Elecciones 2021

Fernández propone a un juez odiado por el macrismo para el juzgado electoral bonaerense

Envió el pliego de Ramos Padilla al Senado. Es el magistrado que tiene la causa del espionaje ilegal de la AFI de Macri. Y fue quien volteó los tarifazos.

Alejo Ramos Padilla, uno de los jueces más incómodos para el macrismo, quedó a dos pasos legislativos de convertirse en el titular del poderoso Juzgado Electoral de la provincia de Buenos Aires, el distrito de mayor peso político y económico del país. Este jueves, el presidente Alberto Ferández envió su pliego al Senado de la Nación.

 

Con las firmas de la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el Ejecutivo solicitó al Senado el acuerdo correspondiente “a fin de posibilitar la designación, en los términos del acuerdo 99 del inciso 4 de la Constitución Nacional”. El expediente será tratado en comisión y luego será girado al recinto para su tratamiento legislativo.

 

El hueco en el Juzgado Federal N°1 de La Plata, con competencia electoral, es un casillero sin cubrir oficialmente desde la muerte de Manuel Blanco. Ese lugar fue ocupado, provisoriamente, primero por María Romilda Servini y luego, por el macrista Juan Manuel Culotta, quien controló las legislativas de 2017 pero, por diferencias salariales, dejó el cargo y volvió a su despacho oficial en la localidad bonaerense de Tres de Febrero.

 

 

Luego de los exámenes rendidos para acceder al cargo, el actual juez federal de Dolores quedó en el primer puesto del orden de mérito provisorio. En la carrera dentro del Consejo de la Magistratura, el postulante dejó en el camino a otros que aspiraban a ese cargo como Laureano Durán y Jorge Eduardo Di Lorenzo.

 

En la actualidad, el cargo es ocupado interinamente por el juez PRO friendly Adolfo Gabino Ziulu, quien avaló todos los tarifazos en provincia de Buenos Aires decretados por el expresidente Mauricio Macri y la exgobernadora María Eugenia Vidal.

 

En caso de ser aprobado su pliego, Ramos Padilla tendrá una pesada herencia en su despacho. En ese juzgado está radicada una de las causas por los presuntos aportantes truchos de Cambiemos, en 2015 y 2017, el expediente generado tras una investigación periodística que no ha avanzado con el paso de los años pese a las pruebas presentadas y que le costó el puesto a la por entonces titular de la Contaduría General de la provincia de Buenos Aires María Fernanda Inza, a quien Vidal echó cinco días después de nombrarla.

 

 


Adolfo Gabino Ziulu.

 

 

Una regla no escrita de la tradición política es que en años electorales no se eligen magistrados para evitar que, ante un posible cambio de gobierno, las designaciones generen suspicacias. De allí la necesidad de tener una definición antes de que arranque 2021, próxima parada en el calendario electoral, y antes de la finalización del actual calendario de sesiones del Poder Legislativo, cuyo funcionamiento fue alterado por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

 

El juzgado en cuestión fue un botín preciado para el kirchnerismo. En el proceso de selección varios se anotaron para el examen, pero quedaron en el camino, tal como Letra P informó en 2018. El macrismo intentó colonizarlo con un alfil propio que no encontró, pero tiene en el juez Ziulu un aliado.

 

El control de las elecciones en la provincia de Buenos Aires es clave para las fuerzas políticas que pelearán por escaños legislativos el año próximo y servirán de ensayo para la contienda de 2023, donde el oficialismo pondrá en juego la presidencia de la Nación y la gobernación bonaerense, los dos casilleros clave en el TEG político criollo. No tener aceitada la maquinaria electoral y el control sobre el padrón puede generar dolores de cabeza.

 

 

 

PERFIL. Ramos Padilla accedió al cargo de juez en Dolores en 2011. Este magistrado amigable con el peronismo fue durante años abogado de la fallecida María Isabel Chorobick de Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, quien se separó de la organización para buscar a su nieta, Clara Anahí Marini, apropiada durante la última dictadura cívico militar.

 

El 21 de mayo de 2018, ordenó suspender los cortes de servicios de luz y gas a los usuarios que no podían afrontar el pago de las boletas a causa del tarifazo impulsado por Macri y su ministro de Energía, Juan José Aranguren. Fue, además, quien declaró en rebeldía al fiscal mimado del macrismo Carlos Stornelli, luego de que éste no acudiera a varios llamados a indagatoria por la causa de presunto espionaje.

 

Investiga la existencia de una red de espionaje ilegal, conformada presuntamente por funcionarios judiciales, legisladoras nacionales, un falso abogado y periodistas, con el objetivo de extorsionar empresarios y perseguir opositores. Es un legajo sensible para la política monitoreado de cerca por la oposición y el oficialismo, que se muestra en sintonía fina con el rumbo de la pesquisa. Cambiar de juez –para mudarlo al juzgado federal platense u otro destino– podría significar una alteración en el rumbo del expediente donde fueron procesados exfuncionarios de la AFI macrista.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar