X

La billetera de Trump para dividir y reinar

Aprovechó la balcanización latinoamericana y desplegó clientelismo defensivo para imponer a su halcón. La trastienda del avance y retroceso argentino.

Por 19/09/2020 13:27

Ni la nostalgia acomodaticia de las relaciones carnales ni el puro folclore reservado a las tertulias del Grupo de Puebla. En busca de un equilibrio difícil y una posición equidistante, la política internacional de Alberto Fernández volvió a distinguirse la semana última en una región que retrocedió más de lo que giró en la relación con Estados Unidos y Donald Trump. Entre la urgencia y la pandemia, el Presidente perdió una pulseada diplomática por la conducción del Banco Interamericano de Desarrollo, un resultado negativo que puede impactar -o no- en la negociación con el Fondo Monetario Internacional. En contra de la lectura agrietada, la derrota no fue sólo de Fernández, de su canciller Felipe Solá o de su candidato Gustavo Beliz, sino de una América Latina balcanizada que vio cómo le arrebataron un sillón que tenía reservado por la tradición desde hacía más de 60 años.

Con la excusa/argumento de que el covid-19 dificultaba los comicios, Fernández y Solá buscaron postergar sin éxito la elección hasta marzo con el apoyo inicial de México, Chile, Costa Rica, la Unión Europea y cinco expresidentes de la región: Fernando Henrique Cardoso, Ernesto Zedillo, Ricardo Lagos, Juan Manuel Santos Julio María Sanguinetti.

 

 

El intento de aplazar la votación era un primer reconocimiento de la debilidad del bloque de países que se oponía al avance inédito de Estados Unidos y se basaba en el anhelo de que Trump perdiera en el camino las elecciones de noviembre. Justamente, eso fue lo que parece haber fallado: las encuestas muestran una remontada del candidato que ya cuenta casi 200.000 muertos a causa de su no política para enfrentar la pandemia y el triunfo del cubano americano Maurice Claver-Carone confirma que cada vez son más los gobiernos que descuentan la reelección de Trump. Después de que Costa Rica desistiera de la candidatura de la expresidenta Laura Chinchilla, el único desafiante del asesor antichavista de Trump era el argentino Beliz, paradójicamente el funcionario de Fernández que mejor se llevaba con Claver-Carone.

 

 

LAGOS Y EL GIRO ARGENTINO. El jueves previo a la elección, la Cancillería argentina anunció de manera sorpresiva que había decidido bajar la candidatura del secretario de Asuntos Estratégicos de Fernández y llamar a la abstención en la votación virtual. Fue producto de una ecuación que se había tornado desfavorable para Solá y de los cambios de última hora que había forzado Claver-Carone con promesas de todo tipo. En busca de rechazo al cuórum, votos y finalmente abstenciones, Solá llevó adelante toda la negociación en consulta con Fernández y con el ministro de Economía, Martín Guzmán, que no puso reparos a la confrontación con el soldado de Trump pese a que en el horizonte estaba la pulseada con el Fondo.

“No podés tener un candidato si vas a cuestionar la legitimidad de la asamblea. Mi consejo es ese. Que no haya candidato, vayamos a la abstención y dejémoslos solos”, le dijo el expresidente chileno Lagos al canciller argentino.

La decisión de bajar a Beliz terminó de definirse a último momento. Para eso, fue decisiva la comunicación que tuvo Solá con Ricardo Lagos en los días previos al sábado 19. “Vos no podés tener un candidato si vas a cuestionar la legitimidad de la asamblea. Mi consejo es ese. Que no haya candidato, vayamos a la abstención y dejémoslos solos”, le dijo el expresidente chileno al canciller argentino.

Muy amigo de Andrés Allemand, el ministro de Relaciones Exteriores de Sebastian Piñera, Lagos sugirió evitar la derrota y apelar a la estrategia que finalmente eligieron Argentina, Chile, México, Perú, Trinidad y Tobago y la Unión Europea. Claver obtuvo 30 votos y las abstenciones fueron 16. Así, la postura argentina obtuvo el 31,23% en términos de capital y 35% en términos de porcentaje.

En el piso 13 de la Cancillería, contradicen la visión predominante que habla de un fracaso de Argentina producto de una política errada, pretenciosa y hasta infantil. Dicen que Claver es el que debe explicar por qué no consiguió más votos con semejante poder. En las palabras de Solá: “Quisieron llevarnos por delante como chicharra del ala y no pudieron”.

