X

El Gobierno y los bonistas alcanzaron un principio de acuerdo

Fernández decidió esperar para hacer el anuncio formal. El arreglo despeja el principal factor de incertidumbre y facilita la salida de la recesión.

Por 03/08/2020 17:25

El gobierno argentino y los fondos internacionales tenedores de bonos emitidos bajo legislación internacional alcanzaron un principio de acuerdo que, de concretarse finalmente, despejaría el mayor frente de incertidumbre para la economía argentina.

Así lo averiguó Letra P este lunes, aunque el presidente Alberto Fernández decidió esperar para realizar el anuncio formal. El martes vence el plazo prorrogado por última vez por las autoridades.

En la mañana, los indicios no apuntaban a un escenario optimista, dada la distancia que las partes decían mantener sobre el canje de bonos en default por 66.000 millones de dólares. Mientras se especulaba con la posibilidad de una nueva extensión del plazo para negociar o con un ejercicio de fuerza del Gobierno para obligar a los tenedores de bonos a reducir algo más sus pretensiones, mediaron contactos de última hora y, en definitiva, la decisión política al más alto nivel de cerrar el mejor entendimiento posible.

Los mercados financieros fueron marcando el compás de las expectativas. Hasta el mediodía mandó un incremento del riesgo país y de los tipos de cambio paralelos; sobre el cierre, con la versión de una fumata blanca ya instalada, el peso se recuperó, el índice de riesgo se desplomó 6,6% y las acciones argentinas que cotizan en Nueva York treparon hasta el 13%.

 

Fuente: ambito.com y Rava Bursátil.

 

El entendimiento, cuya letra chica financiera y jurídica se escribiría en los próximos días en caso de no mediar inconvenientes imprevistos, sería un logro del ministro de Economía, Martín Guzmán, cuyo propio nombramiento se justificó en diciembre del año pasado por su conocimiento académico del problema de la deuda nacional.

El crucial acercamiento con los bonistas aseguraría el logro de los umbrales mínimos de aceptación para que la Argentina no sufra juicios en tribunales internacionales e incrementaría las posibilidades de una salida veloz de la recesión causada este año por la pandemia. 

Una vez cerrado este capítulo, el Gobierno podría aplicar las mismas condiciones para regularizar la deuda en dólares emitida bajo ley local y, de inmediato, renegociar y regularizar los compromisos con el Fondo Monetario Internacional.