01|10|2021

La armada de JxC que evita la grieta y se alinea por la legalización

17 de diciembre de 2020

17 de diciembre de 2020

Cinco senadores cambiemistas trabajan para garantizar los votos opositores y que no caigan apoyos en la lógica K-anti K. La sombra Macri y el impulso de la UCR.

Entre desacuerdos estructurales, disputas electorales y chicanas entre oficialismo y oposición, se inició en el Senado el tratamiento del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados. Lo llamativo del caso es que, igual que en la Cámara baja, las diferencias partidarias parecen hacerse a un lado para priorizar la transversalidad. Mientras el bloque del Frente de Todos (FdT) trabaja incansablemente para asegurarse los votos verdes y sumar más, en Juntos por el Cambio (JxC) hacen lo propio, con el liderazgo de Guadalupe Tagliaferri, Martín Lousteau, Luis Naidenoff y, con perfil más bajo, Pamela Verasay y Gladys González, cuyo tuit del 11 de diciembre, el día del debate en Diputados, auguraba la legalización: “Ni una menos por aborto clandestino. Equidad en el acceso a la salud. ¡Esta vez en el Senado, será ley!”.

 

El trabajo que tienen es arduo, porque se trata de sancionar un proyecto del Poder Ejecutivo con la certeza de que, para mucha gente, quedará en la memoria como un triunfo del gobierno de Alberto Fernández y, claro, de Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, como en el caso de las diputadas y los diputados, la decisión es priorizar la salud pública y los derechos de las mujeres por sobre la coyuntura y los tironeos electorales.

 

 

Las reuniones entre oficialismo y oposición por el aborto legal empezaron en marzo, presencialmente, y quedaron interrumpidas por la pandemia, aunque de uno y otro lado continuaron reforzando la alianza en función de la aprobación de este proyecto en particular. De hecho, se elaboran estrategias para el debate en comisiones y se acuerdan preguntas y especialistas para las exposiciones, una experiencia inédita para el Senado, que hace dos años no tuvo la articulación que tiene ahora en torno de este tema.

 

El escenario es sustancialmente diferente al de 2018 en el bloque opositor. Cuando todavía faltan definiciones, hoy sumaría unos 12 votos verdes, cuatro más que los ocho de hace dos años. Otra diferencia importante se da en el aporte de la UCR, que suma más voluntades que en la sesión que terminó en el rechazo. Sobre senadoras y senadores radicales vienen trabajando las juventudes del partido desde principios de año: Franja Morada, la Juventud Radical (JR) y referentes feministas del partido llamaron, enviaron cartas y organizaron encuentros con las y los legisladores de su espacio político.

 

Desde JxC desmienten presiones del expresidente Mauricio Macri sobre las filas propias y aseguran que no hay nadie pensando en dar vuelta su voto a pedido de nadie. Al contrario, dicen, se trabaja para sumar más. De hecho, igual que en el oficialismo, prefieren terminar el año con la legalización del aborto y no dilatar la discusión durante el año electoral o, inclusive, querrían evitar que el tema se cuele en las presidenciales de 2023.