15|11|2021

JxC expuso los límites del FdT de cara a nuevas peleas en Diputados

05 de octubre de 2021

05 de octubre de 2021

La alianza bloqueó la sesión para tratar la ley de etiquetado y le marcó la cancha al oficialismo. Los costos y desobediencias a los dos lados de la grieta. 

El regreso a la presencialidad plena de la Cámara de Diputados llevará más tiempo de lo esperado. El fracaso de la sesión que había convocado el Frente de Todos (FdT) para este martes dejó una escena que posiblemente se repita hasta fin de año: un oficialismo sin cuórum propio que, para poder llevar adelante distintos proyectos al recinto, deberá negociarlos con Juntos por el Cambio (JxC). La conducción parlamentaria de la alianza opositora decidió negarse a bajar al recinto como parte de la estrategia de marcarle la cancha al oficialismo luego del resultado de las PASO del 12 de septiembre y desnudar las debilidades del FdT. 

 

Los tironeos comenzaron la semana pasada, cuando el oficialismo convocó a la sesión para tratar cuatro textos que reunieron un amplio consenso en comisiones: la ley de etiquetado frontal de alimentos, la creación de un régimen federal de protección a personas en situación de calle y la reforma del estatuto para los trabajadores y trabajadoras contratistas de viñas y la modificación del régimen previsional para ese sector. Tras la convocatoria, JxC reclamó que los temas fueron consensuados y, luego de negociaciones discretas durante todo el fin de semana, no hubo acercamientos. Los titulares de los tres socios de JxC, Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (PRO) y Juan Manuel López (CC), pidieron sumar al temario la ley de promoción ovina y buscaron cerrar un compromiso con el FdT para que "en el transcurso de las próximas dos semanas, se inicie el debate en comisiones de las leyes de boleta única, reforma de la ley de alquileres, emergencia educativa y el Presupuesto 2022 con la presencia del ministro de Economía Martín Guzmán". 

 

Por el tono y el planteo, el pliego de condiciones fue tomado como una afrenta por las autoridades del Frente de Todos. Tanto el titular del cuerpo, Sergio Massa, como el jefe del bloque, Máximo Kirchner, habían procurado mantener la negociación pero la dieron por cerrada cuando Negri confirmó que sin algún guiño no bajarían al recinto. La negativa del titular del interbloque metió el dedo en la llaga: el oficialismo no cuenta con cuórum propio y tampoco tuvo el respaldo de Córdoba Federal y del lavagnismo, aunque uno de sus integrantes se sentó en su banca. Es el caso del socialista santafesino, Luis Contigiani, que estuvo predispuesto a dar inicio al debate.

 

Claudia NajulFederico Zamarbide también estuvieron sentados en sus bancas. Ambos radicales mendocinos fueron los únicos integrantes de JxC que bajaron al recinto cuando sus autoridades parlamentarias habían decidido no sumarse. Lo hicieron luego del pedido público que hizo el senador y exgobernador Julio Cobos a Negri. "Sr. Presidente del bloque UCR, Negri pidan sesión especial con los temas de interés de JxC, pero también faciliten el tratamiento de la Ley de Etiquetado y las leyes que mejoran las condiciones laborales y jubilatorias de trabajadores de viñas. Esto es lo prioritario”, le escribió por Twitter

 

Najul habló en el mismo sentido en el recinto. “La manera para lograr los consensos que la Argentina nos pide es con diálogo y responsabilidad de todos. Quiero que se vuelva al consenso y al diálogo, no avalamos los objetivos del Frente de Todos ni del Gobierno, solo queremos que los provincianos vivan mejor y merecen esta ley. Pedimos por favor que lleguen a ese consenso y se trate la ley”, dijo la diputada en los discursos en minoría.

 

En la conducción del bloque confiaron a Letra P que Najul y Zamarbide avisaron que participarían por la importancia que tienen los textos vitivinícolas en su provincia. También justificaron la actitud por razones electorales. Sin embargo, cerca de Najul consideraron que "hay políticas de Estado que trascienden banderas" y que ella decidió hacerlo mientras que otros "siguen legislando haciendo política". Además recordaron que el Senado de Mendoza le pidió a todos los legisladores nacionales de esa provincia que facilitaran el tratamiento de la ley de etiquetado y los cambios laborales y previsionales para los trabajadores del sector vitivinícola. 

 

El último en hablar fue el titular del bloque, Máximo Kirchner. Tras destacar la presencia de "los 122 diputadas y diputados", el legislador dijo que el oficialismo quedó "a siete votos no de dejar de ser una República sino de poder mejorar la calidad de vida" de la gente. El hijo de la vicepresidenta jugó a fondo para conseguir el cuórum, pero no tuvo éxito. El FdT tuvo cinco legisladores y legisladoras ausentes: la salteña Alcira Figueroa, que cursa la covid -19, la santiagueña Graciela Navarro, el chaqueño Juan Mosqueda y el  puntano Karim Alume Sbodio, que tuvieron problemas para trasladarse desde sus provincias, y el jujeño José Luis Martiarena, autor del proyecto que plantea la nacionalización de los depósitos y fue desautorizado la semana pasada por todo el bloque. Con ese mar de fondo, algunos faltazos parecen haber sido por razones políticas y desacuerdos internos. A esto se le sumó el hecho de que sin cuórum no pudieron jurar los reemplazantes de Cristina Álvarez Rodríguez y Facundo Moyano.

 

“Yo creo que deberían ser más pacientes porque para 2023 faltan dos años. Este Congreso ya ha tenido la experiencia del Grupo A, que han dejado sin presupuesto a un gobierno”, insistió Kirchner y les recordó que también "trataron de operar en las últimas semanas, desde la asunción del gobernador de Tucumán como jefe de Gabinete (Juan Manzur), que este tema no iba a ser tratado”, pero los diputados “tucumanos y jujeños (del FdT) están sentados en sus bancas y ellos no”, completó el titular del bloque para preguntarse quién fue permeable al lobby azucarero, cuando las sospechas apuntaban al flamante ministro coordinador.

 

Kirchner viene cuestionando a JxC desde la semana pasada por un tema mucho más importante. “Es una pena que algunos estén más preocupados por quedarse con la presidencia de la Cámara que en hacer cosas para la gente, no sorprende, es lo que hicieron cuando gobernaron”, insistió para rechazar el planteo de un sector de JxC, liderado por la exdiputada de la CC, Elisa Carrió, de reclamar el puesto de Massa si se transforman en primera minoría después de diciembre. La exgobernadora María Eugenia Vidal, calzada en el traje de candidata a diputada por la Ciudad, también se sumó al operativo.

 

La pulseada palaciega que arrancó el viernes terminó este martes con una escena incómoda para el oficialismo, por la ausencia de los números para sesionar, pero también para la oposición, cuyo principal bloque no tiene una explicación común para los dos escaños radicales que decidieron sentarse en el recinto a contrapelo de todos sus pares. Los dos radicales que desobedecieron a Negri marcaron el inesperado peso de Cobos dentro del bloque, que ahora también deberá asumir los costos políticos de dejar sin cuórum una sesión que podría haber sancionado cuatro proyectos con alto impacto social. 

 

El saldo para ambas fuerzas es provisorio. El primer round después de las PASO fue incompleto y posiblemente se retome la semana próxima, antes de que la previa de las generales del 14 de noviembre deje toda la agenda legislativa al borde del recambio del 10 de diciembre.