X

El senador por Juntos por el Cambio dijo además que algunos dirigentes de su alianza deberán dejar la mesa de decisiones. Liderazgos “sin mirada reciclada”.

Por 26/05/2020 13:31

Andrés De Leo es senador provincial de Juntos por el Cambio y presidente de la Coalición Cívica Ari en territorio bonaerense. Es el representante “lilito” en la Cámara alta. Desde ese lugar, analizó las políticas de gestión del gobierno de Alberto Fernández y de Axel Kicillof, y pidió una apertura gradual de la cuarentena y una “estrategia diferenciadora” para cada una de los distritos. Además, ponderó la figura política de María Eugenia Vidal y el surgimiento de nuevos liderazgos en la oposición. En este sentido, pidió a sus pares hacer una suerte de autocrítica sobre el gobierno anterior. “Es incorrecto creer que el único error del gobierno de Mauricio Macri fue no haber hecho un buen balance y no haber comunicado con qué nos encontramos”, apuntó. Además, en esta entrevista con Letra P, proyectó más allá de 2023 y remarcó que algunos exfuncionarios tendrán que dejar de tener un rol tan decisivo en el espacio.

 

 

-¿Qué balance hace de la gestión provincial?

-El gobernador inicialmente no estuvo muy consustanciado con la política de cuarentena total, pero, evidentemente, la situación en algunos puntos de la provincia lo han hecho modificar su postura. Hoy se lo ve más compenetrado con las políticas sanitarias, en un momento donde las demandas son múltiples. Pero creo también que Kicillof pecó de exceso de desconfianza hacia la oposición. Desperdició una buena oportunidad de hacer una convocatoria amplia a todos los sectores políticos, sociales y sindicales para enfrentar esta situación sin una mirada unilateral. Esto hubiera potenciado las respuestas frente a la pandemia.

-¿La flexibilización de la cuarentena divide al oficialismo y la oposición?

-El dilema es muy importante pero hay que ser inteligentes para garantizar la salud y permitir aperturas en materia económica y recreativa. Hoy se están pagando las consecuencias de haber ido inicialmente hacia una cuarentena muy extrema cuando había mucha incertidumbre. Pero tampoco puedo caer con críticas muy duras hacia esa política porque fueron respaldadas por la enorme mayoría de la gente. Simplemente advertimos en ese momento que nos iba a encontrar en este plazo: situaciones económicas angustiantes y la necesidad de apertura de las actividades.

“Hoy se están pagando las consecuencias de haber ido inicialmente hacia una cuarentena muy extrema.”

-¿Cómo observan desde el interior la problemática en el AMBA?

-Hay que marcar una estrategia diferenciadora en cada distrito. Somos una sola provincia pero las realidades son absolutamente distintas. Hay que llegar a acuerdos que permitan que en determinadas regiones se puedan tener políticas activas distintas a las del conurbano.

-¿Una parte de la oposición evita las críticas a la cuarentena por la imagen positiva que tiene el Presidente?

-Lo descarto. No tiene que ver con una especulación política. Tiene que ver con la profundización de una actitud que hemos tenido desde el comienzo: comenzó un nuevo gobierno y lo íbamos a acompañar desde la oposición con herramientas, sabiendo también que tenemos la responsabilidad de gobernar en muchísimos distritos. Queremos que le vaya bien a los bonaerenses. Algo que el gobierno no supo comprender. No sé si por desconfianza o por estrategia política. La pandemia abrió mayores canales de diálogo, pero podrían haber sido mucho más amplios. Por ejemplo, se demoró dos meses en poner en marcha la Legislatura y en las dos sesiones que tuvimos demostramos que estamos para acompañar, porque sobre nuestras espaldas está la responsabilidad de representar a 17 millones de bonaerenses.

 

 

-¿Es natural que los dirigentes de Juntos por el Cambio sin responsabilidades de gestión sean más duros con el gobierno? ¿Se abrieron dos alas políticas en la alianza?

-No hablaría de alas, sino de diferentes responsabilidades. Está claro que dentro del espectro de Juntos por el Cambio hay partidos y personalidades distintas que pueden tener visiones diferentes y, además, hay responsabilidades distintas. No es lo mismo la responsabilidad de un dirigente que no ocupa cargos que la de legisladores o concejales que tienen que estar en la oposición, o la de los ejecutivos, por lo que me parece que está bien que haya miradas distintas. Yo no le puedo pedir a un intendente de nuestro espacio que opine sobre políticas generales o cuestiones que pueden ir hacia la confrontación porque tienen la responsabilidad de gobernar y tampoco voy a criticar a los legisladores que sí pueden hacerlo. Pero, a la hora de poner en balance, está primando sostener la gobernabilidad en su conjunto, reforzar la institucionalidad y exigirle al gobierno cosas que nosotros entendemos que están mal.

“Hemos consolidado algunos liderazgos, el de María Eugenia Vidal en Buenos Aires tiene una clara ascendencia.”

-¿Tienen un líder político?

-Hemos consolidado algunos liderazgos. A mi juicio, el de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires tiene una clara ascendencia. No sólo por el PRO, sino por su buena relación con las demás fuerzas políticas. Creo también que cuando termine esta situación tendremos que hacer una evaluación de las gestiones de 2015 a 2019, tanto a nivel nacional como provincial y local. Allí seguramente algunos dirigentes tendrán que pasar a otro rol, no tan decisivo, ni con tanta influencia. Se vienen nuevos liderazgos, con miradas más allá de 2023, y no con una mirada reciclada de lo que fue nuestro gobierno, que si bien tuvo muchas cosas que nos dan orgullo y podemos reivindicar, evidentemente, tuvo errores. Hay dirigentes de nuestro espacio que todavía no han percibido que hubo errores en nuestra gestión.

-¿Se refiere a aquellos sin responsabilidades de gestión?

-Que este gobierno fracase no indica que nosotros no tengamos que revisar los errores que tuvimos en nuestra gestión, por ejemplo, en materia económica. Es incorrecto creer que el único error del gobierno de Macri fue no haber hecho un buen balance y no haber comunicado con qué nos encontramos. Quienes creen eso simplifican las cosas. Por el contrario, hubo errores en materia económica y de servicios públicos que constituyeron los puntos más débiles y que impidió que volviéramos a ganar las elecciones. Desde la Coalición Cívica hemos tenido una mirada muy concreta sobre esto.