07|5|2021

Larreta espera un guiño de la Corte, pero empieza a ajustar el presupuesto

11 de septiembre de 2020

11 de septiembre de 2020

La cuestión de fondo demorará, pero apuesta al amparo para frenar la quita por goteo. El equipo jurídico que lo asesora. Contactos con Angelici y Carrió.

Horacio Rodríguez Larreta recurrirá a la Corte Suprema para resistir la quita del 1,18% de la masa de recursos coparticipables que autorizó Alberto Fernández. Tras horas de análisis con su mesa jurídica y consultas con asesores externos, el jefe de Gobierno juega un pleno a su estrategia judicial ante el máximo tribunal, pero, a la vez, empieza a talar el presupuesto vigente para el distrito que gobierna desde 2015 y cuya gestión pensó como trampolín para su carrera presidencial.

 

El gobierno porteño irá por doble vía a la Corte: presentará una demanda de inconstitucionalidad del decreto presidencial y un recurso de amparo con el objetivo urgente de conseguir una medida cautelar que frene el goteo. Según cálculos de la Jefatura de Gobierno, en el primer día de vigencia del decreto presidencial, la Ciudad dejó de percibir 300 millones de pesos de un promedio de 450 millones que recibía cada 24 horas antes de la pandemia por coronavirus. La merma se debe, también, a la caída de la recaudación nacional y el consecuente efecto sobre los impuestos coparticipables.

 

 

 

El jefe de Gobierno delegó en su ministro de Hacienda y Finanzas, Martín Mura, el rediseño del presupuesto. La primera definición fue mantener el estado de emergencia que prioriza gastos corrientes e inversiones para las áreas de salud, educación y desarrollo social. En Parque Patricios analizan opciones y, por ahora, descartan aumentar impuestos para paliar el bache de 36 mil millones de pesos que implica el recorte de 1,18% de la coparticipación porteña.

 

Cuando se aprobó la emergencia económica, al comienzo de la cuarentena por la crisis sanitaria, el Gobierno pateó contratos y frenó obras menores. Por ese entonces, había una esperanza de explorar un acuerdo con la Casa Rosada para garantizar determinadas obras públicas, como el viaducto del Tren Sarmiento. En este contexto económico y político, la renovación de esa negociación es una quimera. 

 

Hasta fines de 2015, la Ciudad de Buenos Aires recibía el 1,4% en concepto de copartipación. En enero de 2016, el entonces presidente Mauricio Macri le aumentó al bastión electoral del PRO ese monto a 3,75%. La excusa fue la necesidad de costear el traspaso de la Policía Federal. En 2018, bajo el Pacto Fiscal pedido por Macri, la Ciudad resignó ingresos coparticipables y la alícuota bajó de 3,75% a 3,5%. Desde que desembarcó en la Casa Rosada, Fernández entabló conversaciones con Rodríguez Larreta para renegociar el monto y planteó, desde un primer momento, la necesidad de recortar un punto. El número estuvo varias veces en discusión, pero finalmente lo anunció Fernández de manera unilateral este miércoles.

 

El Gobierno considera que el porcentaje girado por Macri a Rodríguez Larreta excede el monto necesario para costear la Policía de la Ciudad. El gobierno porteño, como reveló Letra P, sostiene que esos fondos nunca alcanzaron para soportar el traspaso y que la Ciudad tuvo que poner plata encima.

 

 

 

MESA JUDICIAL. Rodríguez Larreta pasó toda la tarde del jueves en su despacho del tercer piso de la sede de gobierno. Recibió llamados y mensajes de todo el arco político opositor: desde Elisa Carrió hasta Daniel Angelici. Conversó, como dijo públicamente, con los tres gobernadores radicales. También, con el expresidente Macri.

 

Desmenuzó la estrategia judicial ante la Corte con el procurador porteño, Gabriel Astarloa, que estuvo en Uspallata 3160. En los detalles de la presentación trabajaron la secretaria de Legal y Tecnica, Leticia Montiel, y el subsecretario de Justicia, Jorge Djivaris, un abogado con amplia experiencia en Tribunales. Rodríguez Larreta consultó también a su abogado personal, el penalista Mariano Mendilaharzu, que lo representa en la causa por las escuchas ilegales durante la gestión Cambiemos.

 

Entre este grupo de asesores jurídicos no hay administrativistas ni constitucionalistas, por lo que Rodríguez Larreta aún estudia ampliar el equipo y hasta evaluó contratar un estudio de abogados experto en temas tributarios. Por el momento, el jefe de Gobierno avanzará con los abogados defensores de la administración porteña.

 

GRIETA PARLAMENTARIA. La guerra entre la Casa Rosada y la Jefatura de Gobierno se trasladó a la Legislatura porteña. En una sesión caliente, que incluyó horas de debate y cruces, los interbloques del Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) agrietaron la relación entre el oficialismo y la oposición.

 

Como contó Letra P, hace meses que creció la tensión entre el PRO y el peronismo en el Parlamento capitalino. El bloque de diputados del peronismo defendió el decreto presidencial y el oficialismo salió con los tapones de punta a repudiarlo.

 

 

 

"A Alberto Fernández le da 'culpa' que la Ciudad de Buenos Aires 'sea tan opulenta'. ¿Como porteño siente culpa de tener una Ciudad que crece año tras año y no de quitarle fondos? Con esta decisión busca nivelar para abajo, cuando en realidad debe responder al legítimo reclamo de la Policía bonaerense con recursos propios de Nación y Provincia. Los vecinos están enojados porque se sienten perjudicados en medio de una pandemia y crisis económica", afirmó el vicepresidente 1° del bloque Vamos Juntos en la Legislatura porteña, el peronista Daniel Del Sol.

 

"La decisión no puede ser tomada como una ataque porque es lo que corresponde", sostuvo el jefe del bloque del FdT, Claudio Ferreño. "Macri le transfirió a la Ciudad más recursos de los que necesitaba para la policía", cuestionó la legisladora peronista Claudia Neira.

 

"La Ciudad ha mostrado gran predisposición al diálogo durante estos meses difíciles. El avance unilateral del Gobierno Nacional con esta medida es un atropello contra todos los porteños", criticó la diputada Gimena Villafruela.

 

"El principio central del federalismo es la autonomía de las provincias y esta decisión violenta la autonomía de la Ciudad. Vamos a respaldar la decisión de ir a la Corte", sostuvo la UCR porteña, que conduce Guillermo de Maya.