15|11|2021

La microcampaña de Todos en el conurbano

04 de octubre de 2021

04 de octubre de 2021

La nueva etapa proselitista recae sobre el trabajo territorial de las intendencias. Kicillof y la vuelta al cara-cara. Arenga a la militancia en busca del voto.

El Frente de Todos (FdT) inicia una nueva etapa electoral de microcampaña en el conurbano bonaerense donde, asegura, están los votos necesarios para dar vuelta la elección en Buenos Aires. Busca ganar territorialidad y al frente de esa tarea están los intendentes e intendentas del peronismo. Arenga a la militancia, búsqueda focalizada del voto, gestión local y despliegue territorial casa por casa serán eje central de las semanas de proselitismo camino al 14 de noviembre. Donde gobierna el oficialismo, cada jefe o jefa comunal deberá garantizar su territorio. El gobernador Axel Kicillof se acoplará a esa estrategia y tendrá mayor presencia en el conurbano acompañando en actividades que ya no tendrán que ver con grandes actos sino con un cara a cara habilitado por las flexibilizaciones de cuidados sanitarios resueltas por el gobierno tras la derrota en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

 

Le decisión de la coalición gobernante tras la derrota fue trabajar en incrementar la territorialidad, recostarse sobre las jefaturas comunales, volver a imprimirle mística peronista a la campaña para incentivar a la militancia, abandonar los grandes actos acartonados en el que se hablaban largamente entre dirigentes y recuperar el cara a cara.

 

La directiva es que cada intendente e intendenta esté focalizado en su territorio, sin perder tiempo en actos o anuncios en otros distritos. La frase se replica en diversas reuniones de campaña: “Cada intendente tiene que garantizar su territorio”.

 

En privado, los y las jefas comunales hacen un mea culpa. Si bien creen que la situación económica, los tiros auto infringidos por errores no forzados y la falta de obras para mostrar explican en gran parte el resultado electoral, saben que también faltó entusiasmar y activar a la militancia para que saliera a buscar el voto.

 

Es por eso, que a lo largo y a lo ancho del conurbano, se replican encuentros militantes, plenarios y peñas que buscan motivar a la militancia y convocar para ir por el voto de aquellos desencantados con el gobierno que acompañaron en 201, y en las PASO no fueron a votar.

 

En cada distrito trabajan con los mapas por circuito electoral, que dan cuenta en qué barrios fue menos gente a votar, cuántos potenciales votantes hay y la inclinación de cada uno de esos barrios a votar al oficialismo o a la oposición; además, comparan los resultados de las PASO con los de 2019. Del análisis de ese conjunto de datos surge la estrategia de cada intendencia para ir a buscar votos.

 

En paralelo, la dirigencia busca mostrar pequeños actos de gestión y cercanía. “No hay tiempo para acelerar obras de acá a noviembre y que tenga impacto, o de que llegue un repunte económico fuerte, lo que queda por hacer es estar cerca del vecino, hablarle, llevar pequeños actos de gestión y estar en los barrios”, explica a Letra P un funcionario de una importante comuna de la Tercera. Es por eso que se replican los encuentros de los intendentes e intendentas en sociedades de fomento y centros de jubilados, quienes encabezan pequeñas reuniones vecinales, recorren obras y caminan barrios.

 

Desde La Plata, la decisión es acompañar esa dinámica. En las reuniones posteriores a la derrota electoral, los intendentes del conurbano le cuestionaron a Kicillof su “poca presencia” en territorio.

 

El gobernador evitará los grandes actos e irá por un cara a cara más parecido a lo que fue su campaña en 2019, cuando recorrió la provincia en el Clio del exjefe de Gabinete Carlos Bianco. Kicillof piensa en reeditar esa campaña de cercanía con la que, aseguran en su entorno, se siente más cómodo.

 

Ya arrancó

La intensificación de la campaña en el conurbano ya se vio plasmada en los últimos días. La semana pasada, Kicillof, participó de dos actividades en Quilmes junto a la intendenta Mayra Mendoza. La primera fue una recorrida por obras en una escuela y la otra, una reunión con representantes de las cámaras de boliches para anunciar la reapertura; el viernes estuvo en Almirante Brown junto al intendente y candidato a diputado provincial Mariano Cascallares. Allí entregó escrituras, puso en marcha nuevos patrulleros y firmó un convenio con YPF Ruta. Este lunes tuvo actividades similares en Pilar, junto al jefe comunal Federico Achával, entregó patrulleros y participó del lanzamiento de un torneo municipal de básquet.

 

El mandatario pide a sus funcionarios “llevar la gestión al territorio”. Gestionar desde el territorio es, hacer los anuncios desde el lugar y encabezar reuniones en los distritos para exhibir la imagen de cercanía que se está pregonando.

 

Bajo este mismo concepto fue que el gobernador decidió este domingo ir hasta el Estadio Único Diego Armando Maradona de La Plata acompañado por el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, y el jefe de Asesores, Bianco, para presenciar el partido entre Gimnasia y Esgrima de La Plata y Sarmiento de Junín en el primer fin de semana con la vuelta del público a los estadios.