01|12|2021

Municipalizar una campaña nacionalizada, el desafío del FdT en el interior bonaerense

21 de octubre de 2021

21 de octubre de 2021

Con venia de arriba, intendentes buscan poner en valor la gestión local. Obras a pleno, militancia casa por casa, aumentos salariales y discurso reseteado.

En una treintena de distritos diseminados a lo largo y ancho del interior de la provincia de Buenos Aires, intendentes del Frente de Todos (FdT) sufrieron en las PASO resultados adversos para sus boletas locales. En buena parte de ellos, el riesgo de repetirse esas derrotas en noviembre podría resonar con fuerza en los concejos deliberantes, donde la oposición podría quedarse con la mayoría camino a 2023.

 

Jefes comunales y armadores de oficialismos municipales consultados por Letra P coinciden en un diagnóstico: la nacionalización de la elección es el aspecto central que erosionó los esfuerzos locales. Por eso, para este segundo tramo del año electoral, se concentran en poner valor las gestiones locales, muchas de las cuales llegaban a este 2021 con un respaldo superior al 60% obtenido en 2019.

 

Mandatarios locales admiten que se trata de un consejo que escuchan de voces del Gobierno provincial para empujar de abajo hacia arriba. Ese Plan Remontar municipal incluye mayor cercanía de las jefaturas comunales con vecinos. Creen que, a diferencia de la campaña para las PASO, donde aún estaban activas algunas medidas restrictivas, en esta etapa podrán avanzar en una militancia casa por casa, padrón en mano y hablando con quienes no fueron a votar en septiembre.

 

Hay quienes subrayan la necesidad de “cambiar el discurso”, dejar de aferrarse a la gestión de la pandemia y el programa de vacunación y enfrentar los temas económicos: “La gente tomó la vacunación como un derecho adquirido pero su preocupación es que no llega a fin de mes”, resumió a Letra P un intendente que, a la vez, enfocó en la gestión de la obra pública y el incremento de su ejecución a partir de la llegada de recursos desde los estratos superiores.

 

La aceleración en materia de infraestructura tuvo su correlato fuerte en la casa propia, en lo habitacional. En los últimos días, Pablo Zurro (Pehuajó) entregó llaves de viviendas en la localidad de Mones Cazón; Walter Torchio firmó un convenio para la realización de 144 casas en Carlos Casares; en Alberti, Germán Lago entregó 192 escrituras sociales y anunció la finalización de 80 viviendas en dos barrios; en Salto, Ricardo Alessandro hizo entrega de casi 300 títulos de propiedad. Fueron acciones complementadas con infraestructura escolar, vial e hidráulica. “Tenemos mucho para mostrar”, dijo el dirigente consultado.

 

En cuanto a esfuerzos comunales para dinamizar la economía local, son numerosos los distritos que avanzaron recientemente en acuerdos salariales con los gremios municipales, algunos de ellos a partir de aportes financieros provenientes de la Provincia. En Castelli se dispuso un aumento salarial inmediato de 30%, retroactivo al 1 de octubre, además de otro de 20% programado para los próximos meses. Cincuenta por ciento en total. En Chascomús, la planta salarial recibirá un incremento del 27,4%, por lo que el total acumulado en el año llegará al 66,2%. En Colón, con paritarias trimestrales, se acordó un aumento del 10% para julio-septiembre, alcanzando una suba del 45%, más un bono de $10 mil en octubre, a falta del último trimestre.

 

El humor social debido a las restricciones por la pandemia pesó con fuerza en las Primarias. Superada esa etapa y libres de restricciones, en los distritos del interior ven que incide positivamente en lo anímico la reactivación de las actividades artísticas y gastronómicas en los espacios de recreación.

 

A diferencia de varios intendentes de Juntos que salieron al cruce del sistema de fases y las decisiones restrictivas, quienes reportan en el FdT se vieron como la cara local de medidas antipáticas en tiempos de pandemia. “Estuvimos aplicando multas por fiestas hasta 15 días antes de la elección”, graficó un mandatario que considera que esa etapa está superada. No así otro factor que, de forma unánime, consideran decisivo: la inflación.

 

Ante eso, marcan que hay que enfrentar el cara a cara con el vecino admitiendo el complejo panorama, pero trabajando dos frentes: el pasado macrista reciente y los indicadores que “marcan que ya estamos por encima de 2019”. Más allá de eso, consideran que los signos concretos de ese repunte no se verán antes de noviembre y recién pesarán con mayor firmeza en el segundo trimestre de 2022.

 

“Es una elección que está muy nacionalizada, más de sellos que de candidatos. Ahí tenemos el problema”, analiza un intendente que buscará revalorizar el mensaje al gobierno local y la importancia de tener un Concejo Deliberante que “colabore en la gestión”. Montarse a la campaña “mostrando hechos, escuchando y dando explicaciones”, es la fórmula con la que varios jefes comunales del FdT en el interior buscarán recuperar el electorado perdido en septiembre.