X

Control de jueces: Kicillof designa a un crítico en la Magistratura

Uno de sus cuatro elegidos para el Consejo es Mauro Benente, quien supo cuestionar "los déficits estructurales" del mecanismo de rendición de cuentas de magistrados.

Por 08/01/2020 11:36
Federico Thea, el custodio legal

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, formalizó este miércoles la designación de los cuatro representantes del Poder Ejecutivo ante el Consejo de la Magistratura provincial. De acuerdo a lo detallado por el decreto publicado en el Boletín Oficial, los elegidos son el ministro de Justicia, Julio Alak; el secretario general de la Gobernación, Federico Thea; el abogado especialista en Derecho Administrativo y Constitucional Esteban Taglianetti y el doctor en Derecho y docente de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ) Mauro Benente, quien en diversas publicaciones especializadas ha sido muy crítico del único mecanismo de control y rendición de cuentas que tienen los jueces, al que catalogó de "inútil".

Director del Instituto Interdisciplinario de Estudios Constitucionales de la UNPAZ, casa de estudios que ha sido usina de funcionarios de la actual gestión bonaerense (con su ex rector, Thea, a la cabeza), Benente compiló libros como “La Constitución Maldita, estudios sobre la reforma de 1949”, y realizó una serie de publicaciones a través del Laboratorio sobre Administración del Poder Judicial de la UNPAZ.
 


En una de ellas, Benente analizó todas las resoluciones del plenario del Consejo de la Magistratura nacional, dictadas entre enero de 2014 y diciembre de 2017, relativas a denuncias sobre magistrados/as. Allí, destacó que, sobre 1.126 denuncias, el Consejo desestimó más de la mitad sin revisar los hechos o las acusaciones, inició solamente cuatro procedimientos de remoción ante el Jurado de Enjuiciamiento y aplicó únicamente dos sanciones.

Ante eso, planteó dos alternativas: “a- El desempeño de jueces y juezas es impecable, y por ello prácticamente no ha merecido reproche; b- el mecanismo de rendición de cuentas en el Consejo de la Magistratura es absolutamente ineficaz. Si optamos por la primera alternativa, carece de sentido tener en funcionamiento el Consejo de la Magistratura como dispositivo de rendición de cuentas. Si elegimos la segunda opción, si creemos que la rendición de cuentas en el Consejo de la Magistratura para faltas que no ameriten la destitución prácticamente no funciona, podríamos sospechar que el sistema es similar a rendir cuentas ante dios, pero siendo ateo/a”.
 


Por ello, Benente hizo un llamado a “revisar los déficits estructurales del Poder Judicial y en particular de los mecanismos de contralor y rendición de cuentas de jueces”.