X

Al ministro no le “gusta” la advertencia del organismo sobre el riesgo de “una catástrofe generacional”. El drama de los más vulnerables.

Redacción 10/08/2020 9:33

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, se animó este lunes a refutar a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que advirtió sobre “la catástrofe generacional” que representa la parálisis de las clases. 

“La palabra catástrofe no me gusta del todo”, dijo Trotta, que no pudo dar ningún tipo de definiciones acerca del regreso de la actividad presencial en las escuelas más allá del reinicio previsto para este lunes en San Juan, provincia que tuvo solo 22 casos de coronavirus en lo que va de la pandemia.

“La catástrofe es global”, tiró a la tribuna el ministro en una entrevista con radio Continental.

 

 

Desde el inicio de la cuarentena dispuesta en todo el país por el presidente Alberto Fernández, Trotta ha dado múltiples mensajes, muchos de ellos contradictorios, y en ese sentido ha mantenido en vilo a la comunidad educativa.

Este lunes, solo pudo ratificar que no tiene un plan para la normalización de la actividad escolar al señalar que en este momento “no se puede ni pensar” en el regreso de las clases en numerosas regiones del país.

Durante el fin de semana se metió en un nuevo pantano comunicacional con declaraciones sobre la promoción de los alumnos. Este lunes, Trotta acusó al diario La Nación de publicar sus dichos de manera “incompleta”.

El ministro anunció que “la cursada termina a fin de año” y los alumnos “tendrán vacaciones”. Para Trotta, han cumplido con los objetivos del ciclo lectivo a pesar de las dificultades y las desventajas de los niños y adolescentes de menores recursos, que no cuentan con los dispositivos ni la conectividad necesarias para adecuarse a la modalidad virtual del dictado de clases. De eso habla Unicef cuando advierte sobre el riesgo de una “catástrofe generacional”: de las consecuencias de la pandemia en términos de brecha social educativa. 

En ese sentido, especialistas vienen reclamando la implementación de algún tipo de medida tendiente a atender a esos sectores vulnerables en el terreno mismo, de manera de compensar las desventajas respecto a los sectores sociales con acceso a las herramientas requeridas por el proceso de educación remota.