestión macrista, el “relato oficial” que desde hace varios meses vienen desplegando el presidente Alberto Fernández  y las principales figuras del gabinete nacional tiene como característica saliente la promesa de obras y realizaciones que luego no se pueden concretar en los plazos previstos.

 

Esta costumbre que también era visible en gobiernos anteriores y ahora promete potenciarse a medida que avance la campaña electoral, tiene una muestra palpable en los "hospitales modulares de emergencia" que el Gobierno se comprometió a habilitar en los principales lugares turísticos para reforzar la atención sanitaria durante la  temporada veraniega en virtud de la pandemia.

 

Transcurrido el primer bimestre del año, que concentra el período más fuerte de las vacaciones estivales, sólo cinco de los 19 nuevos Centros Sanitarios Modulares (CMS) que fueron anunciados hace cuatro meses se encuentran actualmente habilitados, equipados y en funcionamiento. Los 14 restantes no están terminados y no tienen una fecha cierta de inauguración debido a los atrasos que se registran en los montajes de las estructuras metálicas y en la provisión de los equipamientos médicos.

 

La construcción de los CMS había sido anunciada a fines de octubre por los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y de Turismo y Deportes, Matías Lammens. En ese momento, los funcionarios y la comunicación oficialista destacaron que iban a estar listos en el inicio de la temporada veraniega para atender a los turistas que presentaran síntomas de coronavirus y casos de emergencia.

 

Como informó Letra P, el programa para construir los nuevos hospitales modulares fue armado con un esquema de participación oficial tripartita. Las autoridades locales tenían que aportar los terrenos, las provincias debían hacer las plataformas de montaje y conexiones esenciales y la Nación se ocupaba de llevar adelante la licitación de las instalaciones metálicas y la compra del instrumental médico.

 

Cada centro sanitario consta de 45 módulos y ocupa una superficie total de 655 metros cuadrados distribuidos en una sala amplia de espera y admisión, un laboratorio central, shock room, box de testeo, área de aislamiento, sector de monitoreo y farmacia, servicios sanitarios y un espacio para tareas administrativas.

 

Reparto bonaerense

Del paquete total de 19 CMS que licitó la cartera de Obras Públicas de Katopodis; 11 fueron adjudicados a Ecosan, cuatro a la firma Andariega Soluciones Habitacionales y los cuatro restantes a la empresa 4 Commerce SRL.

 

Las tres empresas tienen sus plantas fabriles en el Gran Buenos Aires.

 

Ecosan, que pertenece a la familia Rudoni y está instalada en Don Torcuato, es desde hace varios años la principal contratista y proveedora de baños químicos, cabinas de seguridad, laboratorios móviles y oficinas modulares de Expoagro y del gobierno porteño.

 

Por su parte, a 4 Commerce SRL, radicada en Florencio Varela, la administración de Axel Kicillof le adjudicó en forma directa en agosto pasado un contrato de alquiler de diez contenedores refrigerantes que fueron utilizados como “morgues transitorias” en distintos hospitales públicos de la provincia.

 

En tanto, Andariega es una empresa creada hace 40 años por Reynaldo Pereyra que tiene su base en Burzaco. Se inició alquilando casillas rodantes y acoplados y en los últimos años amplió su actividad con el reacondicionamiento de contenedores marítimos y la fabricación de equipos modulares.

 

En lo que respecta a la inversión prevista, los números oficiales indican que los hospitales modulares en curso van a demandar un desembolso cercano a los 3.000 millones de pesos.

 

La foto actual

La foto panorámica de los CMS en el arranque del mes de marzo muestra que los únicos que están habilitados y operativos son los localizados en Mar del Plata, Villa Gesell y San Bernardo en la costa atlántica; Colón en Entre Ríos y Mina Clavero en la provincia de Córdoba.

 

Hay un segundo lote de ocho hospitales que ya tienen todos los montajes terminados, pero que interiormente no cuentan con ningún equipamiento médico instalado. En esta situación se hallan los centros sanitarios de Necochea, Monte Hermoso, Bariloche, Las Grutas, Puerto Madryn, San Martín de los Andes, Santa Rosa de Calamuchita y Valle de Punilla.

 

Completa el escenario un tercer bloque de seis CMS rezagados, cuyos trabajos de construcción y montaje no tienen, por ahora, una fecha cierta de terminación. Son los casos de los hospitales de Cafayate, Puerto Iguazú, Ushuaia, San Rafael, Tunuyán y Humahuaca.

 

Argumentos y demoras

Ante los planteos de las autoridades locales que protestan por la demorada apertura de los hospitales, la respuesta que esgrime el ministerio que conduce Katopodis es que no se puede hablar de retrasos porque el compromiso oficial fue que iban a habilitarse “durante el transcurso de la temporada turística, que se extiende hasta el 4 de abril”. Más allá de ese argumento temporal que contrasta con la visión de los empresarios hoteleros y gastronómicos, que consideran que en la práctica la temporada ya terminó, nadie puede asegurar que en los próximos 35 días van a estar listos los hospitales que faltan habilitar.

 

Si bien en algunas ciudades tuvieron que rehacerse las plataformas de base porque estaban mal ubicadas y sin las medidas requeridas, el principal problema que condiciona la apertura de los CMS es la falta de provisión de los equipamientos médicos esenciales que no se fabrican íntegramente en el país.

 

Los funcionarios de Obras Públicas ya hicieron dos licitaciones para poder adquirir todos los elementos hospitalarios y el instrumental médico de los CMS que no llegaron a buen puerto. Se dieron por caídas porque ningún oferente pudo completar el listado de los 70 renglones solicitados, que incluyen desde respiradores y equipos de rayos X hasta computadoras, jeringas y elementos de laboratorio y farmacia.

 

Ahora está en curso el tercer llamado a licitación, en busca de que algún proveedor pueda presentar una oferta que garantice el suministro de todos los ítem. En caso de que se logre adjudicar, las entregas de los equipos e insumos que necesitan los hospitales para empezar a funcionar recién comenzarían a concretarse en los primeros días de abril.

 

Axel Kicillof y su equipo de gobierno en la marcha de la CGT. Foto: Pilar Camacho.
Karina Milei va a Chubut para ordenar la dispersión de La Libertad Avanza con Treffinger borrado

También te puede interesar