Con la alianza que estableció con Chile y la abstención que obtuvo de Perú, el Gobierno cree haber demostrado que no se trataba de una cuestión únicamente ideológica. A principios del mes pasado, el asesor de Trump le dio una entrevista a El Mercurio en la que acusó a Argentina de querer “obstaculizar”, “secuestrar” y hasta “subvertir” la elección y cuestionó también la postura de Chile, lo que generó malestar en el país trasandino. Enfrente estaba un eje extendido de países alineados con Estados Unidos: Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia, Ecuador, Bolivia y casi todos los de Centroamérica a excepción de Nicaragua. 

 

 

CLIENTELISMO PRO. Ligado al senador republicano Marco Rubio, el primer norteamericano que estará al frente del BID fue director del FMI en representación de Estados Unidos, está a cargo de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad norteamericano y consiguió los votos que necesitaba con la chequera de Trump.

Para Beliz, fue una derrota política y también personal. A diferencia de otros funcionarios de Fernández que lo despreciaban, el asesor especial había sellado una relación directa con el delegado de Trump para la región.

En una muestra de clientelismo global que a nadie indigna, Claver se comunicó con altos funcionarios de los países que podían definir la elección y les ofreció ayuda de distinto tipo. Vecinos condicionados, México y Canadá cambiaron su postura sobre el filo de la votación. El gobierno de Manuel López Obrador decidió finalmente dar cuórum para la elección, Canadá no se abstuvo como había prometido y votó a favor de Claver y Costa Rica también giró: pasó de tener candidata propia a apoyar al delegado de Trump. El resto de los países que estuvieron en duda también se vieron tentados por los favores del halcón republicano. Hubo por lo menos dos cancilleres que se lo admitieron a Solá en conversaciones privadas. “No podemos acompañarlos. Nos garantizó que nos va a facilitar algo muy importante”, le dijeron. “Los trabajó uno por uno. Imaginate la cantidad de promesas que puede hacer él”, le dijo a Letra P un colaborador del Presidente al tanto de un lobby de lo más intenso que surcó el más alto nivel de la diplomacia global.

Para Beliz, fue una derrota política y también personal. A diferencia de otros funcionarios de Fernández que lo despreciaban, el asesor especial había sellado una relación directa con el delegado de Trump para la región. Tenían un contacto fluido que no se alteró después del primer desplante del cubano americano, el día de la asunción del presidente argentino, cuando actuó su indignación y se retiró “molesto” por la presencia de un ministro de Nicolas Maduro en Buenos Aires. Sin embargo, la comunicación se interrumpió en un determinado momento y Claver sorprendió a Argentina con el lanzamiento de una candidatura que contaba, de entrada, con un porcentaje importante de votos. Beliz quería ocupar su sillón porque trabajó en el BID desde 2005 hasta 2019, pero desistió cuando fracasó el pedido de México en agosto para postergar la elección.

 

 

EL EQUILIBRIO INESTABLE. Según le dijo a Perfil el reconocido experto en política internacional y vicerrector de la Universidad Torcuato Di Tella Juan Gabriel Tokatlian, el triunfo de Trump en el BID es, en realidad, una “demostración ostentosa de debilidad” y un cambio en la postura inicial de Estados Unidos en 1959, cuando se creó el organismo. Washington “exagera la proyección de China en la región, sobredimensiona la amenaza y recurre, más que a la persuasión, a una suerte de anuncio de garrote para seguir su política de despliegue financiero en la región”. Como el propio Claver-Carone lo admitió tras ser electo, el BID será utilizado para frenar la creciente influencia financiera de China, que hoy presta en infraestructura a los países de la región más dinero que EEUU. 

Después de la elección, Fernández habló con Claver-Carone y el funcionario de Trump se ofreció a prestar colaboración en la negociación con el Fondo. El presidente argentino conoce desde hace 15 años al empresario Gustavo Cinosi, jefe de campaña del nuevo presidente del BID. Con aliados y detractores en el gobierno del Frente de Todos, Cinosi es asesor de Luis Almagro en la OEA, dueño de la franquicia del Hotel Sheraton y apareció junto a Claver en México en noviembre pasado, unos días después de que Fernández fuera electo. La postura de Almagro a favor del golpe en Bolivia los distanció como nunca. Pero, en las últimas semanas, el empresario argentino que trabaja para Trump retomó el contacto con Fernández. Tal vez, el Presidente crea que le puede ser útil para el tiempo que viene. De ser así, la posición equidistante que Argentina acaba de mostrar será sometida a una prueba de fuego.