X

“Con o sin tarifas congeladas, vamos a un esquema de subsidios más eficiente”

El secretario de Energía habló con Letra P de su relación con empresas, gobernadores y el Frente de Todos. El plan a largo plazo. Las concesiones no se tocan.

Por 22/11/2020 10:33

El secretario de Energía, Darío Martínez, recibió a Letra P en sus oficinas de la capital de Neuquén esta semana, horas después de la publicación en el Boletín Oficial del decreto que puso en marcha el Plan Gas. Entre una reunión virtual con dirigentes provinciales y un paso por la Legislatura para detallar los alcances de su gestión, habló de las tarifas, las concesiones eléctricas y el plan de abrir el juego a todos los sectores del petróleo y el gas. También, describió su relación con los gobernadores y dejó picando la posibilidad de que Buenos Aires, tal como impulsa Axel Kicillof, se sume a la entidad que engloba a las provincias productoras, la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi).

Rodeado de fotografías de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, un retrato de Juan Domingo Perón y la réplica del Guernica de Pablo Picasso, Martínez destacó la descentralización de su cartera. “Fue importante la decisión del Presidente Alberto Fernández de hacer que la Secretaría dependiera del Ministerio de Economía y tenga asiento también en Neuquén. Tiene coraje: descentraliza y avanza en una discusión de 200 años”, señaló.
 

BIO. 46 años. De la localidad rionegrina de Ingeniero Luis Huergo. Desembarcó en la Secretaría de Energía con el respaldo del ministro Guzmán. Fue concejal de Neuquén, titular de la Fundación YPF en la capital neuquina y diputado nacional. Denunció penalmente a Mauricio Macri. En 2019, fue candidato a vicegobernador por UC. Integró el equipo de asesores de temas estratégicos y energéticos de la campaña de Alberto Fernández. Dice que no es Cámpora ni Instituto Patria, pero tiene una histórica identificación con CFK y es íntimo amigo Máximo Kirchner.


(Fotos: Sebastián Fariña Petersen).


-¿Es un reducto kirchnerista la Secretaría de Energía? 

-La Secretaría es un lugar estratégico para el crecimiento y el desarrollo del país. Con Alberto y con Cristina tengo diálogo permanente, como lo tenía antes de asumir el cargo. En todo caso, todos somos kirchneristas, todos somos peronistas. Alberto fue jefe de Gabinete de Néstor y de Cristina. Es muy difícil encontrar alguna diferencia en la visión de país. Algunos trataron de separar el concepto, como si fueran dos cosas distintas, y no es así. Con Máximo tengo una relación de amistad y confianza por haber trabajado con él varios años en el bloque de Diputados.

-En Neuquén, muchos ven su llegada a la Secretaría como una plataforma para una candidatura a la gobernación...

-Estoy abocado a darle energía al pueblo argentino, a un precio que pueda pagarlo, para tener una industria con crecimiento y sanear el sistema eléctrico. Mi gestión, mientras más exitosa sea, más beneficiosa será para Neuquén. Por eso, mantengo un diálogo permanente con la industria, las empresas, los trabajadores, las pymes y los gobernadores de cada provincia, sean del partido que sean.

 -¿Qué le piden los gobernadores?

-Como establecimos un cupo por cuenca en el Plan Gas, están conformes.

 

 

-¿Cómo se manejará el nuevo esquema de tarifas?

-En función de la capacidad de pago de los usuarios. Igual, en cualquiera de los esquemas, con o sin tarifas congeladas, a mediano y largo plazo imaginamos un esquema de subsidios más eficiente.

-¿Con qué parámetros se aplicarán los subsidios para que sean eficientes?

-Imaginamos una Argentina donde nadie deje de consumir bienes y servicios para pagar los costos de la energía. Eso no tiene sentido. Las tarifas tienen que ser justas, equilibradas. Lo que remarcamos es que el uso del subsidio debe ser eficiente. Pedimos a las distribuidoras información sobre el perfil del usuario y a la ANSES, toda la información disponible. Habrá un cruce de datos, estamos trabajando. Es un desafío.

-¿Para la industria hay alguna visión particular?

