X

Los principales sindicatos estatales definieron una estrategia común y sólo aceptarán un aumento que supere a la inflación

Redacción 21/09/2020 11:11

En virtud del debate salarial que se desarrollará el próximo martes 22 de setiembre, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la UNTER decidieron concurrir a la Función Pública y a la Secretaría de Estado de Trabajo con una estrategia común con el objetivo de lograr una real recuperación del poder adquisitivo de los ingresos.

Es así que una comitiva por cada una de las entidades gremiales, encabezada por sus secretarios generales Rodrigo Vicente y Sandra Schieroni respectivamente, mantuvieron un encuentro virtual, vía plataforma zoom y durante casi dos horas debatieron la realidad salarial de todos los empleados públicos.

"Nos hemos reunido los sindicatos mayoritarios de la administración pública y coincidimos en rechazar cualquier ofrecimiento que no contemple la evolución real de la inflación, señaló Rodrigo Vicente, secretario general de ATE Río Negro. 

"Frente a la pandemia el Estado adquiere gran centralidad y sus trabajadores tienen que ser reconocidos a partir del carácter esencial de las tareas que brindan", continuó Vicente y completó: "El proceso inflacionario ha mostrado cierta desacelaración pero no se ha detenido durante los últimos meses. Las medidas económicas impulsadas y los esfuerzos fiscales realizados por el gobierno nacional han sido importantes, pero insuficientes en su objetivo de evitar el deterioro progresivo de los salarios".

Por su parte, Sandra Schieroni sostuvo que ya en la reunión paritaria del 3 de agosto UnTER manifestó la exigencia de una recomposición salarial que supere el índice inflacionario por la pérdida del poder adquisitivo.  "Es preocupante como la crisis actual ha golpeado el bolsillo de la clase trabajadora", dijo.  Por otro lado puntualizó la necesidad de "seguir trabajando todo lo referente a política educativa. Los trabajadores de la educación, sin ser trabajadores esenciales hemos mantenido el vínculo con los estudiantes y las familias, sosteniendo de esta manera la escuela pública de pie porque estamos convencidos que la educación es en sí misma esencial".

De esta forma, la dirigencia docente y de los estatales coincidieron que no habrá aceptación de ninguna oferta que no contemple el proceso inflacionario vigente y proyectado hasta fin de año.