15|11|2021

En distritos donde hubo interna, el FdT integra aunque duela

25 de octubre de 2021

25 de octubre de 2021

Bajada de línea para que al menos una el espanto. En algunos, se incluyó a listas que no superaron el piso. En otros, la falta de apertura no disipa tensiones.

“Unidad hasta que duela”, fue la bajada de línea de la cúpula del Frente de Todos (FdT) a los armados distritales para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), por lo que fueron minoritarios los casos donde la coalición de gobierno presentó internas. A excepción de José C. Paz, donde el intendente Mario Ishii abrió el juego a tres listas y salió ganador, el resto de los cruces fueron en comunas sin tierra, donde Todos no gobierna. Rumbo al 14-N, el mensaje que llegó a esos territorios para la integración de listas fue hacer todos los esfuerzos para que, aunque no se logre pulir asperezas, haya una tregua que redunde en un trabajo en unidad que traccione de abajo hacia arriba y cerrando filas discursivas con blanco en el frente opositor.

 

“Si no une el amor, que una el espanto”, resumió a Letra P una de las voces consultadas en San Nicolás, donde se registró la interna más tupida (cinco boletas) y en la que resultó ganadora la titular del Consorcio portuario local, la camporista Cecilia Comerio. Allí, la integración de lista para las generales de noviembre se dio con la nómina que se ubicó en segundo lugar, liderada por Adolfo Suárez Erdaire, la única que logró superar el piso del 25% requerido por reglamento frentista para integrar.

 

Fuentes consultadas por este medio indicaron que ya se dieron charlas y que se está trabajando activamente, con vistas a realizar actividades compartidas, pero también por separado, al advertir que “son dos electorados distintos” los interpelados en las PASO por las propuestas que se ubicaron en los primeros dos lugares de la interna. “Hay que compatibilizar eso”, admite como cuenta pendiente un dirigente.

 

Respecto de las tres propuestas que quedaron afuera de la integración, fuentes del PJ nicoleño que conduce Rubén Andino (que lideró una de las listas) confiaron que existe una tregua post encuentro con Comerio. “El que gana conduce, el que pierde acompaña”, sostienen en la estructura partidaria para dar cuenta de que “disciplinariamente nos hemos sumado”, respetando esa máxima. Destacan que “persisten las diferencias” pero que “nadie quiere que vuelva el neoliberalismo”. Al mismo tiempo, en el PJ ya están planteando a los diferentes sectores del peronismo nicoleño una propuesta de lista de unidad de cara a la renovación de autoridades en el PJ local.

 

En el otro municipio donde hubo una interna de cinco boletas, Campana, la integración también se dio entre dos listas: la ganadora, que encabezó Rubén Romano con el aparato camporista, y Alejo Sarna, con respaldo del Sindicato de Petroleros. Aquí los interrogantes flotan sobre el respaldo de los movimientos sociales Evita y Barrios de Pie que jugaron la interna con un fuerte mensaje crítico hacia la falta de apertura de algunos sectores del FdT.

 

Además del caso de José C. Paz, la habilitación de internas en el FdT tuvo su resultado positivo en un distrito actualmente administrado por el PRO: Pinamar. En el municipio que gobierna Martín Yeza, Todos superó a Juntos por más de tres puntos y medio. En la interna del FdT, se impuso el camporista Gregorio Estanga, que integró lista con Sol Besteiro, respaldada por vecinalistas de Propin, quien se ubicó en segundo lugar. Sin llegar por poco al piso del 25% para sumarse, quedó la nómina que lideró Martín Porretti.

 

Según pudo saber Letra P de voces del peronismo local, hubo charlas para analizar la posibilidad de integrar a Porretti en la lista, pero no prosperaron. Hay quienes responsabilizan de eso a objeciones emanadas del sector de Besteiro, aspiraciones a 2023 mediante. “Hubiese sido un buen mensaje para el peronismo local”, consignaron cerca de Porretti, donde de todas formas recalcan que el otrora precandidato trabajará activamente por la boleta liderada por Estanga, incluso participando de spots y jornadas proselitistas.

 

No obstante, algunas fuentes del peronismo pinamarense dudan de que Estanga logre fidelizar en las generales la totalidad de votos que jugaron en la interna del FdT, considerando que Porretti aglutinaba a un sector del peronismo de centro reacio al camporismo.

 

Como contracara, en Azul, el espacio ganador decidió integrar a miembros de la lista contrincante en las PASO, a pesar de que ésta no llegó al piso del 25%. Así el concejal del movimiento La Capitana (que obtuvo casi el 20% de los votos de la interna) fue sumado en cuarto lugar de la boleta liderada por Inés Laurini.

 

En Lanús, pese al ruido interno que arrastró a las PASO a las listas lideradas por Julián Álvarez, Omar Galdurralde y Agustín Balladares, tras la interna ganada por el primero, los tres dirigentes comparten imágenes de actos en conjunto. Pero, desconfiados, dirigentes del distrito señalaron a Letra P días atrás: “Sonrisas y abrazos quedan en la foto”.

 

En Villarino la interna fue pareja: se impuso 53 a 47 la lista liderada por Fabián Marlía, respaldado por la estructura del PJ local. Quien perdió la interna, Fernando Boyé (con respaldo camporista), se integró en tercer lugar, pero dos postulantes de su lista de septiembre renunciaron a sus candidaturas, por lo que en este distrito del sur de la provincia la lista del FdT quedó achicada, con solo un candidato a concejal suplente. Las renunciantes fueron Carla Donnari y Nadim Millore. Cerca del PJ local hacen una lectura política de estas renuncias: creen que existen heridas sin cicatrizar. “Después de la interna, supuestamente éramos todos uno, pero no fue tan así”, marcaron a Letra P, más allá de aclarar que “Boyé está trabajando activamente”.