-Tenemos un esquema tarifario en la cabeza. Así como no queremos que un usuario deje de consumir bienes y servicios, tampoco queremos una energía que dificulte la competitividad de la industria. La salida del país, cuyo crecimiento demandará más energía, está en una industria fuerte. La idea es tener una visión sistémica. Debemos analizar la situación de cada región, entender el impacto y tener una visión estratégica coordinada con los gobernadores.

 

 

-¿Hay un plan para pasar el verano sin cortes de luz?

-Siempre el verano es complicado; la única manera de resolver el problema de los cortes es con planificación a mediano y largo plazo. Con Federico Basualdo, el subsecretario de Energía Eléctrica, avanzamos con un esquema de 4.100 millones de pesos para cancelar una deuda con las distribuidoras, pero a cambio de obras específicas en el conurbano bonaerense. Durante los últimos años, se puso más atención en pedir tarifa que en controlar inversiones. Eso tiene consecuencias.

-¿Alguna concesión, como el caso de Edesur, que fue denunciada por intendentes, puede ser revisada?

-Vamos a analizar todas las concesiones, pero lo que está vigente está vigente. Si tenemos herramientas para sancionar, lo haremos cuando corresponda. Es un tema que nos preocupa mucho.

-¿El futuro es Vaca Muerta o la extracción convencional todavía es una alternativa viable en hidrocarburos?

-No es una cosa o la otra, cada región debe pensarse con sus particularidades y hay que potenciar todo. Cuando hablamos de un esquema como el Plan Gas, es complementario. No tiene sentido entrar en esa discusión. Hay que darle las mejores herramientas a cada lugar. Con el Plan Gas, el Presidente tomó una decisión relevante. En un mundo de incertidumbre y pandemia, ha dado previsibilidad, reglas claras para una industria que miraba con mucha desconfianza.

-Tecpetrol, de Techint, fue una empresa insignia durante el gobierno macrista. ¿Pudieron acordar para que ingrese al Plan Gas?

-Hablé con todas las empresas y algunas planteaban condiciones específicas. Las que estaban encuadradas en la resolución 46 de 2017, que les garantizaba un precio más alto, querían entrar a la cabeza, que se les asegurase la producción que tiene esa resolución. Nosotros entendíamos que desacoplaba el esquema de licitación, no lo hacía equitativo. Pueden entrar con determinada producción, no con toda, y no tienen prioridad para los contratos de exportación.

-¿Pudo avanzar en un diálogo con Paolo Rocca?

-Dialogué con cada una de las firmas para hacerles entender lo que necesita el país. Lo que pasa es que hubo esquemas tan ventajosos para las empresas en su momento, que no fue sencillo. Todas van a participar, hicimos un plan para que ingrese toda la industria. Lo mejor que puede suceder es que haya competencia. Pero tampoco quiero que los beneficios otorgados y luego suspendidos en el gobierno anterior desvirtúen este plan de estímulo.

 


-El MPN insiste con el Barril Criollo por decreto. ¿Le piden esto?

-No hay nada formal. Cuando estuvo el Presidente en la región, no se planteó. Estoy pidiendo una reunión de la Ofephi para poner el tema sobre la mesa. Creo importante la opinión de los gobernadores. Hay que tomar en cuenta cómo se tomó la decisión del precio sostén, era otro contexto. En octubre, Neuquén cobró más regalías que en enero, febrero o marzo, en tiempos en que no se detenía el mundo por la pandemia. El Barril Criollo es un tema que siempre volvemos a tenerlo en la mesa, porque, si la actividad vuelve a caer, de alguna manera permite sostenerla. Es importante decir una cosa: el precio sostén trajo la baja de retenciones.

-Kicillof quiere incorporar a Buenos Aires a la Ofephi. ¿Está de acuerdo?

-Esa es una decisión de los gobernadores, hay que ser muy respetuoso de ellos. La definición va a pasar por la mesa de la Ofephi. En general, hay consenso. Seguro será otro de los temas que deberemos tratar con la organización. Igual, tenemos ahí una ronda de offshore, con algo de exploración, frente a la costa marplatense. Si hay petróleo ahí, no habrá discusión. Axel tiene muchas ganas.