12|4|2021

Pymes lácteas, lejos del lockout: “Hay que bajar los decibeles”

10 de marzo de 2020

10 de marzo de 2020

El titular de Apymel, Pablo Villano, pide “lugar para el diálogo y no para la medida de fuerza”. Destaca la suba del consumo de leche por el plan del Gobierno pero reclama designación de autoridades.

Que no aumenten las retenciones con vistas a incrementar las exportaciones en los meses fuertes de primavera era una de las pretensiones del golpeado sector lechero. En efecto, los lácteos formaron parte de las producciones que no registraron variaciones en el nuevo esquema planteado por el Gobierno, razón por la cual el titular de la Asociación de Pymes Lácteas (Apymel), Pablo Villano, remarcó en diálogo con Letra P que en su sector están “al margen” del reclamo que envuelve el lockout que lleva adelante la mesa de enlace ante la suba de las retenciones a la soja. Más allá de no verse afectado, Villano se manifestó “preocupado” porque “el sector agropecuario no tendría que estar en conflicto”.

 

En esa línea, enfatizó en la necesidad de explorar otro camino al que tomaron las entidades del campo: “Siempre hay lugar para el diálogo y no para la medida de fuerza, más en un momento de crisis como estamos viviendo”. El dirigente de Apymel resaltó que en el esquema de retenciones la lechería también se encuentra afectada pero se tiene que trabajar en encontrar “un equilibrio” entre el planteo de las entidades “que sostienen que no hay margen” y el Estado que “está en una crisis grande y necesita recaudar”.
 

 


Consultado por la posibilidad de que se acentúe la conflictividad entre el campo y el Gobierno, Villano desestimó: “No hay margen para el conflicto en la situación en que estamos, en una situación muy delicada como país”. Ante eso, planteó: “Hay que bajar los decibeles y ponerse a trabajar y ser fundamentalmente ingeniosos y responsables en esto, porque se trata de ir levantando el mercado interno para que haya consumo acá y todo el aparato económico se ponga en marcha y, por otro lado, que se exporte lo más posible de todos los rubros para que le entren divisas al país, sino todo va estar tan complicado como hasta ahora”.

 

El representante de las pequeñas y medianas empresas lácteas celebró que las retenciones a la leche hayan permanecido en un 9% y no se fueran a 12% como se deslizaba –“eso es bueno”, destacó– pero también consideró que las retenciones “tienen que tener una cierta elasticidad”. Y argumentó: “Cuando por precio internacional y valor de retención y costos no podés exportar, en el caso de los lácteos es un perjuicio para el país porque no entran divisas y para el sector productivo”.

 

 


Por esta razón, enfatizó que el sector tiene que procurar “sacar en la primavera todo lo que sobra, porque el mercado interno está deprimido. Hay que sacar todo lo que sobra para que no nos derrumben los precios tanto a la producción, los pequeños y medianos tamberos y las pymes. Eso es fundamental”.

 

Apymel fue uno de los pocos actores del rubro agroalimentario que mantuvo reuniones con el ministro de Agricultura Luis Basterra. Sobre estos encuentros, Villano subrayó: “Le planteamos la necesidad de un plan de trabajo y acciones, pero estamos un poco en stand by porque no nombraron al director nacional de Lechería todavía. Se tomaron algunas medidas urgentes, como el plan Argentina contra el hambre y el asistencialismo que era necesario. De hecho, se aumentó la cantidad de leche consumida a raíz de estos planes, eso es importante como sector y como país pero estamos esperando que se designen las autoridades nacionales para empezar a trabajar”.