DISPARIDAD DE GÉNERO

Una sola mujer y 52 varones integran la cámara fabril de Santa Fe

La entidad que nuclea a los industriales, a años luz de la paridad. Empresarias toman fuerza para equilibrar la balanza.

En la industria santafesina la segmentación de género en el trabajo todavía es un problema que se refleja en la baja participación de mujeres en las organizaciones gremiales empresarias y sindicales. La Federación Industrial de Santa Fe (FISFE), que desde hace más de 40 años agrupa empresas santafesinas que realizan actividades industriales, tiene un directorio con 53 autoridades de las cuales solo una es una mujer: María José Mattievich.

 

Ese desequilibrio muestra que, para el sector, el trabajo de los hombres tiene un valor diferencial con respecto al de las mujeres. Sin embargo, con mucha insistencia de ellas, la balanza finalmente se empieza a compensar. Además de los avances en materia de igualdad de oportunidades que se están dando en otros ámbitos como el político con las leyes de paridad, hubo un hecho clave: la elección de Carolina Castro  para integrar el Comité Ejecutivo de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de Irini Wentinck para presidir la Comisión de Género y Diversidad de esa organización. En forma inmediata, la experiencia empezó a irradiar al resto del país.

 

En Santa Fe, FISFE debe renovar autoridades en abril de 2021 -son cargos que duran dos años- y mientras se realizan los trámites para que la Justicia autorice la posibilidad de realizar esa elección de manera virtual, se estima que la lista incluirá mayor cantidad de mujeres. Su presidente, Víctor Sarmiento, aseguró que hay un trabajo fuerte desde la entidad para incluir mujeres en la conducción y que, tras una primera reunión con más de 80 mujeres industriales de toda la provincia, ya empezó a funcionar la comisión de Género y Diversidad, que tiene como objetivos subsanar las diferencias actuales y generar condiciones laborales y de competencia más justa.

 

 


Víctor Sarmiento, presidente de FISFE.

 

 

“Queremos equilibrar la incorporación de las mujeres a todas las áreas decisivas de la federación. El mundo está cambiando y hay que acercar aún más a la mujer a la industria. Sentimos que había una necesidad de reconocimiento y esperamos que esto genere que también haya más participación en el sector empresarial, ese es el objetivo, crecer y generar un vínculo de acercamiento con las mujeres y sus espacios en las empresas”, dijo Sarmiento en diálogo con Letra P.

 

 

 

Para la empresaria Yanina Agatiello (Asociación de Industriales Metalúrgicos) -quien junto a Leonela GuajardoIsabel Benvenuto (Unirr), Jorgelina Gonano y Victoria Oldani (Asociación de Industriales Metalúrgicos), impulsan la comisión de Género de FISFE- todavía hace falta luchar hacia dentro de las industrias contra estereotipos que aparecen desde el momento de la contratación y que acompañan a las mujeres en el desarrollo de su carrera. Sin embargo, también sostiene que hay una evolución en el escenario actual más propicio para que se instaure la equidad de oportunidades y se puedan pensar medidas que favorezcan la conciliación familiar y laboral.

 

“Hay un montón de mujeres industriales súper valiosas, el problema es que no están visibilizadas. Ese, en gran medida, tiene que ser el trabajo de la comisión, conocerlas y ayudarlas a que puedan estar en lugares de toma de decisión, que puedan acceder a líneas de financiamiento, y una de las formas más eficaces de hacerlo es armar redes de contacto entre mujeres a lo largo y ancho de la provincia”, aseguró Agatiello.

 

 


Yanina Agatiello.

 

 

La empresaria puso como ejemplo el programa de la ONU "Ganar- Ganar" que plantea que el empoderamiento económico de las mujeres no se limita solo al acceso de las mujeres a tener ingresos propios, sino también al control del uso de esos recursos, un concepto que vale para el ámbito doméstico pero también para la conducción de una empresa.

 

-Para visibilizar sirve contar historias reales, ¿cómo fue su recorrido personal?

 

- Yo vengo del rubro industrial metalúrgico, dirijo la comisión de Género de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (AIM) y el ingreso a la actividad gremial lo hice de la mano de una empresaria que se llama Jorgelina Gonano, fue ella la que me dio la primera posibilidad. Y quiero destacarlo porque fue fundamental. Las mujeres trabajamos muy a la par y por eso es importante incentivar a las mujeres a que participen de gremios, organizaciones, instituciones, que puedan nutrirse de las experiencias de los demás. A mí me ayudó a pensar más en grande, más allá de mi propia empresa. La diversidad de perfiles aporta muchísimo a la producción de una empresa y se ve reflejado en los números. Y lo mismo pasa cuando se incorporan generaciones más jóvenes.

 

Martín Yeza y Gabriel Vega luego de la asamblea del PRO.
El gobernador Maximiliano Pullaro junto al ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini (izq.), el secretario de Desarrollo Industrial, Guillermo Beccani en la reunión con mineras. 

Las Más Leídas

También te puede interesar